Estás leyendo

Eliminar al Madrid sería la mejor despedida del Calderón

Eliminar al Madrid sería la mejor despedida del Calderón

Por el cálculo de probabilidades se hacía complicado que se produjera una nueva final Madrid-Atleti por tercera vez en cuatro años. Hasta 2014 nunca se habían enfrentado dos equipos de la misma ciudad en la final de la Copa de Europa y la final de Lisboa que parecía una irrepetible, volvió a darse en 2016 en Milán. Ahora sólo uno de los dos equipos de Madrid estará en Cardiff. Será una semifinal apasionante. Dos partidos trepidantes. El Madrid es favorito. El Madrid siempre es favorito ante el Atleti. Y el Atleti vuelve a encontrarse ante una ocasión pintiparada para hacer historia y ganar la Copa de Europa que ha podido perfectamente ganar en las tres finales que ha disputado. 

Ganar la Champions es una obsesión de los jugadores del Atlético. Se marcaron este objetivo nada más acabar la final de Milán. No hubo depresión ni luto entre ellos. Cerraron filas y se conjuraron para estar en Cardiff conscientes de lo difícil de la empresa. Y ya están a tres partidos del sueño. Saben que serán dos encuentros a cara de perro. Saben que sufrirán mucho porque cuesta mucho llegar a una final de Champions. Pero los Gabi, Godín, Koke, Saúl, Torres, Filipe, Juanfran, Griezmann, Tiago, Carrasco y compañía se han propuesto hace meses ese objetivo y darán todo en el césped para pasar a la historia como los primeros jugadores del Atleti en ganar la Liga de Campeones. 

Lo que está haciendo el Atleti es increíble. El Atleti debe completar ganando su primera Champions el lustro glorioso que vive de la mano de un cuerpo técnico que ha sabido montar un bloque de futbolistas que lo dan todo en el campo haciendo de la intensidad algo admirable de ver sobre el césped, con noches mágicas en el Calderón, en un ciclo larguísimo, insoportable para esas piernas que no paran de correr, porque aguantar ese nivel de exigencia es algo que convierte a los jugadores del Atleti en héroes.

Nada más perder la final de Milán en la tanda de penaltis, no hubo lutos ni lamentos entre los futbolistas. Ningún futbolista se planteó marcharse del Atleti y se quedaron para llegar a una nueva final esta temporada. Esos jugadores se conjuraron y se dijeron: la próxima la ganamos. Es muy difícil. Pero la historia le debía al Calderón una despedida ante el Madrid que tantas veces ha logrado ganar en el campo del Manzanares. Pero esta vez será muy difícil que ganen los blancos, el equipo más rico, poderoso y laureado del planeta, que teme a su vecino porque se le ha colado en su competición, en esa que ha ganado once veces, y se ha instalado en la zona noble de la Champions mirando a la cara a su eterno rival con posibilidades reales de ganarle. No habría mejor despedida para el Calderón que conseguir eliminar al Madrid y plantarse en la final de junio en Cardiff.

0 Comentarios

Mostrar