Estás leyendo

El Cruzeiro infringe un duro castigo al Estudiantes

Copa Libertadores | CRUZEIRO 5 - ESTUDIANTES 0

El Cruzeiro infringe un duro castigo al Estudiantes

El Cruzeiro infringe un duro castigo al Estudiantes

El media punta argentino Walter Montillo condujo hoy al Cruzeiro en el duro castigo propinado al Estudiantes que sirvió de revancha por la final de la Copa Libertadores perdida en 2009.

Dos goles y una asistencia fue el balance de un Montillo providencial en el segundo partido del Grupo 7 de la Libertadores, en el que también dejaron su firma los brasileños Roger y Wallyson, por partida doble.

En el encuentro no hubo otro color que el azul del Cruzeiro, que dominó durante los 90 minutos y anuló con su juego y disposición a un conjunto argentino irreconocible, carente de carácter y que prácticamente no mostró ideas.

La noche fue redonda para los locales, puesto que en el primer minuto ya consiguieron inaugurar el marcador y desquitarse del sinsabor de la final del 2009, lo que ha sido toda una obsesión para la afición del Cruzeiro desde que se supo el calendario de la competición.

En el primer ataque del partido, el Cruzeiro inauguró el marcador en un tiro del joven delantero Wallyson, que se desvió en el tobillo de Germán Re dibujando una parábola que superó por alto al portero Agustín Orión.

El gol afortunado puso el guión del partido en bandeja para los brasileños, que aminoraron la marcha y tocaron con tranquilidad, frente a un Estudiantes que desde el primer minuto se veía obligado a elevar las revoluciones y que acabaría siendo víctima de sus propias urgencias.

Atolondrados, los argentinos se mostraron incapaces de conducir el juego, mientras que los de Belo Horizonte fueron mortales al convertir cada balón robado en su propio campo en un contragolpe peligroso.

En uno de esos cortes en tierra de nadie, el argentino Walter Montillo emprendió una cabalgada en solitario y le sirvió una buena asistencia a Roger, que culminó con un tiro raso y ajustado para hacer el segundo tanto de la noche.

El propio Montillo firmó el tercero justo antes del descanso en otro contragolpe fulminante que concluyó con un regate en velocidad al guardameta Orión.

El descanso de nada sirvió para el ''Pincha'', que no mejoró su cara y continuó perdido, sin crear peligro a los brasileños, que continuaron muy sólidos y con una puntería afinada.

Al convertir el cuarto gol, el ''10'' argentino del Cruzeiro volvió a demostrar que atraviesa un gran momento, que está iluminado y le sale bien todo lo que intenta.

Recibió un rechace en la frontal del área y, sin dejar botar la pelota, pateó de primeras imprimiendo al cuero una velocidad endiablada para fulminar de nuevo la portería estudiantil.

La puntilla la puso Wallyson, en un nuevo contragolpe y de nuevo con fortuna, al empujar a las redes con el pecho una bola que había quedado sin dueño en el área pequeña.

También te puede interesar