Estás leyendo

Suicidio del Atleti ante el Barça

BARCELONA 2 - ATLÉTICO 1

Suicidio del Atleti ante el Barça

Los del Cholo acabaron con 9, por expulsiones de Filipe y Godín. Augusto, lesionado. Koke adelantó a los rojiblancos. Messi y Luis Suárez remontaron. Golpe a la Liga del Barcelona.

A veces, marcar un gol es contraproducente. Estaba el Barcelona sesteando tranquilamente en su campo sin enterarse de que la tela de araña del Atlético tejida por Simeone le estaba comiendo la tostada, cuando de pronto a Koke se le ocurrió la peor idea posible. Adelantar al Atlético en el marcador. A partir de ahí, el equipo de Luis Enrique se desperezó poco a poco, se tomó un café y se dio una ducha fría tras la que decidió entrar en el partido en el minuto 28, que fue la primera vez en la que Oblak tuvo noticia de que el Barça tenía delantera. Dos minutos después, el Barça empataba mediante Messi; ocho minutos después, Suárez marcaba el segundo y mientras el Atlético no entendía nada, Filipe Luis se cargaba las opciones de su equipo al ganarse una roja ‘cum laude’ en una entrada desproporcionada a la rodilla de Messi con los tacos por delante.

Luego, en la segunda, Godín le puso la puntilla a su propio equipo, que con 9 aguantó ante un Barça que decidió volver a la siesta porque al tran-tran, le bastó para gana un partido que le destaca en la Liga mientras el Atlético se suicidaba tontamente.

Tuvo el Atlético el partido en la mano durante los primeros 28 minutos de encuentro, en el que el sistema táctico de Simeone ahogó la salida de balón de un Barcelona desconocido. El equipo blaugrana era incapaz de sacar la pelota limpia y de conectar con los delanteros, mientras que los del Cholo, perfectamente puestos en el campo atraían todos los rechaces. Pero el tanto de Koke desperezó al Barcelona, al que le bastó un cuarto de hora de inspiración para destruir todo el trabajo que había desplegado el Atlético. Es lo que tiene el talento frente al esfuerzo. Lo que a uno le cuesta horrores construir, otro lo hace en un decir Jesús.

Y si encima resulta que tienes al enemigo en casa, que es lo que le pasó al Atlético de Madrid, pues la cosa se te complica mucho más- La expulsión de Filipe es tan justa como injustificable su acción, mientras que la de Godín en la segunda parte es impropia de un futbolista de su experiencia y calidad. Cayó en la trampa de Suárez como un pardillo y se ganó una segunda amarilla más que justificada. Por pardillo. Quien lo diría tratándose de Godín.

La expulsión del central uruguayo cortó lo que llevaba camino de ser una reacción heróica del Atlético de Madrid, que con diez en el inicio de la segunda parte jugó mucho mejor que el Barcelona. De hecho, el Barça sólo jugó bien un cuarto de hora y le fue suficiente.

La segunda parte empezó como la primera, con el Barcelona aculado, fallando pases y con el Atlético descarado liderado por un Carrasco que dará que hablar. Pero, milagros, a Lourdes. Con nueve, la misión era imposible y de postre, Augusto cayó lesionado. Ni el Barça más espeso era capaz de dejarse escapar esos tres puntos.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar