Estás leyendo

Lo que se añoraría sin Cristiano: gol cada 84', liderazgo, poderío...

ASTV

REAL MADRID

Lo que se añoraría sin Cristiano: gol cada 84', liderazgo, poderío...

Su salida sería terrible para el Madrid: es clave su hambre, su papel en los partidos grandes, lleva tan buenos números de 9 como de extremo, es vital de cabeza (57 goles) y a balón parado (101).

Si finalmente Cristiano Ronaldo cumpliera sus amenazas y abandona España enfadado por sus problemas fiscales, los más optimistas podrían pensar que el Real Madrid podría ganar algunas cosas (casi todas económicas), pero los más realistas recordarían que perdería muchas otras más (la mayoría de ellas deportivas). La trayectoria del portugués desde que llegó al Santiago Bernabéu en el verano de 2009 es tan impresionante que su vacío sería muy difícil de rellenar. Sólo Messi está a ese nivel, por lo que encontrar un sustituto de esa altura en el mercado se antoja imposible, al menos a corto plazo. El boquete que quedaría tras una hipotética marcha del siete sería tan grande como el espacio que ocupan ahora todos los títulos juntos que ganado de blanco (12), sumado a los balones que ha metido en la portería (406) y a los galardones individuales de primer nivel que ha levantado en estas últimas ocho temporadas (5).

Sus goles destacan por encima de todas las cosas que ha aportado Cristiano. Con esos 406 tantos en 34.151 minutos repartidos en 394 partidos, el Madrid echaría de menos abrazarse cada 84 minutos. Y aun así, más que eso, añoraría que su estrella marca esos goles cuando más falta hacen: Cristiano, por poner un solo ejemplo reciente, ha marcado diez goles esta temporada entre los cuartos de final, las semifinales y la final de la Champions que ha llevado la Duodécima a las vitrinas de Chamartín. Pero su influencia no sólo se resume con la frialdad de los números. Su liderazgo, su hambre, su espíritu ganador (sólo se ha perdido 45 perdidos entre sanciones y lesiones en ocho temporadas), su polivalencia, su papel decisivo para jugar a la contra, su protagonismo en la estrategia y su reinado en el juego aéreo no se olvidarían fácilmente. Es normal que el madridismo y Florentino Pérez haya comenzado el verano bastante preocupados con este amago de fuga.

He aquí un resumen de las cosas que podría añorar el Madrid si se fuera Cristiano:

1-. Gol

Si hubiera que definir con una sola virtud a Cristiano, el gol sería la que más justicia le hace. Ha marcado 285 goles con el Madrid en la Liga, 90 en Champions, 2 en la Supercopa de Europa, 3 en la Supercopa de España, 22 en la Copa del Rey y 4 en el Mundial de Clubes. Una cifra global histórica que le ha servido, por ejemplo, para ser el máximo goleador de la historia de la Copa de Europa. Todo ello sin descuidar su faceta como asistente: el portugués ha dado 125 pases decisivos en el Madrid. Ha sido capaz de marcar en dos ocasiones cinco goles y cinco veces cuatro tantos. Los hat-tricks se le caen de los bolsillos. El delantero marca cada 84 minutos, siendo el líder indiscutible de la BBC (el 56% de los goles del tridente de esta temporada llevaron su firma). Es el que más goles ha hecho en la historia de las cinco grandes ligas superando a mitos como Müller, Greaves y tantos otros.

2-. Liderazgo

Junto a Ramos y Marcelo es el alma de este Madrid. Se nota a la hora de ordenar, en los mismos calentamientos, en cada momento complicado de los partidos y, sobre todo, a la hora de la verdad. Su papel en los encuentros decisivos, que es cuando más suelen temblar las piernas, es determinante. Nadie puede olvidar su gol al Barça en la final de Copa de Mestalla, su poderío en el Camp Nou en la Liga que sentenció allí a las órdenes de Mourinho, sus grandes noches ante el Bayern, las apariciones en la Décima, Undécima y Duodécima. Aunque a veces ha sido discutido, siempre dio la cara. También se nota su liderazgo cuando habla fuera de los terrenos de juego. Sin embargo, sabe respetar el papel de los demás. Zidane le ha convencido para dosificarse.

3-. Hambre y espíritu ganador

Lo que mejor tiene que Cristiano y lo que más contagia al resto es que nunca se cansa de ganar y progresar. Ya ha pasado a la historia al ganar dos Champions seguidas con el mismo club. Había futbolistas que habían logrado encadenar dos temporadas triunfales en Europa, pero lo hicieron con diferentes equipos: Desailly (Marsella 93 y Milán 94), Paulo Sousa (Juve 96 y Dortmund 97) y Etoo (Barça 2009 e Inter 2010). Esta temporada ha sido la sexta en la que ha acabado como pichichi de la Champions. Ha logrado el doblete, el sueño que el madridismo ansiaba desde 1958. Y va camino de lograr su quinto Balón de Oro, los mismos que Messi, cuya figura parecía inalcanzable. Siempre quiere más. Por eso ahora, mientras otras estrellas están en remojo, él tiene entre ceja y ceja seguir haciendo historia con Portugal en la Confederaciones.

Sin titulo

4-. Estrategia

Cristiano ha marcado en el Madrid 72 goles de penalti, 57 de cabeza y 29 de falta. En total 158 tantos en la estrategia. Su papel a balón parado ha sido determinante. Si finalmente se marcha el portugués, el Madrid seguiría teniendo buenas bazas en esta suerte como Ramos y Varane, entre otros, pero Zidane tendría menos alternativas que explotar y, por tanto, la pizarra sería más previsible y sorprendería menos a los rivales. Quizás sería el momento para que Bale se suelte definitivamente al ver que el juego a balón parado depende de su zurda a diario y no sólo de vez en cuando. Hasta ahora sólo ha hecho cuatro tantos de falta. Kroos en los córners, y Carvajal y Marcelo en los estudiados centros desde las bandas, echarían mucho de menos a Cristiano.

5-. Poderío físico

Cuando llegó, con 24 años, Cristiano arrasaba con esa fuerza sobrenatural que caracterizaba sus arrancadas. Poco a poco ha ido perdiendo esa potencia por ley de vida, pero lo ha hecho sin perder la eficacia rematadora ni su promedio goleador ni su influencia en los partidos. Ha sabido reciclarse con inteligencia, recortando metros a sus zarpazos y especializándose en ser resolutivo en espacios más pequeños, más alejados de la banda y más cercanos a la portería. Aun así, su privilegiado físico le ha dado para seguir siendo un atleta. Prueba de ello es que de sus 406 goles con el Madrid, ha marcado más en las segundas partes (214) que en los primeros cuarenta y cinco minutos (186). Y, además, ha demostrado que llega a los finales de partido más fuerte que el resto. De hecho, ha marcado seis goles decisivos cuando el Madrid ha tenido que recurrir a las prórrogas.

6-. Polivalencia

Cristiano ha jugado en el Madrid en los tres frentes del ataque. En la derecha, en la izquierda y últimamente como delantero centro. En todas las posiciones ha sido decisivo sin importarle el dibujo (4-4-2, 4-3-3 o incluso 4-2-3-1). Como extremo izquierdo ha marcado 327 goles en 327 partidos. Y desde ahí ha dado 108 asistencias. Jugando en la derecha el balance es algo peor (comparado con sus propias e impresionantes estadísticas), sobre todo porque no tenía esa salida hasta dentro en diagonal para explotar su gran disparo. Hizo 61 goles y 19 asistencias en 93 encuentros. Como delantero centro, posición que ha ocupado en el presente y que tenía encomendada para el futuro, sus números también son impresionantes: 65 goles y 24 pases de gol en 67 partidos disputados en estas ocho temporadas como madridista.

 

 

0 Comentarios

Mostrar