Liga Adelante

liga adelante

campo fútbol
jugadores

Zaragoza

Cristian Lobato, otro lío de Agapito Iglesias a la vista

El fichaje de Lobato, otra sorpresa de Agapito, puede acabar en los tribunales, salvo que el jugador encuentre pronto un destino o acepte renegociar su contrato.

Cristian Lobato, otro lío de Agapito Iglesias a la vista Ampliar
OTRA OPERACIÓN CON RODRI. Cristian Lobato, con el Barça B. | FERNANDO ZUERAS

Lío grande a la vista en el Real Zaragoza. Y otra vez de por medio el representante José Rodríguez Baster 'Rodri', uno de los grandes damnificados del concurso de acreedores, quizá por ello artífice de muchas operaciones de un tiempo a esta parte, y el mismo al que Agapito Iglesias, una vez consumado el descenso, le ofreció sin éxito la gestión deportiva del club antes que a García-Pitarch. El fichaje del volante zurdo Cristian Lobato, con el que el Zaragoza firmó un contrato privado por cinco años el pasado mes de febrero, podría acabar en los tribunales, ya que el futbolista y su agente, después de no haber podido fichar este verano por ningún otro equipo por una lesión en una rodilla, quieren hacer valer ahora ese documento e integrarse cuanto antes a las órdenes de Paco Herrera, ya que al llegar teóricamente del paro puede hacerlo en cualquier momento.

El grave problema es que su salario anual es de 800.000 euros brutos y la Liga de Fútbol Profesional, con el nuevo control financiero, jamás autorizaría su inscripción por el Real Zaragoza, que sólo consideraría su incorporación en unas nuevas condiciones (unos 100.000 euros de ficha) y tras una nueva y exhaustiva revisión médica. Así que la polémica, aunque silenciada de momento por sus protagonistas, está más que servida y amenaza con no dejar de crecer en los próximos días.

La historia del fichaje de Lobato por el Real Zaragoza es ciertamente rocambolesca y desafortunada. El jugador, de 24 años, acababa su contrato con el Barcelona B el pasado 30 de junio y su agente empezó a ofrecerlo a medio fútbol español seis meses antes de esa fecha. Se le dio por fichado por el Sevilla, pero fue el Zaragoza, en una negociación secreta de Agapito con Rodri, el que logró firmarlo en febrero por cinco temporadas y un sueldo de 800.000 euros, pendiente de la preceptiva revisión médica. Además, se pactó una elevadísima comisión para su agente de 1,2 millones -que todavía no se  ha hecho efectiva-, y una cláusula de desenganche o indemnización, por si el Zaragoza bajaba a Segunda, como así sucedió, de 300.000 euros. Consumado el descenso, el salario de Lobato escapaba por completo a la nueva economía del Zaragoza y García-Pitarch se encontró con la patata caliente a su llegada al club aragonés el 5 de julio. El Zaragoza, según fuentes de la entidad aragonesa, citó inmediatamente al futbolista catalán para un reconocimiento médico y ahí se le apreció una importante lesión crónica en el tendón rotuliano de una rodilla que ya le había impedido jugar con el filial del Barcelona la última parte de la temporada 2012-13.

Entonces, Lobato, aprovechando las posibilidades de la mencionada cláusula de desenganche, válida hasta el 31 de agosto, quiso probar suerte en Inglaterra, pese a estar en la agenda del Espanyol, el Levante, el Elche y el Rayo. A mediados de agosto estuvo a punto de fichar por el Reading FC, de la Segunda División inglesa, pero tampoco superó el reconocimiento médico y tuvo que regresar a Barcelona, donde se encuentra recuperándose de su lesión, a la espera de recibir el alta médica y de concretar un destino profesional.

Posible denuncia. Rodri no quiere entrar en ninguna polémica pública con el Zaragoza, lo mismo que le sucede a García-Pitarch con el agente catalán, pero la única posibilidad de que el Zaragoza inscriba a Cristian Lobato en la Liga de Fútbol Profesional es que el contrato anterior quede sin efecto y se redacte uno nuevo con otras condiciones salariales y pendiente del resultado de ese segundo reconocimiento médico. Sin embargo, Rodri y Lobato, salvo que en los próximos días encuentren otro destino atrayente, quieren hacer valer ese contrato privado, que para el Zaragoza es nulo, denunciándolo, si es preciso, en los tribunales de justicia. Ésta es la última sorpresa de Agapito.

"Lo lleva todo Rodri, mi agente"

Cristian Lobato Villegas (Sabadell, Barcelona, 1989) aseguró ayer a AS que la próxima semana recibirá el alta médica después de haber decidido seguir un tratamiento conservador de su lesión en el tendón rotuliano de una rodilla y haber descartado el quirófano. El jugador fue muy prudente y se remitió a su representante para todo lo relacionado con el Real Zaragoza: "No sé nada, eso lo lleva todo mi agente y hace días que no hablo con él. Lo único que me importa es recuperarme de la rodilla". Lobato es un futbolista de una notable calidad que se inició en el Hospitalet y jugó las dos últimas temporadas, con excelente rendimiento, en el Barcelona B. Con 24 años y al no tener cabida en el primer equipo, el Barça decidió no renovarle su contrato y ahí entró Agapito Iglesias.

Estadísticas AS.com