Estás leyendo

Listos para la Supercopa

BAYERN 0 - REAL MADRID 1

Listos para la Supercopa

Casilla y el palo salvaron a los blancos en el primer tiempo. En el segundo, el Madrid despertó y Danilo dio la victoria con un golazo. Zidane ensayó con el once de la Supercopa, con James, Ramos y Modric como titulares.

Sampaoli se estará devanando los sesos para imaginar qué Madrid se le vendrá encima al Sevilla en la Supercopa. El equipo blanco cierra la gira sin dejar pistas concretas de lo que va a ofrecer el 9 de agosto en Noruega. Tampoco contra el Bayern, aunque acabó siendo un ensayo feliz. Tuvo que ser un cuestionado, Danilo, el que resolviera el que por momentos fue el Madrid-Bayern, amistosos incluidos, más aburrido de la historia.

Zidane quiso imprimir una estampa competitiva incluyendo en el once a Ramos, Modric y James, que se incorporaron más tarde en la gira norteamericana. Sin embargo, la primera parte fue de Isco. Se infiltró entre un centro del campo muniqués que conocía de sobra, con Xabi Alonso y Thiago, y en una de esas descosió a Alaba con un reverso de baloncesto. La jugada del partido.

El malagueño se encontró como aliado con Casilla, que hizo de Keylor con dos acciones espectaculares. Primero, una abajo a Julian Green. Después hizo volar sus 192 centímetros para mandar a córner un disparo venenoso de Thiago. Por ahí, misión cumplida para Zizou: llegará con el catalán listo para la batalla.

Al descanso, el técnico francés hizo un movimiento plagado de lecturas. Sustituyó a James y metió a Asensio, el hombre que aspira a rebañarle un puesto al colombiano y a Isco. Esta vez el balear no hizo lo del PSG, ser prácticamente el Madrid entero. Estuvo más diluido, aunque regresará a Madrid con crédito como para pensar en que puede quedarse definitivamente. El galo no quiso tentar su suerte y se guardó a Modric pensando en la Supercopa. Movimientos que también empezó a hacer Ancelotti. En el minuto 57 le ofreció oficialmente un armisticio al Madrid quitando a Xabi para meter a Fabian Benko, un canterano germano-croata. Al Madrid le debió sentar mal porque fabricó dos ocasiones inmediatamente después. Primero Morata, sobresaliente en el juego de espaldas, pero al que no se le ha visto una ocasión clara esta pretemporada. Llegó, pero se le fue un poco al lado. Cogió el testigo Isco, con una rosca marca de la casa que se estrelló en el poste. El carrusel de cambios desinfló ese arreón hasta que de la nada apareció Danilo, que se escurrió entre el marcaje veraniego de Thiago y Lahm para marcar un golazo de folha-seca.

Balance. Lucas Vázquez fue el único futbolista de campo que disputó los 90 minutos. También en pretemporada demuestra un esfuerzo maratoniano cuando todavía no hay más que el honor de ganar al eterno rival en Europa. Motivo más que de sobra para el gallego para desfondarse como si fuera la Champions. La recta final del partido dejó el desparpajo y olfato de gol de Mariano, que remató en tres ocasiones en apenas 13 minutos de juego. El final del partido dejó los abrazos de Ancelotti con todos los jugadores del Madrid. Ese abrazo nostálgico, pero feliz de Marcelo (con la Undécima tatuada en su muslo) fue una de las imágenes del partido. Se acabó el show. El martes empieza lo serio y el Madrid llega preparado.

 

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar