Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Real Madrid

Carlos Mendoza: "La deuda del Real Madrid es de 541 millones"

Florentino retiró la palabra al presidente de la Asociación por los Valores del Madridismo cuando criticaba su gestión económica en la Asamblea. Aquí cuenta su preocupación.

En la última Asamblea se le vio muy preocupado...

—En la Asociación por los Valores del Madridismo hemos estudiado las cuentas y el presupuesto. Tenemos un equipo bueno. Nuestro tesorero es auditor de la más importante empresa española del ramo, y hemos detectado cosas que no están explicadas por el presidente tal como son. Cosas que nos preocupan para el futuro.

—¿Qué estaba escuchando Florentino de su boca en la Asamblea para que le cortara?

—Lo principal es que la deuda del club es de 541 millones de euros, que es la suma del pasivo no corriente, que es lo que se debe a largo plazo, y el pasivo corriente, lo que se debe a corto plazo (señalados a la derecha). Florentino sólo reconoce la deuda financiera neta, que es lo que se debe exclusivamente a los bancos, unos 90 millones. Pero claro, el Madrid tiene más deudas que la de los bancos: las tiene con jugadores, con clubes, con entidades deportivas, con administraciones públicas, con proveedores. Todo ello suma 541 millones de euros, que es más del doble de la deuda que Florentino recibió de Lorenzo Sanz. Y encima, con esta deuda, quiere afrontar una reconstrucción del Bernabéu que él valora en 400 millones de euros de coste. Y luego dijo que no tenía cómo financiarlo, que recurriría a fórmulas ingeniosas...

—¿Hasta qué cifra es asumible la deuda del Madrid?

—Los ingresos son altos. Somos el club con más ingresos del mundo, pero también somos el número uno en gastos. Y mire, los ingresos venían promediando un aumento del 12% anual en la última década y en el último año sólo han subido un 1%. Y el gasto se dispara.

—¿Se reducen los ingresos?

—Supongo que por la coyuntura económica. Pues si hay incertidumbre, enfrascarse en este proyecto del Bernabéu de 400 millones no parece lo más prudente. Y hay otro dato, se han abierto dos líneas de crédito y se han tenido que pignorar los ingresos por el patrocinio deportivo y por las cuotas de socios y los abonos durante tres o cuatro años para ofrecerlos como garantía a las entidades de crédito, porque no se fían... Esto no lo digo yo, lo dice el informe económico del propio club (ver en la página siguiente).

—¿Qué significa que se hayan pignorado esos ingresos?

—Significa ‘dejar en prenda’. Es como cuando vas a una casa de empeño, te dejan dinero y tú dejas una garantía, un bien real. Si no cumples con tu compromiso de devolución del dinero prestado, se ejecuta esa prenda, ese bien real, un ingreso que el Madrid tiene asegurado año tras año.

—¿Cómo interpreta esto?

—Se deduce que los bancos le piden una garantía extra al Madrid porque no se fían de la solvencia del club. En condiciones normales no lo exigirían.

—¿Están incluidos en las cuentas, y por lo tanto en la deuda, los fichajes de Bale, Illarramendi e Isco?

—No, las cuentas se cierran al 30 de junio. Se incluirá en las siguientes. Y se amortizará. Si Bale costó 100 y tiene cinco años de contrato, por ejemplo, el año que viene contabilizará un gasto de 20 millones. La cifra que se pagó por Bale nos parece escandalosa.

—¿Para usted, tiene eso que ver algo con la venta de Özil?

—Lo han tenido que vender para compensar el gasto en fichajes, como a Higuaín. Con ello obtienen un colchón de resultados, un maquillaje contable para el año que viene. Tenga en cuenta que la venta de Kaká repercutirá muy negativamente en las cuentas. Quedaban dos años por amortizar. Serán unos 20 millones de gasto computado, más lo de Bale, Illarra, Isco o la subida de sueldos. Özil costó barato y se ha vendido más caro. Repercutirá muy positivamente en las cuentas, pero el enorme gasto se ha seguido haciendo y se acumula.

—También habló usted de Kaká en aquella intervención interrumpida...

—El año pasado el Milán pagaba 15 millones por él y nos ahorrábamos su ficha. Este año pagarán según lo que el propio Milán logre deportivamente. Curioso concepto. Ha sido un negocio ruinoso. Entre traspaso y salario, Kaká costó 120 millones y jugó 120 partidos. Más que con Adidas, me hubiera gustado que Kaká nos hubiera ayudado a ganar títulos.

—¿De qué manera es sostenible ese modelo de fichar?

—Lo que hay que mirar es la eficiencia del modelo. Desde que echó a Del Bosque, Florentino ha gastado 800 millones en jugadores para ganar una Liga y una Copa. El modelo es claramente ineficiente.

—¿La consecuencia del aumento de la deuda puede ser la conversión en SAD?

—Existe un riesgo. Si la deuda llega a ser inasumible, se requeriría inyectar capital. Otra vía para la conversión sería que la Ley del Deporte obligara. Y una más, la investigación que hay abierta en la Unión Europea sobre una posible financiación  en forma de subvención pública encubierta...

—¿Qué sabe de esto último?

—No mucho. Es una información que creo que sacó The Independent. Lo cierto es que el convenio con el Ayuntamiento para el cambio de ordenación urbana para la construcción del nuevo Bernabéu está pendiente de resolución tras recurso. Como resultado del convenio suscrito entre Madrid y Ayuntamiento, el club iba a recibir 430.000 euros, que era lo que estaba presupuestado. Al final quedó liquidado al año siguiente en un ingreso de más de 24 millones. Curiosamente, con esa cantidad, el club no dio pérdidas antes de la convocatoria de unas elecciones...

—¿Peligra que el Madrid siga siendo de sus socios?

—Hasta ahora el presidente tenía un discurso muy claro al respecto. Pero a raíz de la pregunta repetida en las reuniones previas a la última Asamblea sobre si puede haber obligación de convertirse...

—¿Usted estaba presente?

—Sí, sí... En principio el presidente dijo que esa información no era fidedigna, y que si hubiera alguna posibilidad sería porque nos tuvieran que obligar. Y dijo, “y si nos obligan, no pasa nada, porque cada socio tendría una acción”, y dijo que la acción no se podría vender... A mí me preocupa que diga que “nos podrían obligar”. Me recuerda a aquello que dijo: “Yo quería que hubiera seguido Mourinho, pero hemos llegado a un acuerdo para que se desvinculara porque era lo mejor para el Madrid”. Temo que termine diciendo: “Yo hubiera querido que el club siguiera siendo de sus socios, pero...”. Al final, parece que las cosas van ocurriendo y que nadie dice nada.

—¿Viene en la memoria si pagaron finiquito a Mourinho?

—No, razón suficiente para votar en contra de las cuentas. Y ahora estamos (su Asociación) detrás del contrato de Fly Emirates. Del mismo modo que dicen que Forbes nos considera el club más valioso, habría que decir que Forbes afirma que el contrato con Fly Emirates está muy por debajo de su valor real.

—¿Cuánto pagan?

—Creo que 25 millones al año... Pero claro, ¿por qué negociaron mal? ¿Tendrá algo que ver que Mourinho era imagen en esos países? ¿Ha tenido algo que ver la rescisión de Mourinho? Son preguntas que no pude hacer en la Asamblea.

—¿Cuáles más?

—La marca Madrid es muy poderosa. Pero se podría evitar que hubiera tantos gastos. Me parece excesivo que haya 31 altos cargos que cobren 270.000 euros de media al año.

—¿Tiene opinión sobre las promesas incumplidas de obras faraónicas de Florentino?

—El Resort se anunció a bombo y platillo. El Madrid ha tenido que devolver ahora dos o tres millones de euros que cobró por ceder el uso de la marca. Tenemos poca información sobre eso, desde luego. Luego está el Parque Temático. ¡No tienen el máster plan! Y el Bernabéu nos preocupa más. La necesidad de la obra es discutible y la rentabilidad, dudosa. Las obras durarán dos años, una incomodidad. Ya lo prometió en 2004. Quiere que sea una referencia arquitectónica mundial. Nosotros, en cambio, queremos que el Madrid sea una referencia mundial por sus valores, por sus principios y por sus éxitos deportivos...

—Sin ánimo de interrumpirle y para terminar, ¿le queda algo por decir?

—Que ni antes (por su Asociación) éramos Florentinistas por apoyar propuestas que nos parecían buenas, ni ahora somos oposición por contar la verdad. ¡Transparencia, por favor!

Estadísticas AS.com