Actualizado

Actualizado a las

Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | 23ª jornada

El carrusel

El sábado dejó una nueva exhibición de Cristiano. El domingo el turno fue para Iniesta, que se sacó de la chistera un partido de autor con el que recordar quién es el líder.

Aritz Gabilondo

El personaje, Cristiano: la estrella que no parpadea

Cristiano fue una estrella fugaz para el Sevilla en el Bernabéu. Una luz cegadora que atravesó el campo de portería a portería cuantas veces quiso. La vertiginosidad de su fútbol mantiene el optimismo en el Madrid. No hace falta un fútbol excelso para que el centelleante rastro del portugués sentencie los partidos. Al mismo tiempo acumula goles y supera con una facilidad sobrenatural a los grandes mitos del club en el ránking de máximos anotadores. El último en quedar en la cuneta es Gento —ni más ni menos— y ya sólo Hugo Sánchez, Puskas, Santillana, Di Stéfano y Raúl están por delante de él. Palabras mayores para cualquiera menos para Cristiano. Su fulgor no deja de deslumbrar.

Héctor vivió sueño y pesadilla a la vez

Uno siempre sueña con debutar en Primera. Es el objetivo de todo aquel niño que invierte su tiempo en el fútbol. Y eso que nadie asegura que la historia sea feliz. No lo fue, por ejemplo, para Héctor Hernández. El joven lateral izquierdo del Zaragoza se estrenó en La Romareda después de ganarse la confianza de Manolo Jiménez. Sus buenas actuaciones en el filial ayudaron. Así, tuvo minutos en Copa ante el Sevilla y viajó al Camp Nou en Liga, aunque no jugó. Ayer, Litri, como le llaman, por fin debutó ante su gente y la experiencia sólo le duró 22 minutos. Dos amarillas le mandaron al vestuario antes de tiempo. Sueño y pesadilla a la vez. Extraño.

La internacionalidad no siempre se cobra

Hay carreras brillantes que a veces no encuentran el premio de la internacionalidad. Sobre todo en puestos cerrados como el de portero. Quién no recuerda los casos de Buyo, Abel o Ablanedo, excelentes guardametas que, sin embargo, no tuvieron el peso esperado en la Selección. En Argentina hay un ejemplo flagrante en estos momentos con Willy Caballero. Su nivel en el Málaga debería convertirle en fijo para Sabella, pero quizá los 31 años con los que cuenta y la falta de experiencia previa en el equipo le cierran las puertas. Ni Romero ni Andújar ni Cristian Álvarez están mejor que él, es obvio, por lo que Willy engrosa la peculiar lista: estrella de club, espectador de selección.

Iniesta hace del estadio un museo repleto de sus obras

La sesión matinal del Camp Nou se convirtió en una jornada de puertas abiertas para el museo Andrés Iniesta. La extensa obra que desprenden sus acciones debería estar bajo tutela del Ministerio de Cultura. No hay control, pase o conducción que pasen inadvertidos. No hay fútbol en el mundo tan angelical y armónico como el suyo. El sonido que le acompaña cuando la pelota está en sus pies es como el de una caja de música: cautivador, tierno, suave... El manchego desbrozó al Getafe con el tacto y la finura de los mejores cirujanos. Un gol e innumerables detalles para elevar su encuentro a la categoría de fuera de clase. Llegará un día en el que el museo de Andrés cierre las puertas. Hasta entonces disfrutemos de su creación. Genial creación. Inigualable.

La gloria también es para mortales

El fútbol de élite cada vez está más lleno de jugadores de tierra y barro. Gente que sabe lo que es militar en Segunda B o Tercera antes de alcanzar la cúspide. Eso les da una mayor dimensión. El rayista Piti es uno de ellos. Surgido de clubes de categorías bajas como Novelda, Tàrrega o Reus, llegó a Vallecas cuando el Rayo se encontraba en Segunda B. Nada que ver con lo de ahora. De la mano de Pepe Mel fue subiendo peldaños hasta convertirse esta temporada con Paco en una de las inesperadas estrellas de Primera. Lo suyo están siendo saltos decisivos hacia la gloria. Ayer contribuyó a la victoria rayista ante el Atlético con otra asistencia y un buen puñado de maniobras peligrosas. Sus diez goles de esta campaña le sitúan entre los mejores artilleros nacionales y persiguen la estela que dejó Michu hasta el pasado verano. Otro que salió de lo más bajo de nuestro fútbol para triunfar en Vallecas y ahora en la Premier. Un prototipo más de futbolista terrenal. Como Piti, su humilde sucesor hacia la palabra éxito.

