Miguel, un juvenil que llama a la puerta del Real Valladolid

REAL VALLADOLID

Miguel, un juvenil que llama a la puerta del Real Valladolid

Miguel, un juvenil que llama a la puerta del Real Valladolid

Real Valladolid

Hizo el gol del empate ante el Besiktas y fue el más destacado del partido. Tiene claro que su sueño es "jugar en el Valladolid" el equipo de su ciudad

Valladolid

El partido ante el Besiktas tuvo su cruz (Becerra) y su cara, Miguel. El chaval de 17 años (cumple 18 el 3 de septiembre) tuvo 23 minutos para demostrar su valía y sin duda lo consiguió, marcando el empate y dejando una gran impresión ante defensas de Liga de campeones. Miguel ya logró marcar en el amistoso de Tordesillas y espera aprovechar las opciones que tenga: “Sabía que tendría minutos en algún partido y fue ante el Besiktas, así que estoy muy contento”. A pesar de la entidad del rival, el joven delantero no se asustó: “Es un partido más y cuando sales al campo no miras al rival, intentas jugar bien y cuentas con la ayuda de tus compañeros, así que el rival es lo de menos. Estoy muy contento con la oportunidad que me dio el entrenador”.

Con la timidez lógica de la edad, Miguel recordaba el gran gol que le hizo al campeón turco: “El pase que me dio Anuar me lo puso más fácil; cuando estaba al borde del área tenía que finalizar y me salió a la escuadra, así que perfecto”; pero su aportación no sólo fue el gol, ya que demostró la ambición que también puede proporcionar esa juventud participando en varias situaciones más de peligro incluyendo un remate al palo: “Creo que en cada partido hay que ir a por todas; no se puede dejar pasar las oportunidades, la mala suerte es que un buen remate se fue al palo y no pude hacer doblete”. Sobre la imagen que dio el equipo, el juvenil reflejaba la alegría del vestuario: “El equipo estuvo muy bien y creo que hicimos un buen papel”.

Miguel parece saber muy bien cuál es su rol en el Real Valladolid: “Yo tengo claro que mi equipo es el juvenil y en todo caso el filial, pero todas las oportunidades que tenga de subir más arriba las recibiré encantado, pero insisto, tengo los pies en el suelo y sé que mi equipo es el juvenil. Voy poco a poco, pero mi primer objetivo es lograr minutos en Segunda B y luego progresar hasta el primer equipo, pero siempre con los pies en el suelo, trabajando cada día”. Con apenas 18 años, sigue estudiando segundo de bachillerato en el instituto de su localidad, Tudela de Duero y como cualquier canterano, siente los colores: “Siempre es bonito debutar con el equipo de tu ciudad y además marcar un gol. Mi sueño sería verme en el primer equipo en unos años”.

0 Comentarios

Mostrar