Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Real Madrid

Gareth Bale: ya hay acuerdo con el Tottenham por 120 millones

Será oficial cuando Levy cierre la contratación de tres refuerzos. La presión del jugador galés estos días ha sido decisiva para que el dueño del Tottenham acepte el traspaso.

Carmen Colino / Sergio Gómez

El Real Madrid y el Tottenham han llegado a un acuerdo por Gareth Bale. Tras durísimas negociaciones entre los dos clubes, han cerrado un pacto verbal por 120 millones de euros. Aún queda por determinar la forma de pago de los blancos y si al final se va a rebajar algo el precio incluyendo a jugadores en la operación (Villas-Boas querría a Coentrao, también le gusta Di María y la última petición spur ha sido Morata. Pero el Madrid se ha mostrado tajante y ya le ha comunicado que el canterano no se moverá del Madrid ni entrará en ninguna negociación).

De momento, el acuerdo no se hará oficial por expreso deseo de Daniel Levy. El presidente del Tottenham le ha hecho esta última petición al Madrid explicándole que necesita unos días para acometer dos o tres refuerzos y cerrar la plantilla de la próxima temporada. El primero en llegar será Soldado. Los dos clubes ya tienen cerrados todos los flecos y se oficializará en las próximas horas. Luis Suárez es el segundo nombre en el que están interesados. Tendrían que negociar con el Liverpool sabiendo que el Arsenal tiene muy adelantadas las conversaciones. En cuanto se concreten todas las llegadas al Tottenham, se hará oficial el fichaje de Gareth Bale por el Madrid.

Las conversaciones han sido muy tensas. Levy las ha llevado personalmente, como hace en todas las negociaciones de los Spurs. El interlocutor del Madrid ha sido el director general corporativo José Ángel Sánchez, pero siempre con Florentino Pérez al tanto de cada paso que se ha dado.

Claves. Ha sido decisiva la voluntad del jugador, de 24 años, y la presión que ha hecho en los últimos días exigiendo que le dejaran irse, tal y como le prometió Levy en la última mejora de contrato que firmó la temporada pasada. Primero habló con él en Hong Kong. Al ver que no surtía efecto, se negó a jugar en la gira por Asia alegando unas molestias musculares. El último paso fue, a la vuelta de la gira, presentarse en las oficinas del club, el pasado martes, con sus padres y reclamarle su libertad al presidente.

Levy se ha quedado solo y por eso ha tenido que dar su brazo a torcer y cerrar el acuerdo de traspaso. Sus consejeros fueron los primeros que le hicieron ver que si la voluntad del jugador era irse debían acatarla y sacar la mayor cantidad de dinero posible para conseguir un equipo competitivo y aspirante a entrar en la Champions League. Luego fue Villas-Boas el que se rindió, como se explicó en la edición de ayer de este periódico.

El técnico portugués, que era inflexible a su salida, viendo que no había solución posible, le transmitió a Levy la urgencia de adelantar los plazos y buscar una solución. El año pasado, la salida de Modric en el último momento le trastocó todo y no quiere que le ocurra lo mismo.

Amistoso. Entre hoy y mañana decidirán si el futbolista viaja a Mónaco para jugar un amistoso el sábado. La voluntad de Bale es no ponerse más la camiseta del Tottenham y espera que se lo respeten. Ahora que hay acuerdo entre los dos clubes, lo más lógico sería que el futbolista se quedara en Londres y siguiera entrenándose hasta que pudiera incorporarse al Madrid. Pero Levy no se lo pondrá fácil y querrá tenerlo al límite hasta el último día.

Estadísticas AS.com