Actualizado

Actualizado a las

Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

BARCELONA

Tito Vilanova tiene que dejarlo

Sandro Rosell anuncia que el técnico abandona la dirección del primer equipo por su enfermedad y que la próxima semana el club fichará un nuevo entrenador.

Tito Vilanova tiene que dejarlo Ampliar
Sandro Rosell y Andoni Zubizarreta, durante la comparecencia de prensa en la que anunciaron la renuncia de Tito Vilanova. | Getty

En una comparecencia de poco más de tres minutos, Sandro Rosell, presidente del FC Barcelona explicó, visiblemente afectado, la noticia que "jamás quisiera haber comunicado". Tito Vilanova deja de ser entrenador del Barcelona a causa de que "después de evaluar unas pruebas rutinarias de seguimiento de su dolencia, a Vilanova se le presenta la opción de seguir un tratamiento para controlar su enfermedad que le hace del todo incompatible la tarea de ser entrenador de la primera plantilla del FC Barcelona".

El mazazo deja a la entidad blaugrana en estado de shock y en un momento en el que todas las disputas quedan en nada. Rosell lo resumió de una manera tan brutal como directa: "Ha llegado el momento de pensar primero en las personas y luego en el club".

Tal y como pasó el pasado diciembre, cuando el Barcelona suspendió la rueda de prensa del presidente y la tradicional comida de navidad con los medios de comunicación a causa de la inesperada recaída de Vilanova, que le obligó a viajar a Nueva York, ayer el club barcelonista se vio de nuevo golpeado por la adversidad.

Secuencia. El jueves, el Barcelona tenía prevista una doble sesión de entrenamiento y se suspendió la de la tarde. En principio, pareció un guiño del técnico al buen trabajo de sus pupilos en la sesión matinal, pero al final resultó ser el preludio de una sucesión de acontecimientos nefastos.

Vilanova, se sometió a unos exámenes rutinarios. Ayer, dirigió con normalidad la sesión matinal, pero luego recogió los análisis de los exámenes patológicos. Las noticias remitían al diciembre pasado y se hacía necesario actuar.

Inmediatamente, se priorizó el aspecto personal. Lo primero era informar a la familia, incluidos los familiares que estaban en el extranjero antes de comunicar la noticia a los miembros del vestuario. En el interín del tiempo, se convoncó una rueda de prensa del presidente y el director deportivo, pero la noticia ya era un secreto a voces.

Ante la situación, el Barça activó un Plan B de urgencia que requirió el compromiso de todos sus empleados. Fueron horas de dudas y de incertidumbres. Por una parte, el desánimo ante la noticia paralizaba cualquier reacción, por otra, la responsabilidad del cargo exigía la búsqueda de soluciones.

En primera instancia se pensó en cerrar el contrato del sustituto de Vilanova de una manera inminente, pero luego se observó con acierto que no era momento de hablar de futuro sino de apoyar al técnico. El mensaje debía ser único. Ánimo a Tito.

Los jugadores y el resto del staff solicitaron al club la suspensión del partido que hoy se tenía que jugar en Gdansk. Se pudo cancelar una hora antes de la comparecencia del presidente.

Hecho un poema, Rosell acometió la intervención más complicada de su presidencia. Apoyado por un Zubizarreta que pagaba con la cara, el presidente del club no pudo disimular la emoción mientras comunicaba la noticia ante una sala de prensa en silencio cuyas primeras filas estaban ocupadas por una plantilla que por muy acostumbrada que esté a los golpes bajos no podía disimular su sentimiento de impotencia.

Contagiado de la valentía que exhibe su entrenador ante las adversidades, Rosell fue firme al asegurar que "la vida continúa, este es un golpe muy duro, pero este club ha sufrido muchos golpes duros y se ha levantado siempre. Esto no será una excepción. Únicamente pido el máximo respeto a la privacidad de la familia".

Estadísticas AS.com