Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

EUROPA LEAGUE | HAPOEL 0 - ATLÉTICO 3

El Atleti empieza a lo campeón

Imponente partido de los de Simeone ante un Hapoel que jamás pudo ante la intensidad de su rival. Diego Costa, el Cebolla Rodríguez y Raúl García hicieron los goles.

Fernando López de Lorenzo

El Atleti empieza a lo campeón Ampliar
Diego Costa hace el segundo del Atlético.

Decía Falcao hace unos días que Simeone le ha cambiado el signo a este Atlético. La afirmación del delantero colombiano, ausente en Tel Aviv, cobró forma en Israel. El rival, el Hapoel, no era ni de gran nivel ni de impresionante currículum, pero sirvió para comprobar que Simeone efectivamente ha dado la vuelta a este equipo. Si falta el propio Falcao, el brasileño Diego Costa se encarga de marcar los goles, si Arda Turan y Gabi se quedan en casa, aparecen Emre y Raúl García, sostienen el centro del campo y facilitan todas las ocasiones de gol. Eso es lo que ha conseguido el técnico argentino, un equipo. Y la cómoda victoria en Israel es buena prueba de ello. Simeone cree en sus jugadores y ellos le devuelven cada gramo de esa confianza. Especialmente reseñables son los casos de Raúl García y Diego Costa, inmensos toda la noche.

El Atleti no sólo dominó la situación, sino que también controló a su otro yo, el que se agobia, el que se atora cuando se sabe superior y pretende cerrar el partido sin haberlo empezado. Otra aspereza limada por el Cholo. De inicio, tocó hasta abusar del balón, se tomó su tiempo en buscar la portería contraria y en asentarse en el campo. Tardó un cuarto de hora, tal vez mucho para algunos, pero era el día para tomarse esas licencias. En cuanto vio el momento, el Atleti aceleró. Tras mucho sobar la pelota, Raúl García cambió el ritmo. Simeone le dio confianza en rueda de prensa y el navarro respondió con creces. Se adueñó de un balón, enfiló la meta de Apoula, que adivinó su disparo, fuerte, seco y ajustado al poste. Primer aviso. Minutos después, Adrián, todavía lejos de su mejor versión, perdonó incompresiblemente cuando estaba sólo delante de Apoula.

Las ocasiones, sorprendentemente, desactivaron al Atleti y espolearon a su rival; sin embargo, la técnica del Hapoel no dio más que para un par de tímidos sustos sacados de la mezcla entre Ben Haim y Tamuz. Entonces, llegó el turno de Diego Costa. El brasileño no es titular porque Falcao también viste de rojiblanco. Argumentos da cada vez que se mete en un terreno de juego. El delantero corrió, se ofreció, peleó, se desmarcó. Lo hizo todo. Hasta dio el gol al Cebolla Rodríguez. Con el Atlético relajado, Raúl García volvió a activar a su equipo. El navarro arrancó en mediocampo, adivinó un pase a Diego Costa en el centro del área y el brasileño controló, aguantó y cedió al Cebolla. El uruguayo, futbolista de impulsos y fuerza bruta, se perfiló desde la frontal y soltó un zurdazo a la escuadra. 'Cebollazo' imparable para Apoula.

El gol resolvió el partido, pero no las ansias de este equipo. Minutos después, Raúl García recuperó el enésimo balón en el centro del campo, cedió a Adrián y el asturiano diseñó una maravilla con el exterior de su pie derecho para Diego Costa que el brasileño no desperdició. Recortó a Apoula con un toque y marcó con la izquierda, a placer. Partido hecho. El trámite de la segunda parte dio para ver un poco del Hapoel y Ben Haim, el único que entendió que partido se jugaba su equipo, y el tercer tanto del Atleti, el de Raúl García. El centrocampista no podía volver a Madrid sin un gol y culminó su gran partido con una volea, entrando sólo por el centro del área a la salida de un corner y fusilando con elegancia a Apoula. Un tanto que no hace más que aumentar las dudas de Simeone sobre su alineación, la de un Atlético que empieza el curso como lo acabó: a lo campeón.

Estadísticas AS.com