Estás leyendo

Lardín asume la "responsabilidad" del descenso del filial a Tercera

ESPANYOL

Lardín asume la "responsabilidad" del descenso del filial a Tercera

Lardín, con Quique.

GORKA LEIZA

El director deportivo reconoce que "hemos cogido a jugadores que eran niños y cuando está acabando la temporada son mejores". Seguirán apostando por la formación.

Barcelona

El descenso del Espanyol B es una noticia impactante en un club como el perico, que se sustenta en su cantera. Es por eso que el director deportivo de la entidad, Jordi Lardín, que al comienzo del curso pasado era el coordinador del fútbol base, dio su opinión en Espanyol TV, donde entonó el mea culpa. "Asumo la responsabilidad a la hora de confeccionar una plantilla joven", dijo, aunque luego quiso destacar el aspecto positivo del curso: "Cogimos a jugadores que eran niños y una vez se está acabando la temporada son mejores. A nivel de resultados no ha sido una buena temporada, pero a nivel de formación ha sido un éxito".

Lardín deja claro que el descenso no trastoca los planes de la entidad, que seguirán siendo los de formar a los jugadores para que asciendan al primer equipo, como este curso ha ocurrido con Marc  Roca, Óscar Melendo, Marc Navarro o Aarón Martín: "Un filial es un filial independientemente de que juguemos en Segunda B o en Tercera. Estemos en la categoría que estemos apostaremos por una plantilla joven formada por jugadores que salen del juvenil".

El propio director deportivo hizo una defensa del entrenador, David Gallego, hombre que el propio Lardín trajo al club para que se hiciera cargo del Juvenil A tres temporadas atrás. "Su trabajo es impecable. Es un entrenador que ha cogido futbolistas que estaban a un nivel 6 y los ha dejado en un 8. Ha estado luchando todo el año en la categoría. Es un gran entrenador y con él los futbolistas tienen la formación asegurada. Es una lástima que no tuviera más jugadores para hacer más cosas. Con los futbolistas que han subido al primer equipo hablaríamos de cosas más positivas".

Lágrimas del filial.

Uno de los puntos determinantes del curso fue el traspaso de Marc Gual al Sevilla Atlético a mitad del campeonato. El pichichi del filial tenía demasiado peso en el rendimiento. De hecho, Gallego explicó tras caer 0-2 ante el Barcelona que el equipo había pecado todo el curso de "falta de puntería". "Hemos jugado con futbolistas del 97, 98 y 2000; es un equipo muy joven. Sí que es cierto que nos ha faltado retener a Marc Gual. Era un futbolista que marcaba muchos goles y el no poder retenerle nos ha marcado", analizó Lardín.

0 Comentarios

Mostrar