Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | REAL MADRID 4 - SEVILLA 1

Exhibición mirando al Manchester

Hat-trick de Cristiano en otra gran noche en el Bernabéu. Higuaín y Maduro fueron expulsados. Pepe regreso tras su lesión y jugó de mediocentro. Kaká, titular, cuajó una buena actuación.

Juanma Trueba
Exhibición mirando al Manchester Ampliar
Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles al Sevilla. | CHEMA DIAZ

Venció el Madrid, recuperó la autoestima, correspondió a la afición y lanzó un mensaje a Europa, concretamente a Manchester. Llegado el momento de la verdad, el campeón de los nueve Copas se encuentra con el ánimo adecuado y la puntería afinada. O más sencillo aún: Cristiano está listo, tres goles ayer y una inercia que le permitirá despegar a poco que estire los brazos. Que le pregunten al Sevilla, que lo vio volar bajo.

La noche no invitaba y la hora resultaba escasamente acogedora. Sin embargo nos encontramos ante un partido estupendo, entretenido y dinámico, un encuentro divertido para todos, al menos de inicio, pelota incluida. Es extraño el fútbol. Las ausencias de Xabi Alonso y Khedira sugerían un cierto desamparo para la pareja sustituta, Modric y Essien. Los temores estaban infundados, por lo que se vio, ayer al menos. Uno se aplicó en dar velocidad al balón y el otro se dedicó a facilitar la vida de los que visten su misma camiseta: presión, corte, sensatez, fútbol aseado y pulcritud general.

Tampoco se echó en falta a Özil. Kaká tuvo la culpa; ya que se le cargan todas, carguémosle también esta. El brasileño hizo un despliegue físico extraordinario, como si hubiera cenado antílope. Estuvo participativo, incisivo, chutó y se replegó en defensa como tanto le elogiamos a Cristiano; hasta vio una amarilla y pudo ver alguna más. Hay opiniones para todos los gustos y en este caso, sospecho, son inamovibles. De acuerdo. Pero en noches como la de ayer se demuestra que Kaká en el banquillo es un Ferrari en el garaje. Nadie discute cuanto tuvo de capricho su fichaje ni la barbaridad que consume; con su combustible se alimentarían media docena de utilitarios. Todo eso es cierto, como también lo es que su motor suena a relincho de purasangre. Arrepentirse permanente de su contratación es renunciar a un futbolista que, a pesar de la dulzura que tanto exaspera, sigue siendo excepcional.

El Sevilla se acopló perfectamente a ese partido de vértigo, de aperturas inmediatas y profundidades kilométricas. El paraíso con el que sueña Navas tiene un paisaje similar. También fue un ambiente idóneo para descubrir la enorme categoría del francés Kondogbia, de 22 años, centrocampista con clase y recorrido. Hasta que llegó el diluvio no se le recuerda ni un solo error.

Así de parejo discurría el partido cuando Benzema marcó el primer tanto, combinación de fortuna, de agilidad de Cristiano y de visión de Sergio Ramos. Fue el defensa quien iluminó el hueco, el portugués quien lo ocupó y fue Fernando Navarro quien, sin quererlo, dejó la pelota a merced de Benzema, que se la encontró sobre la línea de gol y la empujó, de tan fácil, con cierta desgana. Sin hacer nada mal, el Sevilla perdía y algo más que eso: ya sabía que iba perder, irremediablemente, hiciera lo que hiciera, rezara a quien rezara.

El segundo tanto fue una perla de Cristiano Ronaldo: en un mismo fogonazo encadenó un regate y un disparo sublime, uno de esos zurdazos que sólo se permiten los zurdos de una sola pierna, los zocatos totales, los genios inversos; jamás un diestro. El Bernabéu se lanzó a los brazos de su ídolo y la sonrisa de Cristiano no dejó a nadie sin abrazar.

Navas se negó a rendirse, a pesar de los sufrimientos de su portero, y el partido siguió siendo bonito, con opciones para quien lo perdía. En ese tramo, Diego López se confirmó como un guardameta excelente, sin fisuras, como si el estado de felicidad le hubiera permitido alcanzar su mejor versión. Está feo alegrarse por los metacarpianos rotos de los demás, pero más triste es robar.

Si Emery convenció de algo a sus jugadores durante el descanso, no lo sabremos nunca. No se habían cumplido 30 segundos de la reanudación cuando Fazio ignoró un balón que era suyo, como si su cabeza todavía siguiera en el vestuario o como si no hubiera tenido tiempo de concentrarse otra vez; lleva tiempo colocarse el cuchillo entre los dientes. Cristiano aceptó gustoso el regalo y volvió a marcar con la izquierda, para tortura, sin duda, del ejército de zurdos que lidera el general Messi.

Poco después, Cristiano completó su hat-trick en la sublimación de un contragolpe. De una falta a favor del Sevilla, y del consiguiente balón a la olla, se pasó a una estampida conducida por Cristiano de área a área y rematada por él mismo tras apoyarse en Higuaín. Es fácil que en ese instante a Ferguson le recorriera un escalofrío por su vieja osamenta escocesa.

El Sevilla salvó el honor con un gol de Manu del Moral. Muchos espectadores se lo perdieron. No es que tuvieran prisa por llegar a casa, o por evitar el atasco. Prefirieron reservarse para el próximo miércoles, cuando el Madrid necesitará hasta su último aliento, por fin la Copa de Europa, después de tanto torneo para entretener.

 

Estadísticas AS.com