Estás leyendo

El primer reto de Valverde es saber dosificar a Messi

BARCELONA

El primer reto de Valverde es saber dosificar a Messi

El primer reto de Valverde es saber dosificar a Messi

JOSEP LAGO

AFP

No pactó ni un descanso de partido completo con Luis Enrique el curso pasado. En Liga sólo aceptó ser sustituido media hora en tres partidos.

Messi no quiere dejar de jugar nunca. Es como si estuviera jugando en la plaza del pueblo y su madre le mandase a buscar el pan. Iría, ¡pero de mal humor!”. El autor de esta frase fue el ya desaparecido Tito Vilanova en una entrevista al diario El País. Era diciembre de 2009 pero, por lo visto, nada cambiado desde entonces. En la temporada recién finalizada, y restada la protocolaria primera eliminatoria de la Copa ante el Hércules, el argentino no pactó ni un descanso con su entrenador, Luis Enrique.

Messi sólo se perdió cuatro jornadas de Liga (dos por lesión, una por fiebre y otra por sanción). En Champions jugó todo excepto en Moenchengladbach por la rotura muscular que sufrió al inicio de temporada en un partido ante el Atlético de Madrid. Y en Copa también lo jugó todo desde octavos hasta la final del Calderón. Messi, en definitiva, no aceptó ningún descanso pactado de partido completo. Sólo en el último tramo de la temporada tragó con ser sustituido en el minuto 60 de los partidos (resueltos a esas alturas) ante Athletic, Sporting y Osasuna.

Messi no ha llegado mal al final este curso pero, cumplida la treintena cuando empiece la temporada, uno de los retos de Ernesto Valverde será empezar a cuidar del crack. Primero, para facilitar que el argentino llegue fino a final de curso (más cuando es año de Mundial). Y luego, porque eso redundará en dilatar cuanto más mejor su declive, inevitable dentro de unos años. De momento a Messi, de vacaciones desde que regresó del amistoso ante Brasil en Melbourne, le espera esta vez un verano movido por la boda. Se casa el 30 de junio en Rosario y, en principio, debería regresar el 14 de julio. Pero habiendo gira americana, para la que el Barça viajará a Estados Unidos el día 19, no se descarta que se incorpore entonces y haga un plan físico por su cuenta en los primeros días.

El día de su presentación, Valverde se escapó cuando le preguntaron por el asunto: “Hay que esperar. Muchas veces se habla del estado físico y yo pienso más en el mental. El tema de las rotaciones lo iremos viendo con el tiempo”. Ya comprobará que no es fácil gobernar a Messi.

0 Comentarios

Mostrar