Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Real Madrid

Clamor en la vuelta al trabajo del Real Madrid: "Iker, Iker, Iker"

7.000 madridistas vieron el entrenamiento de su equipo y arroparon a su capitán. Mourinho, Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo también recibieron algunos cánticos.

Carlos Forjanes
Clamor en la vuelta al trabajo del Real Madrid: "Iker, Iker, Iker" Ampliar
Pese al intenso frío, los aficionados blancos dieron calor a sus ídolos agotando todas las entradas del Alfredo Di Stéfano. |

Casillas recibió ayer el calor del madridismo durante el penúltimo entrenamiento de 2012 que pudieron presenciar 7.000 aficionados blancos en el estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas. En su reencuentro con Mou tras su suplencia en Málaga, el capitán fue el único en ser coreado durante 15 segundos al salir del túnel de vestuarios. Otros tótems como Mourinho (que salió unos segundos antes), Cristiano y Ramos tuvieron que esperar más para recibir muestras de cariño.

Sin llegar al plebiscito, las gradas pobladas mayoritariamente por socios (tuvieron preferencia para conseguir las entradas y las agotaron) y niños de las escuelas sociodeportivas del club se pronunciaron y lo hicieron para arropar a Casillas.

A las 16:39 horas llegó las mayores aclamaciones al portero. Mou le hizo un gesto ("el 1, que venga el 1", con el dedo) para que se incorporase a uno de los rondos (antes lo había hecho Adán) y durante ese trayecto el pequeño estadio se volcó con el mostoleño. Fue la única 'interacción' entre ambos. Mou no se dirigió de cerca a su capitán y el portero pasó la mayoría de la tarde trabajando con los otros dos guardametas bajo la batuta del preparador Silvino Louro.

Pancartas. Iker no sólo recibió el mimo de la parroquia blanca de forma sonora, también con pancartas. Sin haber ninguna referencia a su affaire con Mou, su tirón quedó patente con varias que le pedían la camiseta. No fue el único. También fue palpable el amor por Ramos ("Sergio, Sergio, Sergio...") y Cristiano se llevó una ovación por un poderoso sprint y algún cántico.

En cuanto a Mourinho, el apoyo fue de menos a más. En los primeros compases sólo un par de hinchas intentaron arrastrar con vehemencia a la grada en su loa al técnico, sin mucho resultado. Sin embargo, cuando a la hora de entrenamiento Mou se acercó al lateral, la grada rompió a aplaudir. También cuando, ya finalizado el trabajo, se marchó el primero al vestuario escuchó su nombre en boca del público. Dos minutos después, fue Iker el que se retiró. Con otra ovación que cogió a su entrenador ya a cubierto...

Estadísticas AS.com