Estás leyendo

El Atlético, campeón a lo grande

Liga BBVA

FC BARCELONA 1 - ATLÉTICO 1

El Atlético, campeón a lo grande

Volvió a dejarse el alma y se sobrepuso a las lesiones de Diego Costa y Arda para arrancar un empate del Camp Nou con un cabezazo de Godín que vale la décima Liga colchonera. El Barcelona se había adelantado con un golazo de Alexis en el primer tiempo.

El Pupas. Lo estaba oyendo. Sus dos mejores jugadores lesionados en los primeros 20 minutos. Un gol increíble de Alexis. Un palo de Villa. Todo en contra, la suerte, las lágrimas de Diego Costa y Arda, las oportunidades perdidas, qué tragedia, estaba escrito, el Atleti es así. Y sí, el Atleti es así. El Atleti es el campeón. Y lo es porque cuando parecía no haber esperanza, cuando lo fácil era rendirse y llenarse de excusas, un equipo sensacional, una colección de futbolistas ejemplares, se puso en pie y reaccionó a los golpes con una valentía increíble. Con coraje, sí, y con fútbol. Con muy buen fútbol durante un cuarto de hora que culminó un cabezazo de Godín que ya es leyenda, un gol que da a los colchoneros su décima Liga, un tanto que hace justicia.

El partido tuvo más giros argumentales que una peli de Hitchcock. Comenzó con un Barça sin Xavi y un Atleti con Villa en un Camp Nou impresionante, con un ambiente tremendo. La afición sí creía en la Liga, su equipo estaba por ver. Los visitantes, de un amarillo que hubiera hecho crujir los dientes a Luis, siempre en la memoria, salieron con el aplomo habitual en cada gran cita de esta temporada. Presionando en campo contrario, saliendo rápido y dando la sensación que en cuanto a deseo no había color. Diego Costa llegó a línea de fondo al minuto y medio y poco después Juanfran repitió esa acción marca de la casa que ya mató al Chelsea: llegada por sorpresa y primer toque hacia atrás en escorzo. Piqué, en semifallo, evitó el gol.

Y cuando más desconcertado estaba el Barça, la fortuna le echó un cable. Bueno, dos. En una contra clara, Diego Costa se resintió de su lesión muscular y tuvo que retirarse entre lágrimas desconsoladas. Era el minuto 14. Antes de que el Atleti fuera capaz de asumir el mazazo, en el 21’, Cesc atropelló sin balón a Arda y el turco no aguantó el golpe. Intentó seguir, pero fue imposible, Nuevo cambio, nuevas lágrimas. ¿Qué más podía suceder?

Pues que el Barça, que apenas había inquietado a Courtois con un cabezazo horrible de Pedro a un gran centro de Alves, se encontró un gol inesperado e inmerecido. Perdón, un gol no, un golazo. Un control largo de Messi con el pecho se convirtió en sorprendente asistencia cuando Alexis, siempre impredecible, se inventó un disparo violento y maravilloso directo a la escuadra. Courtois ni lo vio pasar.

La ventaja le dio al Barça el liderato provisional pero no la calma perdida. Sin Xavi, con Iniesta y Cesc como interiores dispersos, Pedro desacertado y Messi pensando en sus cosas, nunca frenó un partido que pedía a gritos toque, control y puntilla. Tras cinco minutos sintiendo la tentación de dejarse llevar por una muerte dulce, el Atleti recuperó su esencia. A veces juega mejor y otras peor, pero jamás se rinde. Jamás. Sin sus dos referencias ofensivas, se necesitaban héroes nuevos. Koke, Filipe y Tiago acudieron a la cita. A su alrededor crecieron todos: Gabi, Villa, Raúl García... Si iba a ser un desastre, que fuera un desastre esplendoroso.

Acabó la primera parte con el Atleti instalado en el área de Pinto, quien, por cierto, no será un portero estelar, pero es entretenido como pocos. En una sucesión de córners, Alves le quitó in extremis un gol a Raúl García, Koke remató mal con la zurda desde la frontal y quedó claro que el balón parado era una pesadilla para el Barcelona. Un clásico.

El descanso era el momento de Simeone, el autor de este equipo-milagro. Con todo en contra tenía que dar una charla nivel Luis: emocionante, atlética, inteligente... Capaz de resucitar a los muertos. Algún día conoceremos sus palabras exactas, pero el resultado fue grandioso. Al vestuario entró un Atleti digno, pero herido. De él regresó un Atleti sensacional que avasalló al Barça durante un cuarto de hora que valdría una Liga.

Nada más salir, en un disparo dificilísimo a la media vuelta, seco y violento, de ese instinto que le hizo grande, Villa remató al poste. No ha tenido suerte en el tramo final (este palo, el del Málaga), pero su trabajo fue emocionante. El mejor delantero de la historia de España, el único de este Atleti que lo ha ganado todo, sudando como un meritorio hasta caer rendido. Un ejemplo.

En el 48’, el Guaje se plantó ante Pinto y Adriano le rebañó el empate. Córner. Allí acudió Gabi sin saber que se dirigía hacia la gloria. El capitán puso el córner al lugar señalado, donde Tiago y Miranda realizaron una pantalla en la que quedaron atrapados los defensas del Barça. Y allí se alzó, imponente, Godín para cabecear picado a la red. Es justicia poética que a este Atleti que ha hecho del bloque su seña de identidad le hayan dado dos títulos sus pilares anónimos, sus fabulosos centrales: Miranda, la Copa y Godín, la Liga.

Quedaban 40 minutos, un mundo, pero el Barça no tuvo la orgullosa reacción que había mostrado antes su rival. Lo intentó, claro, pero vimos sólo una sombra del gigante que fue. Todo se acaba y, si este es el final de aquella época gloriosa, la mejor que uno ha disfrutado, sólo queda aplaudir. Pero mañana. En este día clave, el equipo no dio la talla.

El primero, Messi, al que su millonaria renovación no inspiró demasiado. Y aun así pudo acabar en héroe si Mateu no le hubiera anulado un gol por dudoso fuera de juego en el minuto 64. Pero no sirve de excusa. Si alguien controló el tramo final fue el Atleti, con un Koke majestuoso al frente. El dominio local sólo se tradujo en una ocasión clara: un tirazo de Alves que permitió lucirse a Courtois. El resto, barullo y el Atleti rondando el segundo a la contra.

Por experiencia reciente les diré que los últimos diez minutos se hicieron más largos que 40 horas de parto, pero estaba escrito: la Liga era del Atleti. Ha tardado 18 años, pero ha sido maravillosa. Mano a mano con los dos gigantes, exigiendo 90 puntos... Ya saben: "jugando, ganando, peleas como el mejor, porque siempre la afición se estremece con pasión cuando quedas entre todos campeón". Y así estamos, estremecidos. Sean felices hoy, espera Lisboa. Gracias, Atleti. Grande, Atleti.

Sigue el minuto a minuto del Atlético - Leverkusen en AS.com

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar