Actualizado

Actualizado a las

Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | SEVILLA 2-ATLÉTICO 2

Diego Costa y Falcao hacen que la final de Copa sea un derbi

Los dos delanteros del Atlético pusieron el 0-2. Los tantos de Navas y Rakitic de nada sirvieron a un Sevilla muy nervioso. Rojas a Medel y Kondogbia.

El 18 de mayo hay derbi (Eurovisión mediante, que Spain is different). No dejó escapar el Atleti la oportunidad de situarse en el escenario ideal para borrar de un plumazo catorce años de frustraciones contra el Madrid. Sería muy suyo. Quedan meses para soñar y temer, pero la historia concede un argumento sólido a los rojiblancos: cuatro veces se han enfrentado en la final y tres levantó el Atleti la Copa (todas en Chamartín, por cierto). Pero eso será en mayo, ayer la acción residía en Sevilla. Y donde está la acción está Diego Costa.

Un diluvio impidió que El Arrebato encendiera aún más el Pizjuán cantando el himno antes del inicio, pero el que enfrió los ánimos locales fue Diego Costa. El brasileño sólo concedió al impetuoso Sevilla seis minutos de esperanza y, entonces, de la nada sacó un gol. Un golazo, disculpen. El balón botó en la frontal con ventaja para Fazio y Botía, que pensaron que aquel que llegaba a la carrera era un humano y no una bestia. Dudaron los centrales, rebañó el balón, recortó a Botía y marcó con un tiro raso y ajustado desde fuera del área. Cada día escribimos que Diego Costa ha llegado, para al día siguiente descubrir que aún estaba en camino. Qué futbolista.

El gol colocó al Sevilla al filo del abismo, pero Navas no le permitió caer. Aliado con Alberto, prometedor lateral con forma de dado, el extremo fue empujando al Atleti hacia Courtois. Medel colaboró a su manera, embistiendo sin mirar si delante tiene un colchón, un muro o un futbolista. Así lesionó a Tiago, con una patada que le rompió el cúbito, y rozó el gol, con un cabezazo fuera al que sólo su fe permitió llegar. Y cuando el Pizjuán recuperaba la fe, se la quitó Diego Costa, esta vez en coproducción con Falcao.

El contraataque no parecía gran cosa, cuatro defensas frente a los dos delanteros del Atleti, pero qué delanteros. Falcao abrió a la banda donde, una vez más, Costa llegó a un balón que asomaba inalcanzable. Quizás para otro. El Tigre le agradeció el esfuerzo comiéndose a Botía, que aún le está buscando, para rematar el pase de su compañero. Era el minuto 29 y la eliminatoria quedó sentenciada.

Como el admirable Pizjuán no entiende de imposibles, el Sevilla se obligó a olvidar que necesitaba cuatro goles. El partido lo agradeció y el esfuerzo tuvo premio con un golazo, de quién si no, de Navas. Reyes y Alberto marearon a Juanfran y el de Los Palacios definió como el fenómeno que es: rosca inalcanzable. Leve esperanza al descanso.

La segunda parte nació con un cuarto de hora fantástico, atacando el Sevilla y respondiendo el Atleti. Manu, Diego Costa, Rakitic, Falcao y Negredo fallaron al rematar cinco ocasiones de libro, pero según se quedaban sin tiempo los de Emery fueron cambiando de objetivo: del gol a Diego Costa.

Excepto el gol de Rakitic ya en el descuento, la última media hora fue una fea pelea en el fango, con el Sevilla obsesionado en perseguir a su incómodo enemigo. El Atlético sufrió viendo venir un cruce de cables que dejara a su nueva estrella sin final, pero fueron Medel y Kondogbia quienes perdieron los papeles: en sendos rifirrafes con Costa, ambos dieron continuidad a una falta con una agresión al brasileño tendido en el suelo. Dos rojas. Pero ya todo eso da igual, el Atleti del Cholo Simeone suma y sigue. Ahora le queda el reto definitivo: final más derbi. El escenario perfecto.

Estadísticas AS.com