Estás leyendo

Pulso de Messi: Luis Enrique o él

AStv

Barcelona

Pulso de Messi: Luis Enrique o él

La directiva tiene muy claro que en caso de tener que elegir, Luis Enrique tendría las horas contadas. Todos esperan que la situación entre ambos se reconduzca.

Barcelona

Luis Enrique y Messi están enfrentados. El argentino hace tiempo que, como le pasa a muchos de sus compañeros, no comulga con los sistemas del asturiano y ha decidido plantarse. Echar un pulso al técnico en unos términos que se sobreentienden: ustedes eligen, o el entrenador o Messi. Ante esta tesitura, la junta directiva intenta a la desesperada poner paños calientes y tender puentes para propiciar un reencuentro entre ambos. Que se firme una tregua. En caso de que la cuestión llegue a límites intolerables, Bartomeu tiene muy clara cuál será su elección. Entre el mejor jugador del mundo y un entrenador cuestionado parece que no hay demasiado que debatir.

Uno de los motivos que llevaron al gabinete de crisis de Bartomeu a destituir a Zubizarreta la víspera de Reyes fue que el director deportivo ya se veía impotente para mediar entre la estrella y el técnico, cada vez más distanciados.

Las escenas de enfrentamiento entre Messi y el técnico se han convertido en algo habitual en los entrenamientos del Barcelona. El día 2 de enero tuvieron un pique muy serio en el que el argentino llegó a retar al entrenador diciéndole: “Nos vemos en el vestuario”. Otras fuentes aseguran que casi llegan a las manos. No era el primer enfrentamiento entre ambos, aunque sí el más evidente por ser ante la plantilla ya que ocurrió en el curso de un partidillo de entrenamiento que arbitraba Luis Enrique y en el que el técnico anuló un gol al argentino.

En Anoeta se vivió otra escenita según explicaba Mundo Deportivo. Tras acabar el partido con derrota, en el túnel de vestuarios Messi se encaró con Joaquín Valdés, psicólogo del equipo y uno de los más estrechos colaboradores de Luis Enrique. Tras la agria discusión, Messi no abrió boca en todo el viaje a Barcelona desde San Sebastián, vía Vitoria, y al día siguiente no se presentó a entrenar en el Mini Estadi a causa de una gastroenteritis.

Expediente y Chelsea. Media hora antes de que empezara el entrenamiento en el Mini el día 5, Xavi se percató de que Messi no estaba. Fue el capitán blaugrana el que se interesó por los motivos, pues Luis Enrique estaba en su despacho y no había reparado en la ausencia del argentino, pues faltaba tiempo para el entrenamiento.

De hecho, fue Xavi el que le comunicó a Luis Enrique que Messi no se encontraba bien, pues había hablado con su entorno más directo. En ese momento fue cuando Luis Enrique estalló y amenazó con abrir un expediente disciplinario al argentino. Fue un calentón, pero que trascendió después de que el diario SPORT lo publicara ayer en su página web.

Puestos en contacto con el Barcelona, el club desmiente que se solicitara oficialmente el expediente, pero sí que es cierto que el técnico, en un primer momento quería cortar por lo sano. Sólo la intervención de Xavi, Iniesta y Busquets, acostumbrados a las salidas de tono de la estrella, impidieron que el incendio fuera a más.

Fue entonces cuando el club decidió dar cobertura a Leo con un comunicado médico en el que se informaba que tenía una gastroenteritis, lo que inhabilitaba cualquier tipo de sanción. A las pocas horas, Leo empezaba a seguir la cuenta del Chelsea en Instagram, club al que escucha ahora con más atención que nunca.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar