Estás leyendo

Balones de papel: El fútbol modesto contra el 'Errejota'

AS COLOR

Balones de papel: El fútbol modesto contra el 'Errejota'

Balones de papel: El fútbol modesto contra el 'Errejota'

Diario AS

El fútbol modesto español clama contra el Errejota, balón que no cumple con unos requisitos mínimos. Repasamos la historia de los esféricos, dónde estos problemas se han ido repitiendo.

El poliestireno, es el presente en los esféricos de fútbol. Este material hace que sean ligeros, que repelan el agua y que tengan un vuelo perfecto, al menos los altos de gama. Porque desde la incursión de esta clase de balones comenzaron a proliferar las ‘réplicas’, debido al alto coste del original, unas réplicas que en algunos casos, como esta temporada en el fútbol modesto español, dan muchos problemas a los equipos, quienes se han levantado en armas contra el balón que deben utilizar.

La Federación Española entregó a los equipos de Segunda B y Tercera 30 balones del modelo Errejota, de la marca Adidas, al iniciar la temporada, unos balones que desde el primer momento han dado problemas a los equipos. Así, con los primeros entrenamientos la inestabilidad del esférico, los reventones, la pérdida de presión durante el ejercicio y el deterioro prematuro se han convertido en una constante. Tanto es así, que los equipos ven como su herramienta de trabajo no llega a una semana de vida útil.

Ante esa tesitura y las múltiples taras que los esféricos obligatorios presentan, los equipos no han tardado en alzar la voz. De los primeros fue el Hércules, que por medio de su capitán, Paco Peña, envió un escrito ala Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y reconoce que “el balón no es digno de una liga profesional, no somos amateurs”.

En esa misma línea, Jose Manuel Aira, entrenador del Albacete, confirma sin tapujos que “es una réplica muy mala, con dos entrenamientos el balón ya empieza a fallar”. Un paso más allá va Alberto Monteagudo, adiestrador del Cartagena, quién lo califica “como el peor balón de la historia”. Por su parte, Mateo García, entrenador del Guijuelo, equipo que juega en césped artificial, asegura que sobre esa superficie “el deterioro y la inestabilidad es mayor y las taras son más evidentes”.

Evolución de los balones en el fútbol 

Aunque lejos de esas polémicas, si hacemos una retrospectiva histórica sobre los esféricos de los primeros balones a los presentes el salto es abismal, sobre todo en los últimos años. Hubo un tiempo, muy alejado del actual, en el que un balón que presentaba una gran innovación era el referente para una generación, algo que no ocurre en el presente, dónde cada temporada las innovaciones se introducen en la competición.

El fútbol cuenta con una larga historia, pero el balón comenzó a desarrollarme algo más tarde. Arrancaremos este repaso en el primer mundial de la historia, Uruguay 1930. En esa cita se utilizaron dos modelos de balón, uno ‘estilo argentino’ realizado en cuero, con gajos rectangulares y una vejiga en su interior y otro ‘estilo uruguayo’, que utilizaba el cuero en forma de ‘T’. Desde ese momento, la evolución ha sido constante.

Ocho años más tarde se eliminó la vejiga del interior de los balones y se utilizó una válvula inflable, lo cual permitía no tener que deshacer el balón para volver a hincharlo. En esa época, las tiras de cuero que se utilizaban eran alargadas, algo que cambio en Suiza 1954, dónde se volvieron a utilizar en forma ‘T’. En 1962 probaron otra opción, 18 gajos de cuero componían el balón, lo que le otorgó una forma real esférica, eso sí, poco duró por cuatro años más tarde se volvió a utilizar gajos en forma rectangular’, aunque en esta ocasión ya se mantenía la forma esférica.

El primer gran hito en el avance de los balones data de 1970, se hizo con un balón que marcó a una generación, el Telstar. Se trata del primer balón Manufacturado, lo hizo la marca Adidas con 32 gajos de cuero cosidos a mano. Su diseño, negro y blanco, marcó la línea durante muchos años en el fútbol. Aunque si de verdad hay un balón que marcó a mucha gente es el Tango, evolución del Telstar, más atractivo a la vista y con una mayor sensación de calidad.

Con el Tango vino el segundo hito, eso sí no en su primera edición en 1978, tardaría hasta el Mundial de España 1982, dónde una evolución permitió realizarlo de cuero y poliuretano, algo que le otorgaba la capacidad de ser impermeable, una gran ventaja para los futbolistas. Cuatro años más tarde se produjo el último balón que todo el mundo recuerda, ya que fue el último utilizado durante mucho tiempo, el Azteca. El balón del mundial de México 1986 fue el primero sintético al 100%, ampliando la impermeabilidad y haciendo que el juego fuese mucho más sencillo.

El estudio sobre los balones continuó, se introdujeron gas, espumas y mallas para mejorar su estabilidad. Su diseño no varió, pero todo cambió ante el último gran salto de diseño. Llegó el 2002, con el Fevernova, que tenía un diseño diferente, inspirado en Asia, contente que albergaba el evento, y se compuso de tres capas tejidas, que mejoró el vuelo. Eso sí, en ese punto las críticas comenzaron a arreciar, y muchos hablaban de ‘extraños’ cuando el esférico volaba.

En ese punto entró la moda también en los balones, la decoración variaba dependiendo el país, se fueron eliminando gajos y usando supercarbonato, hasta que en 2014 en Brasil entró a escena el poliestireno, material de los que se componen actualmente los balones de juego. ¿Qué proporciona? Un peso mínimo y un golpeo mejorado.

La evolución de los balones ha ido de la mano en todas las competiciones, pero en los últimos años cuando la ‘moda’ entró en los balones, la Liga española se distancio del mundial, producido porque el fabricante era diferente. En la competición doméstica en España la evolución fue de la mano hasta la temporada 96-97, cuando tras tres temporadas con el Adidas Questra,la Liga firma con Nike. El primer balón de la firma estadounidense fue el NK 350 Geo, un balón similar a los Adidas en cuanto a material, pero que era blanco por completo, salvo por el logo de la multinacional y dela Liga.

La evolución de Nike fue muy similar a la de Adidas, por tanto las principales diferencias en la liga se produjeron en cuanto al diseño, dónde Nike fue un paso más allá que su rival. Los estadounidenses dieron un golpe de efecto en la temporada 2003/04 acabando con el clasicismo y dotando a su nuevo producto con líneas y círculos azules y plateados. En ese momento, se marcó un antes y un después en el diseño.

Nike poco varió su balón los próximo cursos, hasta que en la 2003/04 lanzó el Geo Melin, que incorporaba los colores azul y plata e incluía formas que rompían con el esquema clásico. Dos temporadas duró, porque en 2005 incluyó tres círculos que recorrían todo el balón, esa gama duró hasta 2008, dónde ese diseño varió. Eso sí, la mayor incorporación se dio al hacer la ‘versión de invierno del balón’, a partir de esa campaña, durante el invierno el balón sería de color amarillo fosforito, toda una revolución.

Desde ese punto, Nike fue variando el diseño, rectángulos de color, degradados, muchas han sido las variantes que han ido introduciendo en sus esféricos a la vez que añadían innovaciones técnicas. Unas innovaciones que han continuado, dónde se ha producido un nuevo punto de inflexión en la fabricación de balones. Nike presentó Ordem 3, ‘mejor balón de la historia’. Nike ha eliminado casi por completo el blanco en su ‘balón de verano’, colores fuertes predominan ahora, y hacen que la visibilidad sea mayor, además la marca estadounidense que es el balón que tiene el vuelo más preciso y el toque uniforme. Eso sí, lo mismo que asegura Adidas. Lo que queda claro es que la competencia entre ambos es alta, algo que hará que para la próxima temporada el nuevo balón tenga avances importantes con respecto a los del presente año.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar