Estás leyendo

"Gil me dijo que él era el amo; yo dije: 'Me cago en el contrato"

COCO BASILE

"Gil me dijo que él era el amo; yo dije: 'Me cago en el contrato"

"Gil me dijo que él era el amo; yo dije: 'Me cago en el contrato"

Claudio Bejarano

Alfio Basile (Bahia Blanca, 1943) fue, es y será el único que ha entrenado a Maradona y a Messi. Con su voz de clavel varonil plantó cara al Jesús Gil que devoraba entrenadores.

Pues aquí estamos, en el restaurante La Raya. ¡Aquí ha hecho muchas sobremesas Di Stéfano!

¡Sí! Alfredo venía siempre acá, con Adolfo Pedernera, con Rossi... Y yo aprendía con ellos. Rossi fue el que me puso a mí en primera. Son estrellas del fútbol argentino. Y Di Stéfano es una estrella mundial porque se fue al Real Madrid. Contaba y contaba anécdotas, de Pancho Puskas, de Rial... Eran noctámbulos, les gustaba la bohemia y la noche duraba hasta cualquier hora, con unos buenos tragos de whisky scotch.

Hablando de cracks mundiales, Coco Basile es el único entrenador, y lo será para siempre, que ha entrenado a Diego Maradona y a Leo Messi.

Sí, yo tuve la suerte de dirigir a dos cracks extraordinarios.

¿Cómo se les entrena? ¿Qué se les puede enseñar?

A esos jugadores extraordinarios los ubicas dentro del equipo que armas, pero después juegan totalmente libres con su talento y habilidad, de tres cuartos del campo para adelante. No les tienes que enseñar nada, ofensivamente nada.

¿Y defensivamente?

Nunca marcaron a nadie. Siempre jugaron ofensivo y con creatividad, no les tienes que decir nada. A ellos dos y a Pelé, que yo jugué contra Pelé, y no vi a Di Stéfano que dicen que era una cosa extraordinaria, a estos cracks no les puedes decir nada porque son todo inspiración, talento e inventiva.

Messi, sin Iniesta, Xavi, Busquets y la gente del Barça, ¿sería menos crack?

Sería menos crack, porque está bien rodeado. Sin esas circunstancias igual no lo hubiese podido demostrar. Pero los grandes jugadores terminan jugando en grandes equipos. Pelé lo demostró en el famoso Santos, que en ese momento era el Barcelona de ahora, obviamente sin el márketing que existe ahora. Después vino Maradona, que era un crack desde los 15 años.

¿Y cómo hace la comparativa de Maradona con Leo?

No se pueden comparar porque son distintos. Leo yo lo tuve en el 2007 en la Copa América, yo tenía en ese equipo a Riquelme, Zanetti, Cambiasso, Ayala, todas estrellas, figuras, Crespo, Tévez, y él ni hablaba. Él se instalaba en la derecha, y yo le decía, tienes que jugar libremente por todo el campo, te doy libertad total para que juegues por todo el campo. No se animaba porque él tenía de estrellas a otros, ahora la estrella es él. Parece mentira que va a hacer seis años de la famosa Copa América de 2007, hasta yo me sorprendo. Y él después se hizo goleador, porque en ese tiempo no era goleador, hacía goles de vez en cuando.

Lo que hace ahora es espectacular, lleva 18 jornadas seguidas marcando, nadie en la historia lo ha logrado.

Nadie en la historia ha conseguido los récords que Messi va batiendo. Y creo que nadie no lo va a hacer nunca más.

Y Cristiano que es otro crack queda eclipsado. Cristiano es otro fenómeno y si no existiese Messi, sería el mejor.

-Messi mató a Cristiano Ronaldo, lo mató en el sentido figurado de que si no sería el número uno. Y mientras Messi, ya lo dijeron varios, no es terrestre, es extraterrestre, la velocidad a la que lleva el balón atado al pie y la inspiración donde le manda mensaje la mente al músculo, lo hace todo en una décima de segundo y los goles parece que fueran siempre igual. Nunca falla un gol, falla una cada diez oportunidades.

Pero Maradona en Nápoles y en el Mundial 86 tenía menos potencial que Leo en el Barça.

Eso es verdad porque Messi tiene un equipo que yo no vi en mi vida, jamás. Es la revolución del fútbol, es mundial.

¿Más que el Brasil del 70 o el Milán de Sacchi?

Sí con Sacchi, el Milán era un equipazo, pero duró menos. Estos ganan y ganan y ganan y algún día les toca perder y la gente como es envidiosa, cuando le toca perder ya dicen que no pueden más, que se acabó, que terminó el ciclo, esas locuras que se dicen. Y le meten cuatro al Milán.

Se dice en España: ¿qué haría el Barça sin Messi? Pues ganar dos Eurocopas y un Mundial.

Si España tuviera a Messi todos los demás sólo jugarían por ser segundos o terceros. Con Messi les metería seis a todos y sería imposible ganarle. Yo hacía fuerza por Argentina y cuando quedó fuera iba con España. El Mundial le ganaron ganando por 1-0 casi todos los partidos, teniendo el balón siempre con el 70 por ciento de posesión.

Luis Aragonés hizo a España ganar y Del Bosque continuó ganando.

Sí. Fue clave la continuidad que dieron los directivos al modelo. Antes España, con la furia, cambiaba constantemente. De Menotti podían ir a parar a Clemente o Bilardo. Pero llevaron el cambio con inteligencia y con esa camada de jugadores. Gocé mucho con España.

¿Qué fútbol le gusta más, el del Madrid o el del Barça?

El Barça. Para mí el Barcelona es algo anormal.

Sí, pero en el Bernabéu no gusta

(Interrumpe la pregunta). No importa, aunque le ganen. Nadie es superior futbolísticamente al Barça en ningún partido, aunque le gane. Le ganó el Chelsea, atacando una vez, pero no le ha superado futbolísticamente nadie, ni el Madrid cuando le ha ganado ahora. Y el Madrid tiene un gran técnico. Puede despertar odios y amores, ese muchacho que declara de una forma que a mucha gente le puede molestar, pero a mi como técnico me gusta, se nota que es muy vivo, muy estratega y por algo gana, porque suerte no es. Es un gran técnico. Pero el Barça tiene una escuela insuperable, bella. Es la estética.

Decía que al Bernabéu no le gusta tanto toque, le gusta un fútbol más vertical.

Bueno a lo mejor a usted no le gusta, pero yo digo lo que me gusta a mí. Nunca vi una cosa igual al Barcelona. Luego están los gustos de cada uno, si te gustan que se cuelguen del travesaño y de un córner

¿Simeone aprendió de usted como técnico?

No le enseñé nada, pero algo habrá aprendido de mí de tantas veces que estuvimos juntos en la selección.

¿Y le esta sorprendiendo como entrenador?

Me encanta el Cholo, su personalidad. Dios quiera que le vaya muy bien y va a ser, sin lugar a duda, el futuro técnico de la selección argentina. Tiene todo, tiene personalidad, es ganador, vive para el fútbol, joven, con mucho ímpetu. Se tiene que tranquilizar un poco, agarrar un poco más de experiencia, más tranquilito. Es muy inteligente, como lo era de jugador. Tácticamente era un jugador muy importante.

En España aún se recuerda la frase que le dijo a Jesús Gil.

Le vine a decir "tu contrato me lo paso por el orto". Mi frase fue "me cago en el contrato. Cobro hasta hoy y no te quiero ver nunca más". Y el Panadero Díaz dijo: "Quien no te va a cobrar es Basile, yo te voy a cobrar hasta la última peseta". Estamos hablando del año 95.

¿Cómo fue su experiencia con Jesús Gil?

Era una persona muy difícil. Gil me decía, "yo soy el amo", una palabra fuerte. "Yo soy el amo de todo esto, no soy presidente, soy el amo, todo esto es mío, el estadio, todo". El consideraba que era dueño de todo y tenía derecho a decirle cualquier barbaridad a un jugador profesional. Y entraba al vestuario y se armaba. Yo no aguanté eso. El gran lío se armó un día que empatamos a cero en Logroño y el Tren Valencia falló ese día dos goles debajo del arco. Gil entró al vestuario le dijo de todo y, claro, yo intervine porque no iba a consentir que a un jugador mío le dijera eso. Ahí se armo todo.

¿Le dijo aquello de "al negro lo mato"?

No quiero repetir lo que dijo. Le dijo de todo. Y luego esa misma noche, nos cruzó en la radio José María García y así se terminó todo. Al día siguiente fui al club a despedirme de todos los jugadores y al pasar por la galería donde están todas las oficinas desde el principio todo era silencio, pero empezaron a salir empleados y a decirme, "grande porteño, por fin uno que se le arrima". Y empezaron a aplaudirme. No me olvido de eso, fue una emoción.

Le faltó triunfar en la Liga.

¡Sólo estuve tres meses! Llegué con el equipo antepenúltimo y dejé al equipo en UEFA, cuando faltaban tres jornadas que me fui.

¿Por qué ningún entrenador argentino ha triunfado en España con rotundidad?

A Simeone le va a ir bien. Simeone ya ganó

Estas paredes han escuchado infinidad de anécdotas de fútbol.

¡Y de boxeo! Esto es como De María en Madrid. Allí también formé yo un grupo de tertulia con Simeone, Redondo, también empezó a venir Kiko. ¡Fue un jugador bárbaro! Creo que él nunca tomó en serio sus condiciones, ¡tenía unas condiciones bárbaras, una técnica, todo! Me acuerdo de un gol que metió de cabeza

Usted enseñó a Kiko a rematar de cabeza.

Sí, algo sí. Kiko ejecutaba los córners en el Atleti y yo le dije: cómo vas a tirar vos los córners con la altura que tienes, ¡mides 1, 90! Los córners los tiene que tirar Kosecki. Y el domingo ganamos 3-1 y Kiko marcó de cabeza y vino y me dijo "grande maestro". Y empezó a cabecear en todos los entrenamientos y a aprovechar su altura.

Y un Papa argentino: ¡estará contento!

El Papa Francisco es de mi barrio, de Flores, donde yo vivía, nunca tuve la oportunidad de estar con él, no lo conozco personalmente, aunque ahora toda la gente dice que lo conoce, ahora todo el mundo es amigo de él, que iba al colegio con él ¡todo mentira!

La última vez que Argentina salió campeona fue con Coco Basile de seleccionador: Copa América de 1993).

¿Influirá el Papa para que Argentina vuelva a campeonar y gane su tercer Mundial?

Sí, sí, va a influir. ¡Y Messi! Le tengo mucha fe.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar