Estás leyendo

Redondo: "Zidane tiene muchas cosas del gran Del Bosque"

JUVENTUS - REAL MADRID

Redondo: "Zidane tiene muchas cosas del gran Del Bosque"

El argentino, que jugó en el Madrid de 1994 al 2000, concedió una entrevista a AS en exclusiva ante de la final de Cardiff: "Jugué con Maldini y Roberto Carlos y Marcelo está a su altura".

Su exhibición en Dortmund en la semifinal de La Séptima y su taconazo en Old Trafford en el camino de La Octava le convirtieron en un mito del madridismo. Fernando Carlos Redondo confía en que su Madrid ganará La Dudécima. Redondo atiende a AS en la Residencia de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas donde estudia el curso de entrenadores.

-Aquí, en Las Rozas, recordará a Vicente del Bosque que fue campeón del mundo en esta Federación que es donde está haciendo ahora el curso.

-Sí, la verdad, es que continuamente le recuerdo. Veo sus fotos y me da mucha alegría. Es un privilegio para mí estar aquí otra vez. El otro día me encontré también a Javi Miñano, así que fue un poco revivir esa etapa del Madrid fantástica y de excelentes recuerdos.

-Illgner; Panucci, Hierro, Sanchis, Roberto Carlos; Redondo, Karembeu, Seedorf; Raúl, Morientes y Mijatovic. Los héroes de La Séptima. ¿Qué recuerdos le inspiran este once que ganó a la Juve el 20 de mayo de 1998?

-Para nosotros La Séptima es muy especial. Todos los que formamos parte de ese equipo sentíamos la necesidad y la gente nos lo transmitía así, esos 32 años que el Madrid no conseguía una Copa de Europa. Era mucho tiempo. Nos hacían pensar en todos los grandes jugadores que habían pasado durante ese tiempo y que nosotros estábamos muy mentalizados y con una posibilidad cierta, aunque justamente enfrente teníamos a la Juve, que tenía un grandísimo equipo y en un gran momento de forma.

-Para llegar a aquella final, Redondo dio una exhibición en Dortmund que le consagró en el madridismo, ¿cómo recuerda aquel partido de vuelta?

-Esa semifinal fue un paso previo. También hacía años que el Madrid no llegaba a una final. Fue como ese primer salto que teníamos que dar y jugar en Dortmund, que había sido el último campeón, con un estadio repleto, con un clima caliente. Tuvimos que aguantar su presión los primeros minutos. Creo que lo que marcó, tanto en esa semifinal como en la final, a este equipo fue la mentalidad, teníamos jugadores con carácter y teníamos en mente ese gran deseo de conseguir esa Champions para el Madrid y poder brindársela a la afición.

-Tras su partidazo en Dortmund declaró: “Necesitaba esto para olvidar el Mundial” Nunca quedó claro eso, ¿realmente le dejó Passarella fuera de Francia 98 por no cortarse la melena? Fue una injusticia para el fútbol que Redondo no jugara aquel Mundial.

-Es largo de explicar. Tuvimos diferencias y a mí me hicieron perderme un Mundial. Ese paso a la final de la Champions y ganar esa Champions me sirvió como bálsamo. Para un jugador argentino vestir la camiseta de la selección es lo máximo y también lo fue para mí durante el tiempo que lo hice. Además, perderme ese Mundial, donde tenía más experiencia y estaba en muy buena forma física, hubiera sido fantástico para mí. Pero tuve mi recompensa con esta Champions con el Madrid que, sinceramente, es de los recuerdos más gratos y más bonitos que tuve en mi carrera deportiva.

-El Madrid llegó a aquella final con urgencias históricas después de 32 años sin ganar la Copa de Europa, ¿cómo manejaron la ansiedad?

-No fue fácil. El Madrid tiene eso de especial y en los grandes momentos no suele fallar. Éramos un equipo con grandísimos jugadores con una calidad técnica envidiable, pero, sobre todo, ganamos esa Champions por la mentalidad y por el carácter.

-¿Lo de su autogestión con Heynckes fue así o se ha fabulado sobre ello?

-Heynckes tuvo mucha importancia en esta consecución y le tengo un gran afecto. Me dejó muchísimas cosas positivas. También fue muy importante Ángel Vilda, el preparador físico, con toda su experiencia. En el Madrid, temporada tras temporada hay que ganar todo y cuando en algunas de las competiciones no andas bien, la presión es muy grande. Grandes logros como La Séptima no se consiguen por casualidad. Y tiene que haber cierta comunión entre la directiva, el cuerpo técnico y los jugadores para que se consigan los éxitos.

-¿Quién llegó como favorito? Creo recordar que era la Juve precisamente por la crisis del Madrid en Liga.

-Ellos venían de una temporada espectacular y sólo hay que recordar también los nombres de los jugadores que tenían. Fue una final fantástica, en el Amsterdam Arena, un día pleno, con todos los brillos. Fundamentalmente nunca voy a olvidar ese regreso a Madrid, ese trayecto del aeropuerto a Cibeles. Toda la gente volcada en la calle, desde niños hasta personas mayores donde se veía esa alegría, ese deseo que tenía todo el madridismo de conseguir esa Champions, después de tanto tiempo, y volver a un lugar de privilegio que le correspondía

-Los periódicos deportivos batieron récords de ventas. ¿Cómo recuerda el estallido de euforia del madridismo tras aquel triunfo? La celebración de La Séptima se recuerda todavía en Madrid y eso que ya llego La Octava, La Novena, La Décima y La Undécima.

-Exacto, después llego La Octava que también fue fantástica. Por ese margen tan grande de tiempo sin ganar la Copa de Europa, creo que La Séptima la recordamos todos y creo que marcó también un punto de inflexión del Madrid en su relación con con la Champions.

-Precisamente en La Octava, su taconazo de Old Trafford es un momento histórico del Madrid, ¿qué siente al ver que se le quiere tanto por esa acción?

-Son muy lindos recuerdos, también porque ese partido no se quedó en eso, sino que acabamos consiguiendo también la Champions. En aquel partido me llamó mucho la atención que hacía mas de un año que el Manchester no perdía en Champions en Old Trafford. El United era el vigente campeón. Los eliminamos y cuando terminó el partido todo el estadio nos aplaudió, a su equipo y a nosotros también. Esa ovación de Old Trafford tiene que ver con la fiesta y el espectáculo del fútbol, que es lo que todos queremos. Es un excelente recuerdo. Y la jugada del taconazo la tomo como parte de esa Octava que también fue un grandísimo logro.

-¿Cómo ve la final de Cardiff? ¿Hay algún paralelismo entre aquella final del 98 y esta del 2017?

-Después de tanto tiempo sin ganar la Copa de Europa, el Madrid ansiaba ganarla de nuevo. En la Liga no nos fue bien y nos aferrábamos a esa Champions, era lo que queríamos conseguir y lo único que teníamos por delante. Creo que en la final de Cardiff, la Juve tiene más urgencias. Va a ser un partido muy bonito de ver, se enfrentan dos grandes equipos, con grandísimos jugadores y con la historia y la filosofía de cada uno. La Juve, un equipo italiano, al que es difícil doblegar porque en defensa son muy fuertes. Y de otro lado, el Madrid con un gran poder ofensivo y con un poder de finalización envidiable. Será una final interesante y muy motivante porque el Madrid también tiene la posibilidad de volver a conseguir otra nueva Champions en tan poco tiempo y coronar esta temporada. ¡Sería fantástico!

-¿Isco o Bale? ¿Cómo ve ese debate?

-Ese debate es un gran privilegio que se puede permitir el Madrid. Son jugadores compatibles y en este caso sí tiene mucho que ver el estado de uno y otro. Bale hace tiempo que no juega. Isco lo viene haciendo fantásticamente y también fue determinante en la última etapa de la liga. A mí personalmente es un jugador que me encanta. Y cada uno le da un carácter diferente al equipo, le aporta cada uno lo suyo. Bale mucha más potencia y es muy vertical. Isco combina y creo que le da al medio del campo mayor volumen de juego y ofrece también un aporte en los últimos metros. Es el privilegio y también el desafío que tiene Zidane de poder gestionar esto. A cualquiera le encantaría tener jugadores de esas características en su equipo.

-¿Y el debate de la BBC sí o la BBC no?

-En fútbol no hay nada absoluto. El Madrid cuenta con una plantilla con jugadores a los que me gustaría también hacer referencia. Hablaría de toda la plantilla, pero empezando por Ramos, que es el estandarte de este equipo, por todo lo que trasmite, por sus características, por su mentalidad. Marcelo es un lateral con una capacidad ofensiva increíble. Yo tuve la posibilidad de jugar con Roberto Carlos y con Maldini y pensé que no iba a ver otros igual. Sin embargo, Marcelo está a la altura de estos grandes. Y destaco a Carvajal, que es fruto de la cantera y que representa muy bien el espíritu del Real Madrid, como Lucas, Nacho y Morata. Mi paso por el club me marcó en ese sentido y estos jugadores son los que lo hacen especial al Madrid. Y después, Modric me encanta con Kroos. Zidane supo dar equilibrio justamente a este equipo, a la BBC, a jugadores muy ofensivos, muy verticales, donde se podía descompensar el centro del campo y con Casemiro encontró eso justamente, con dos laterales de una vocación ofensiva importante. Este equipo tiene inmensas posibilidades.

-¿Le ha sorprendido Zidane como entrenador?

-Sinceramente no me sorprende, creo que está a la altura de su jerarquía. La jerarquía que tuvo como futbolista la está demostrando como entrenador y veo en él muchas cosas del gran Vicente del Bosque. Esa prestancia, ese saber manejar diferentes momentos de presión en un Real Madrid, con todo lo que eso conlleva, con lo cual eso es lo que a mí me trasmite, veo en él muchas cosas de Vicente, se parecen y creo que lo está haciendo de manera fantástica. Creo que el manejo del grupo de Zidane, de situaciones bajo presión, me hacen recordar a Del Bosque. Zizou tiene un gran futuro por delante.

Matallanas y Redondo en un momento de la entrevista concedida a AS en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

-¿Casemiro, Modric, Kroos se parecen a Redondo, Karembeu, Seedorf?

-No. Siempre es complicado comparar, pero creo que tenemos características diferentes. Yo era el jugador de más referencia por delante de la defensa, pero con características diferentes a las de Casemiro. Seedorf era más un media punta para jugar por delante y Karembeu, un jugador con dinámica, con recorrido, con lo cual creo que no nos parecemos mucho. Pero este centro del campo tiene muchas posibilidades.

-¿Cómo se neutraliza a Dybala e Higuaín?

-Son grandísimos jugadores. En fútbol no hay soluciones mágicas y nada es absoluto. A este tipo de jugadores hay que darles poco espacio. Hoy en día en el fútbol todos se conocen, hay mucha información de todos, con lo cual ese es el desafío también, las pequeñas cosas. Los pequeños detalles hacen la diferencia y, seguramente, el Madrid lo tiene muy claro y tratará de afinar los marcajes, la vigilancia para no dejarles maniobrar.

-El duelo Marcelo-Alves puede ser clave...

-Es lindo el partido para analizarlo, como se va desarrollando, quien va teniendo la posesión del balón y en ataque y en defensa como se van a mover. Veremos si los desdoblamientos son por dentro o son por fuera. Justamente jugadores de esas capacidades son de los que no abundan y que desequilibran. Va a ser muy interesante para verlo y analizarlo y más de una vez porque en vivo juega mucho más el corazón. Habrá que verlo fríamente después para analizarlo

-El Madrid llega a Cardiff tras ganar la Décima y la Undécima en dos años y no tiene tanta urgencia, ¿eso le puede perjudicar o siempre manda el gen ganador de su escudo?

-Estos jugadores entienden cual es el espíritu del Madrid y les veo ese hambre, ese deseo por seguir consiguiendo cosas. El jugador del Madrid no se conforma. Eso también te lo hace saber la afición cuando te desplazas, en un entrenamiento, en un partido, en un viaje, donde sea. El jugador del Madrid siente esa responsabilidad. Estos jugadores lo saben y tienen el máximo deseo de conseguirlo. El haber ganado dos Champions en tan poco tiempo no es algo que pueda jugar en contra del Madrid.

-Ganó sus dos últimas Champions ante el Atlético de Simeone, ¿le ha sorprendido el ciclo del Cholo al frente del Atlético?

-Son varios años ya de ciclo. La tarea del Cholo, lo que hizo con este Atlético de Madrid, es admirable. Ya en su época de jugador se le veía que tenía pasta de buen entrenador. Se identifica muy bien con la idiosincrasia del Atlético. El trabajo de su cuerpo técnico es realmente es muy destacable.

-Cristiano fue decisivo en cuartos ante el Bayern y en semifinales ante el Atleti con un hat-trick en la ida, ¿le ve siendo el hombre de la final de Cardiff?

-Por supuesto que sí. Siempre se espera que estén jugadores como él. Para el equipo contrario es una gran preocupación saber que se enfrentan a un goleador como Cristiano.

-¿A qué se ha dedicado desde que se retiró del fútbol?

-Fundamentalmente a disfrutar de mi familia. He tenido la posibilidad después de muchos años de estar fuera de Argentina de recuperar los afectos más cercanos. Ese periodo desde que dejé de jugar hasta ahora se me ha pasado rapidísimo. Disfruté de mi tiempo libre porque tengo muchas otras inquietudes, pero siempre el futbol siguió siendo mi gran pasión, aunque no trabajase en fútbol. Veo y sigo mucho fútbol argentino.

-Tienes tres hijos, Fernando, Luciana y Federico. ¿Son del Madrid?

-Sí, son muy madridistas absolutamente. Ese es otro orgullo que tengo. Mi etapa en el Madrid nos marcó mucho, los tres nacieron en Madrid y cada vez que vengo a Madrid nunca puedo dejar de llevarles la última camiseta. Mis hijos son muy madridistas. Seguiremos toda la familia esta final expectantes para que el Madrid logre otro éxito

-¿Cómo ve el Madrid desde lejos, después de haber estado dentro?

-Yo como madridista lo vivo y lo disfruto en la distancia. El Madrid sigue siendo mi casa, más allá de que no trabaje dentro del Madrid. He disfrutado de la asociación de veteranos jugando partidos y reencontrándome con viejos compañeros. Ya no juego por el tendón de la rodilla, pero mi vínculo y mi sentimiento son inalterables en el tiempo.

-¿Volverá a su casa algún día?

-No lo sé, pero creo que es algo secundario porque afectivamente yo nunca me fui del Madrid. Con el paso del tiempo los sentimientos y vínculos no decrecen, sino todo lo contrario. Tengo herederos que son madridistas. En mi familia el Madrid se vive apasionadamente. Yo nunca me fui del Madrid afectivamente. Creo que trabajar en el Madrid es algo secundario que ni siquiera me planteo. Por los sentimientos y vínculos que tengo considero el Madrid mi casa. Mi vínculo con la gente, con el madridismo, es muy cercano y para mi es una gran satisfacción

-Está haciendo el segundo nivel de entrenador en Las Rozas y comentan sus compañeros de curso que va para entrenador bueno. ¿Cómo se siente en el curso?

-Sinceramente, estoy muy contento. Para mi es un gran privilegio hacer el curso aquí en la Real Federación Española de Fútbol, empezando por el director Ginés Menéndez, nos hemos encontrado con profesores de gran categoría, tenemos la posibilidad de convivir a diario y de ver entrenamientos de las selecciones menores. Todo el proceso y la metodología que utilizan los seleccionadores españoles lo tenemos a nuestro alcance. Es un curso muy exigente porque se hace en tiempos reducidos, pero es muy profesional y se ha formado un lindo grupo de compañeros. Está siendo una experiencia fantástica.

-¿Algunos de sus compañeros dicen que le ve entrenando al Madrid o a Argentina?

-No, no. Eso es mucho decir. Lo que extraño de mi etapa de futbolista es esa adrenalina de competición y, sinceramente, sí me gustaría apuntar al fútbol profesional.

-¿Qué tipo de fútbol propondrá cuando sea entrenador?

-Este curso te da otras perspectivas porque uno piensa que con la perspectiva que tuvo al ser profesional qué va a aprender o qué te puede enseñar y ese es el mayor que se puede cometer. La visión desde el lado de entrenador es totalmente diferente. Es mucho más compleja el poder gestionar un grupo, que creo que se convence desde el conocimiento y todo lo que te puedas formar será la base de sustentación para llevar adelante un proyecto deportivo. Mis gustos los tengo muy claros y tienen que ver con mi manera de ver el fútbol, de disfrutarlo. El hacer jugar a un equipo conlleva muchas más cosas porque depende de los jugadores, que son fundamentales. Si tengo muy claro el hecho de cual será mi estilo de juego. Obviamente, apuesto por un fútbol asociativo, de posesión de balón. Apuesto por las creencias en las que he crecido y he jugado.

-¿Qué entrenador que ha tenido en su carrera es su referencia?

-Vicente del Bosque fue, por muchas razones, uno de los que marcó y Basile en la selección argentina.

-¿Quién le gusta de los actuales?

-Nombraría a Zidane, a Pochettino y obviamente a Pep. Hay una gran camada de entrenadores jóvenes que están dando una vuelta y que están apostando por un fútbol ofensivo, protagonista, que asume riesgos y que hace del fútbol un mejor espectáculo, que es a lo que todos aspiramos.

-¿Ve a Sampaoli triunfando con Argentina?

-Ojalá que sí, es mi gran deseo. Considero que esta generación de futbolistas ha hecho una gran labor y no ha tenido la fortuna de poder coronar con los títulos, pero Argentina llegó a la última final del Mundial, a las dos últimas finales de Copa de América y eso no se valora y tiene un gran mérito. Ojalá en esta nueva etapa de Sampaoli haya estabilidad para desarrollar un proyecto y que Argentina realmente tenga la posibilidad de ganar algún título que se lo merece, incluido Messi.

-¡A Messi le falta un Mundial!

-Es un jugador para disfrutar y como argentino me encantaría que Messi pudiera ganar algo con la selección. Se lo merece.

Redondo se está sacando estos días el título de entrenador en Las Rozas junto a su íntimo Pier Luigi Cherubino. “Es un gran privilegio hacer el curso aquí en la Real Federación Española de fútbol, empezando por el director Ginés Menéndez, tenemos profesores de gran categoría"

Los 5 penaltis de Carlos Matallanas

(Preguntas enviadas desde El Puerto de Santa María y por Whassap)

1. ¿Tiene algún paralelismo esta final de Cardiff con la del 98, la de Séptima?

-También será una final espectacular. No creo que haya muchos paralelismos con la del 98. El Madrid viene de ganar dos Champions recientemente y yo creo que nosotros nos separaban 32 años de la última que había ganado el Madrid. El Madrid, si la consigue, será el único equipo que logra dos Champions seguidas, o sea que podría ser histórico. La Juve es un grandísimo equipo, con planteamientos y características diferentes. Es un partido lindo para ver y analizar y, sobre todo, para disfrutar de otro logro del Madrid.

2. ¿Cual o cuales son las diferencias más relevantes entre el tipo de juego de hace 15 o 20 años con el actual?

-El fútbol está en constante evolución y en todos estos años ha evolucionado en variantes de sistemas y hoy hay mucho más conocimiento del rival, de los mínimos detalles. La velocidad, la preparación, la calidad técnica… Todo sigue evolucionando y esto es una realidad.

3. ¿Qué cualidades como centrocampista te hubiera gustado tener o mejorar. “Envidiabas” a algún rival por alguna de esas cualidades?

-Me lo dijeron siempre a lo largo de mi carrera y quizá fue una deformación profesional: cuando estaba en situaciones próximas a la portería rival no pensaba en finalizar. No hice muchos a lo largo de mi carrera y ese hubiera sido el punto a mejorar.

4. ¿Cómo era tu relación en el campo, jugando, con un tipo de medio tan diferente a ti como el Cholo Simeone?

-Teníamos características diferentes pero no éramos tan distintos porque sentíamos el fútbol de la misma manera y para mí fue un placer compartir con él el centro del campo de la selección Argentina.

5. ¿Crees que el principal problema futbolístico de la selección argentina actualmente es la falta de medios organizadores de primer nivel?

-No, en absoluto. Jugadores como Mascherano, Biglia, Banega, Gago son jugadores del máximo nivel. Es injusto el trato que tuvo la selección de esta generación porque ha estado en las últimas finales de los torneos que disputó. No tuvo la fortuna de coronarlo con un triunfo, pero en el fútbol hay que valorar todo eso.

0 Comentarios

Mostrar