Siqueira: un lateral que viene del fútbol sala

El Granada tiene en Siqueira a uno de los mejores laterales izquierdos de la Liga. Dice mucho del brasileño que sea el encargado de lanzar los penaltis del equipo, por ejemplo. Y no es para menos. Como otros compatriotas inició su carrera jugando al fútbol sala. Durante varios años de su infancia perfeccionó su técnica en esta disciplina e incluso llegó a disputar un torneo en Barcelona con el equipo de su ciudad. Sin embargo, una recomendación le hizo pasar una prueba con el Figueirense y ahí surgió un trayecto por el fútbol que le ha hecho jugar ya en Brasil, Italia y ahora España. En Riazor asistió y marcó por igual. Siempre elegante. Siempre con un depurado estilo. El del fútbol sala.

Las lesiones no pueden con la fe de Mattioni

Las lesiones son el peor enemigo de los futbolistas. Entrar en ese bucle significa muchas veces no salir. Hay que ser anímicamente muy fuerte para no hundirse. El españolista Mattioni lo ha hecho. O en esas se encuentra. Después de dos años prácticamente en blanco a causa de un par de gravísimas lesiones de rodilla y con el buen recuerdo que dejó en su etapa en el Mallorca, el brasileño regresa a los campos de mano de Javier Aguirre. Ya ante el Levante hizo un gran partido la semana pasada y en San Mamés volvió a tener minutos con los que coger ritmo. Sólo la fe y la ilusión permiten superar un calvario así. La misma que tuvo Mattioni en su dura travesía.

Jonny: la escuela del '2' continúa en A Madroa

Hay canteras que se especializan en determinados puestos, no se sabe muy bien por qué. La del Celta con los laterales derechos es un hecho. De A Madroa surgieron hace años Otero y Míchel Salgado y la nueva hornada está muy bien cubierta con Hugo Mallo, quien, por desgracia, se lesionó de gravedad en el Bernabéu. Por lo visto no hay problema. Su sustituto, el joven Jonny, internacional también en categorías inferiores y campeón de Europa Sub-19, se ha instalado en Primera como si esa pieza siempre encajase en Balaídos. Y así es. Subir la banda derecha es tan divertido para un niño vigués como meter goles. Ahí deslumbran los ídolos de casa. Ídolos como Jonny.

Al Cata Díaz le falta el ritmo

Cata Díaz es un jugador veterano que podría ofrecer rendimiento en la defensa del Atlético si jugara con asiduidad y mantuviera el ritmo. Sin embargo, saliendo puntualmente como ocurrió en Vallecas es difícil que lo haga. Discontinuo y fallón. Normal.

Athletic: algo está pasando

El Athletic cayó goleado en San Mamés ante el enfado del público. La marcha de Javi Martínez y los problemas contractuales con Llorente y Amorebieta han hecho daño. El equipo está hundido y no hay quien tire de él. Ayer se rindió como pocas veces antes.

Valdez y la zona Cesarini

El Valencia volvió a conseguir tres importantes puntos en el tiempo de descuento y gracias al paraguayo Haedo Valdez. Sus goles ante Athletic, Atlético, Getafe y Celta han supuesto siempre alegrías sobre la bocina. Un especialista para la zona Cesarini.

Aouate fue el protagonista del empate in extremis del Mallorca por dar desde su campo el pase de gol a Geromel. Asistente inesperado, pero válido como cualquiera.

Vela sigue mejorando año a año. Con su pase de gol a Griezmann en La Romareda situó sus cifras de esta temporada en 9 goles y 7 asistencias. Muy buenas.

Estadísticas AS.com