Actualizado

Actualizado a las

Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

REAL MADRID | El gales habla a su equipo

Bale: "Estoy muy disgustado"

El agente del jugador: "Bale está muy disgustado con Villas-Boas por lo que dijo en Mónaco y está pensando no ir ni siquiera a la Ciudad Deportiva esta semana".

Marco Ruiz

Londres

Gareth Bale se despertó ayer por la mañana en Cardiff, donde ha ido a pasar sus días de descanso, con el sobresalto de leer lo que Villas-Boas había dicho de su situación tras perder 5-2 en Mónaco. El técnico llegó a pronunciar estas palabras: "Lo único que le hemos dicho al Madrid es que el jugador no está en venta, así que el acuerdo no es para nada inminente como se dice. Estamos hablando con ellos (con el Madrid) por respeto tras la operación con Modric del verano pasado". Al crack galés no le sentó nada bien leer eso en los periódicos. Fueron unas declaraciones recogidas por Sky Sport a última hora de la noche del sábado que ese día (por la hora) casi no tuvieron trascendencia. Y al ser leídas por Bale ayer por la mañana, se desencadenó la tormenta.

El propio jugador llamó al club para confirmar que el técnico había dicho eso. Bale no era capaz de entender el mensaje, justo en la víspera de una gran cumbre entre el Madrid y el Tottenham para cerrar el traspaso y con él en una situación más que delicada, en el disparadero ante la afición, sin querer entrenarse con el resto del grupo y habiéndose negado a jugar todos los partidos de la gira asiática y a viajar a Mónaco. "Surrealista", pensó. Y acto seguido amenazó al club con no acudir a entrenarse mañana, cuando está citado tras su descanso (en principio era hoy, pero Villas-Boas decidió, en Mónaco, dar un día más libre a sus futbolistas).

Fue el propio agente del jugador, Jonathan Barnett, quien se encargó de deslizar a algunos periodistas lo que había pasado: "Bale está muy disgustado con Villas-Boas por lo que dijo en Mónaco y está pensando no ir ni siquiera a la Ciudad Deportiva esta semana porque en estos momentos está muy contrariado". Y el Tottenham, por su parte, se apresuró a lanzar otro mensaje: "El jugador está citado para trabajar el martes a las 10:30, como el resto de la plantilla, y si no aparece, será multado por indisciplina restándole la multa de su sueldo semanal", que es de 70.000 libras a la semana más otras 30.000 también semanales por bonus (aunque los bonus se hacen efectivos al final de la temporada). Aún no ha trascendido por cuánto sería multado.

El entorno de Bale asegura que no quiere recurrir al transfer request porque no quiere quedar marcado de por vida por ello. Es una petición de traspaso no vinculante de forma legal que realizan los jugadores para que sus clubes faciliten su salida, y que suele ser respetada en una liga en la que no hay cláusulas de rescisión. Modric recurrió al transfer y aún así, le costó salir. Y con transfer o sin él, la situación de Bale en el Tottenham es cada vez más tensa, casi insostenible.

El jugador está refugiado en una casa familiar en las afueras de Cardiff, su ciudad natal, que está a tres horas en coche de Londres, en permanente contacto con su agente, que le mantiene al tanto de cómo van las negociaciones entre clubes por su fichaje y desde donde medita su estrategia a seguir. Es en Gales, junto a sus padres, su mujer y su pequeña de ocho meses, donde cuenta las horas para conocer su futuro, incluso sin saber si volverá a entrenarse con los Spurs.

Estadísticas AS.com