Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

BARCELONA

El Barça se ve con Luis Enrique a una semana del Celta-Madrid

Zubizarreta y sus colaboradores fueron cazados en una entrevista en casa del técnico asturiano en Gavá. El director deportivo estuvo tres horas en casa del entrenador.

Las cámaras de Cuatro fueron las primeras, luego llegaron los micrófonos de la SER y luego un fotógrafo de SPORT. Todos ellos dejaron constancia de la reunión que mantuvieron en el día de ayer desde las 12:15 horas del mediodía hasta las 15:30 de la tarde (se supone que comieron) el director deportivo del Barcelona, Andoni Zubizarreta junto a sus colaboradores Narcís Juilà (coordinador del fútbol profesional) y Albert Valentín (secretario técnico) con Luis Enrique Martínez. Éste es el candidato destacado a ocupar el banquillo del Barça la próxima campaña y, curiosamente, el entrenador del equipo que debe enfrentarse al Real Madrid el domingo con la opción de servir la Liga en bandeja al conjunto blaugrana.

Conociendo a los interlocutores, parece claro que el objeto de la reunión era el de intercambiar puntos de vista respecto a la planificación de la plantilla blaugrana de cara a la temporada que viene. Pero que coincidiera en la semana en la que el Celta debe recibir al Madrid le da un aire de contubernio difícil defender. Es aquello de que la mujer del César, además de ser honrada debe de parecerlo.

Mañana movida. Zubizarreta cambió ayer los planes de buena parte de la junta. Hace tiempo que el director deportivo va a su aire y que no se fía del entorno directivo. Hace dos semanas, en la reunión de la junta directiva, una parte de la misma se levantó contra el presidente exigiendo que el director deportivo se presentara en la sala para explicar los planes para reforzar al equipo ya que, a su juicio, éstos se llevaban con mucho secretismo entre el propio Zubi, Bartomeu y Jordi Mestre, nuevo vicepresidente deportivo.

La reunión fue tan tensa y subida de tono que alguno de los asistentes llegó a abandonar la sala. Tras unos momentos de tensión, todo volvió a su cauce y el presidente Bartomeu prometió que Zubi presentaría su informe ante la Delegada y la junta.

Esta idea no gustó nada a Zubizarreta, que ayer no se presentó ni a la Delegada (reunión de ejecutivos y directivos previa a la junta) ni a la reunión de la directiva. La explicación a esta ausencia la desvelaron las cámaras de Cuatro al mediodía cuando emitieron el vídeo de la reunión. Zubizarreta estaba haciendo una gestión de la que la mayoría de los directivos blaugrana se enteraron al mismo tiempo que el resto de los televidentes.

Una gestión que viene a ahondar en la distancia cada vez más grande que separa a una parte de la junta de la presidencia y de la dirección deportiva. Una brecha que se abre y que lleva a que decisiones técnicas que antes eran absolutamente asumidas (porque llegaban con el aval de un presidente como Rosell que no admitía disidencias y menos en el terreno futbolístico) ahora se cuestionen. Valga como ejemplo que mientras Zubizarreta y el presidente apuestan por Ter Stegen como nuevo portero, una parte de la junta siga filtrando a los medios que el elegido debería ser Courtois.

Más allá de la lectura de la reunión en clave interna barcelonista y de si es bueno contactar con el próximo entrenador cuando el actual aún puede ganar la Liga (aunque el Tata ya le ha dicho a Zubizarreta que se irá) la oportunidad de la reunión es cuestionable.

No parece la mejor idea reunirse ante las cámaras con el entrenador del equipo que te podría facilitar el título de Liga y que es el número uno de tu lista de futuribles seis días antes de que vaya a jugar contra tu máximo rival. Es una postura difícil de defender.

Estadísticas AS.com