Estás leyendo

Torrecilla vuelve con el Betis a Vigo, que no le echa de menos

CELTA-BETIS

Torrecilla vuelve con el Betis a Vigo, que no le echa de menos

Miguel Torrecilla, director deportivo del Betis y ex del Celta de Vigo, regresa a Balaídos este domingo. El gol de Pione Sisto clasificó al Celta para semifinales de la Europa League y no echan de menos nada a Torrecilla. La continuidad de Eduardo Berizzo fue básica.

MIGUEL MORENATTI

DIARIO AS

El director deportivo verdiblanco, ex del Celta, fracasa de momento en Heliópolis mientras los celestes hacen historia con Berizzo.

Balaídos recibe este domingo al Betis y con él a Miguel Torrecilla, director deportivo verdiblanco que antes de marcharse a Heliópolis pasó los últimos siete años gestionando los fichajes del Celta. Siete campañas de crecimiento sostenido para, ya sin él, hacer verdadera historia este curso al alcanzar las semifinales de una competición continental, la Europa League. Aunque Torrecilla tenga algo o quizá mucho que ver en el éxito vigués, está claro que en la ciudad gallega no echan de menos demasiado a su exdirector deportivo.

Entre otras cosas porque Torrecilla, que fichó por el Betis para cuatro años, fracasa en la tarea de sacar de la mediocridad al club verdiblanco, decimotercero actualmente en la tabla y a 10 puntos de ese extraño objetivo que se impuso a principios de campaña,  al menos el décimo puesto, ocupado ahora mismo precisamente por el Celta. Pero a 10 puntos. Para albergar alguna opción de asaltar ese lugar clasificatorio los de Víctor se ven obligados a ganar en Balaídos este domingo. 

Algo que no será fácil a pesar del evidente cansancio del equipo vigués, suplido por el éxtasis de haber cumplido un sueño europeo. El Celta post-Torrecilla apostó por la continuidad e hizo pocos fichajes. Como gran inversión apenas el danés Pione Sisto (costó entre cinco y seis millones), refuerzo que prácticamente justifica su llegada con ese golazo al Genk belga que ha permitido el pase a la penúltima etapa de la Europa League. El logro más importante de Felipe Miñambres, nuevo mandamás deportivo celeste, y del presidente Carlos Mouriño fue mantener en la estructura al entrenador con el que se habían clasificado para Europa y logrado, también lo hizo esta campaña, alcanzar las semis de Copa del Rey durante dos años consecutivos: Eduardo Berizzo.

Porque Berizzo era (y sigue siendo) uno de los oscuros objetos de deseo de Torrecilla en el Betis. Tras tantear al argentino y también a Quique Setién, que prefirió asimismo quedarse en Las Palmas, el club verdiblanco acabó fichando a un técnico que apenas duró 14 jornadas, el uruguayo Gustavo Poyet. Tampoco Víctor Sánchez del Amo ha convencido a nadie en el Benito Villamarín, donde aún le queda alguna esperanza de continuar la próxima temporada. Torrecilla, por cierto, es su gran valedor...

0 Comentarios

Mostrar