Estás leyendo

La mala suerte de Inglaterra lleva a Japón a jugar la final

JAPÓN 2 - INGLATERRA 1

La mala suerte de Inglaterra lleva a Japón a jugar la final

Miyama adelantó de penalti y de la misma forma Williams empató. Un gol en propia de Bassett en el descuento dio el pase a Japón. Se repetirá la final de Alemania 2011.

 Canadá repetirá la final del pasado Mundial de Alemania: Estados Unidos-Japón. La actual campeona logró vencer en semifinales a una gran Inglaterra. El conjunto de Mark Sampson plantó cara a las niponas, que se adelantaron gracias a un penalti de Miyama. De la misma forma logró empatar Fara Williams. Cuando el partido iba directo a la prórroga, un gol en propia puerta de Bassett decidió el finalista. Injusto final para la intensa lucha de Inglaterra.

Las inglesas salieron a por todas. No dejaron a Japón realizar su fútbol. El toque y dominio habitual estuvieron limitados por la presión inglesa. Taylor sorprendió en el primer minuto con un tiro lejano que se envenenó hacia la portería de Kaihori. Ella misma, la delantera inglesa que milita en Portland Thorns, amenazaba a la defensa nipona en cada contragolpe. Las asiáticas estaban desubicadas. No había forma de sorprender, de brillar como están acostumbradas. Las inglesas eran las que tenían las ocasiones: Duggan, Taylor, Bronze, Scott...

La desestabilización vino por parte de la experimentada Japón. Rafferty se llevó por delante a la centrocampista Ariyoshi cuando ésta se internaba en el área. La árbitra neozelandesa no dudó en señalar pena máxima. La capitana Miyama, que era la jugadora más destacada en los dudosos momentos de las Nadeshiko, lo transformó entre suspiros. Sabía que era clave, sabía que con ese gol tenían hecho medio trabajo para llegar a la final.

Sin tiempo para asimilar la alegría un riguroso penalti antes del descanso, esta vez a favor de las europeas, ponía patas arriba los planes de Norio Sasaki. La futbolista del Liverpool y líder de las inglesas Fara Williams logró empatar el choque. Había que volver a empezar.

Tras el descanso la selección japonesa dio un paso hacía delante. Poco a poco estaban más cerca de la portería de Bardsley. Aún así, los errores y las pérdidas de balón eran constantes por parte de ambos conjuntos. Cualquier cosa podía pasar.

Duggan, cuando más tranquilo estaba el encuentro, se sacó un potente disparo con el empeine que terminó en el travesaño. Y dos minutos después fue White la que puso en apuros a las Nadeshiko. La guardameta nipona lo solventó. El tercer aviso fue un remate de cabeza de Scott que se fue por poco. Minutos de tensión para las actuales campeonas del mundo. Para remediar los malos minutos Sasaki sacó a Iwabuchi. La jugadora del Bayern Múnich, con sólo 22 años, se puso el equipo a la espalda. El partido parecía evocado a la prórroga pero un gol en propia puerta de Bassett dio el pase a la final a las japonesas. El sueño de las inglesas llegó a su fin. Japón luchará otra vez ante Estados Unidos por el título mundial.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar