Estás leyendo

"Hay que tener paciencia y en el Madrid a veces no hay tiempo"

Internacional

AStv

REAL MADRID | RAÚL

"Hay que tener paciencia y en el Madrid a veces no hay tiempo"

Raúl, entrevistado por Valdano en BeIN, valora la llegada de Zidane: "Él sabe realmente qué quiere la gente". "La paciencia, fundamental. Los proyectos son de dos a tres años".

Raúl González Blanco, excapitán del Real Madrid y ahora director de LaLiga en Estados Unidos con base en Nueva York, ha afirmado en una entrevista realizada por Jorge Valdano en BeIN Sports que "el mensaje de Zidane va a llegar a los jugadores". El exjugador del equipo blanco valora la actualidad madridista, su situación y su pasado.

Zidane en el Real Madrid: "Ahora el mensaje que él pueda dar a los jugadores va a llegar porque él ha sido un jugador de clase mundial, va estar entre los mejores de la historia por lo que ha ganado, por cómo jugaba, cómo lo hacía, y yo creo que si sabe transmitir ese mensaje a los jugadores teniendo una plantilla con una calidad enorme. Él sabe realmente lo que la gente quiere, pues por qué no soñar con que este año se pueda terminar con una alegría y, si no, se le tendrá que dar tiempo para que la siguiente temporada pueda dar todo ese fruto, todo el trabajo que tiene”.

Paciencia: "Yo creo que es fundamental en el fútbol, es difícil porque a veces pasa lo que te digo, no hay paciencia. Tú la tuviste una semana y te salió bien". "Es fundamental, yo creo que hay que tener claro la idea y el camino a recorrer. Que los proyectos son de dos a tres años y hay que tener un poco de paciencia. Pero lo hemos hablado, es el Real Madrid, y tiempo a veces no hay. Pero ojalá le vaya muy bien a Zidane, que le vaya bien, igual que anteriormente cuando estaba Benítez hubiese dicho lo mismo, que le fuese lo mejor a Benítez, a los jugadores, a toda la afición madridista, porque lo que queremos es que el Real Madrid gane títulos. Que se pelee hasta el final y que gane el mejor. Y si es el Real Madrid, mejor”.

¿Creía que Zidane sería entrenador? "Creo que si me hubieses hecho esta entrevista cuando éramos jugadores… ¿Zidane entrenador? Pues hubiera dicho que no lo creo, muy pocas posibilidades, pero ahora ahí está. Pude estar con él hace unos meses y la verdad es que le veía muy contento, muy implicado con su temporada en el Castilla, de empezar un segundo año".

Embajador de La Liga: "De momento soy feliz de poder estar viviendo esta experiencia en Nueva York, de estar ligado al Proyecto de La Liga que he comenzado hace unos escasos días, y con ganas de nuevos proyectos y diferentes de los que tenía todos los días, que era entrenar y estar preparado tanto físicamente como mentalmente". "Ya en los últimos dos o tres años sentía que era el final. Ya no podía dar más, que lo había dado todo, después de unos años muy intensos en el Real Madrid, casi 17 años".

Guión de su carrera: "Yo creo que nadie podía imaginarlo. Ni tú que fuiste un poco el culpable por ser la primera persona que confió en mí. Pero cuando yo empecé a jugar al fútbol, cuando era niño, soñaba, escuchaba la radio, veía los reportajes de Estudio Estadio, que en esa época solo había un programa, y soñaba con poder llegar a ser futbolista profesional y poco a poco fui dando los pasos. Estuve en el Atlético de Madrid durante 2 años, luego en la cantera del Real Madrid con 15 y todo fue muy rápido. Creo que cada vez que me pongo a contar como fue mi paso por el Cadete, un año en el juvenil, jugando en tres diferentes Juveniles: Juvenil B, Juvenil A, Juvenil sub-19. La siguiente temporada con 17 empiezo en Segunda B, juego un partido con el Castilla y después debuto con el primer equipo. Yo creo que si lo cuentas así, da vértigo”.

¿Qué pide el Bernabéu? “Pide todo. Cuando llegas al Real Madrid, en mi caso con 15 años, te piden llevar ese escudo, que tanta gente lo ha hecho, de forma gloriosa. Yo creo que no te puedes rendir, tienes que jugar bien, tienes que luchar hasta el final. La gente quiere un poco de todo. Es algo diferente de lo que hay en cualquier otro club del mundo. Y eso lo notas cuando sales". "Cada carrera, cada pase, como si fuese el último".

Tres entrenadores que le marcaron: "El primero, Valdano. Ahora voy a decir Fabio Capello. El primer Capello del ’96. Con él hubo un punto de inflexión, me ayudó mucho porque fue en el momento en el que debuté en la selección". "El primer día con él me puse las botas, no me las abroché, y salí corriendo al campo abrochándolas para saludarle y según me vio, la primera bronca: '¿Usted no se sabe abrochar las botas antes?'. A un campo de fútbol no se sale con las botas desabrochadas” Entonces tuve que volver, abrochármelas, y otra vez volví y le di otra vez la mano y dijo: “Póngase a trabajar”.

Y Del Bosque: "Y el tercero Vicente del Bosque. Creo que con Vicente, después de unos años complicados, con muchos entrenadores, de tener un equipo competitivo después de ganar la octava Copa de Europa, vino Hiddink, Toshack y después de Toshack, cuando el equipo casi estaba el 14 o el 15 de la clasificación, fuimos a jugar un Mundial de Clubes. Vicente cogió otra vez el equipo y creo que él supo darle a ese equipo lo que necesitaba”.

Tres jugadores: "Fernando Hierro y Fernando Redondo. Se adaptó muy bien y creo que luego vinieron años muy buenos de Redondo, la Octava, la jugada que todo el mundo recuerda. Pero yo creo que sin Seedorf, por el 2000, ya estaba solo en el centro del campo, él era el que manejaba y ahí es donde se sintió a gusto. Pero creo que esa etapa le ayudó mucho y como compañero, pues imagínate, poder convivir con una personalidad increíble".

¿El tercero? "Sería difícil, porque tengo a tantos. Yo creo que Figo. Como profesional, fue una cosa increíble". "En cada partido, ya podía estar bien, mal, perdía la pelota, intentaba, daba lo mismo. Podíamos ir ganando, perdiendo, haber fallado ocho ‘uno-contra-uno’, pero él pedía la novena para intentarlo otra vez, era una persona con quien tuve mucho feeling y conectamos muy bien”.

Cracks del Madrid: “Zidane era una elegancia, era algo que decías… ¿de dónde ha salido? Anteriormente me pasó eso con Michael Laudrup. Laudrup lo hacía fácil, jugar un rondo con Michael Laudrup es como estar perdido, vas a estar dando vueltas como al tío vivo”.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar