Estás leyendo

El Barça del 3-4-3 divierte: 4 goles y 20,83 tiros por partido

BARCELONA

El Barça del 3-4-3 divierte: 4 goles y 20,83 tiros por partido

El Barça del 3-4-3 divierte: 4 goles y 20,83 tiros por partido

LLUIS GENE

AFP

El nuevo sistema de Luis Enrique, aun admitiendo riesgos, funciona. Paradójicamente, y aun siendo una reminiscencia del holandés, hasta cruyffistas dudan de él.

Resulta sorprendente que hasta cruyffistas convencidos se hayan apresurado a criticar el nuevo 3-4-3 de Luis Enrique por tomar demasiados riesgos. ¿Acaso no corría riesgos el Barça de Cruyff? Aceptada esta contradicción, y admitiendo que el mismo Luis Enrique es consciente de que tal vez tendrá que volver al 4-3-3 en partidos de máxima exigencia, especialmente fuera de casa (Bernabéu, Juventus Stadium) porque son estos otros tiempos, el volantazo del técnico asturiano se ha demostrado acertado. En seis partidos con el 3-4-3, los azulgrana le han dado la vuelta a una eliminatoria imposible contra el PSG y, pese a la derrota en Riazor, siguen en carrera en la Liga. Pero, sobre todo, el Barça se ha despertado en ataque. Ha dejado de ser previsible y ha llenado el centro del campo de futbolistas que alimentan al tridente cada minuto.

Desde que declaró inaugurada la etapa del 3-4-3, esta ha sido la secuencia de disparos del Barça: 15 ante el Atlético, 26 ante el Sporting, 19 ante el Celta, 21 ante el PSG, 16 ante el Deportivo y 28 este domingo ante el Valencia. La media es de 20,83 disparos por partido. En los dos últimos partidos antes de cambiar el sistema, el Barça había lanzado 11 veces contra el Leganés y 7 en el Parque de los Príncipes ante el PSG. En esos seis partidos, el Barça ha marcado 24 goles, cuatro por partido.

Parecía evidente que Luis Enrique tenía que mover el árbol y redibujar un Barcelona al que los equipos habían detectado. Los jugadores son conscientes de los riesgos que se asumen en el sistema (“somos un equipo ofensivo, pero atrás tenemos que correr mucho”, dijo Piqué) y por el camino hay un damnificado principal, Jordi Alba, sin cabida en el sistema. Para Sergi Roberto, sin embargo, el cambio le permitirá regresar a su puesto de interior y volver a llegar. El caso es que el Barça ha conseguido levantarse de la lona gracias a un cambio de sistema que, de forma increíble, es puesto en duda por críticos que elevaron el 3-4-3 a invento del fútbol con Cruyff.  

 

0 Comentarios

Mostrar