Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | GETAFE 3 - DEPORTIVO 1

Con Geta y con Fe

En el minuto 12 el equipo azulón perdía 0-1 y con Moyá expulsado. Pero se sobrepuso y acabó arrollando al Deportivo con goles de Diego Castro de penalti, Álvaro y Colunga.

Javier Hernandez

Madrid

Con Geta y con Fe Ampliar
Adrián Colunga celebra el tercer gol del Deportivo. | Alberto Martín

"Quiero 18 hombres que se dejen el alma". La frase la gritó en público Luis García el día antes del partido. Ayer, sus chicos le respondieron dándole lo que pedía, hombría, y lograron una de las remontadas más complejas que se recuerdan en el Coliseum. En el minuto 12, el Deportivo ganaba 0-1 de penalti y el Getafe estaba con diez por expulsión de Moyá. Se le quedó al Getafe un partido macho, pero al final remontó y el Coliseum estalló de éxtasis al pitar el final el árbitro.

Tal era la necesidad de Getafe y Deportivo que los dos alinearon de titulares a los recién llegados Escudero y Kaká. Escudero estuvo correcto y supo retener a Bruno Gama, que le buscó y le insistió. También se atrevió a tirar a puerta, enganchando un balón a bote pronto que hizo adivinar que hay calidad en esa zurda. Similar presentación tuvo el brasileño Kaká. Muy serio atrás (tiene planta), lució su desplazamiento en largo. En cuanto puede, levanta la cabeza y envía el balón a la delantera.

Getafe y Deportivo sólo fueron algo a balón parado. Mucho en juego pero nada de fútbol. El primer gol llegó de forma atropellada. En un choque dentro del área entre defensas y atacantes por un balón aéreo, la pelota salió rebotada hacia atrás y, al encuentro, Riki llegó antes que Moyá y acabó arrollado por el portero. Penalti, expulsión de Moyá y gol de Pizzi.

El partido le quedaba largo al Getafe, el resultado en contra y 80 minutos por delante con uno menos. La expulsión acabó con el plan A de Luis García. El B fue dibujar un 4-4-1 pero con Escudero adelantándose lo más posible. No hubo mucho tiempo para meditar cuando el Getafe se dio con la suerte de cara. Ze Castro se hizo un ocho con las piernas para cortar un pase de Colunga a Barrada y entre él y Evaldo acabaron derribando al marroquí. Penalti, no hubo roja (amarilla a Evaldo) pero sí también gol. Si Pizzi es un especialista en lanzar penaltis, no lo es menos Diego Castro, quien en su etapa en el Sporting tenía la costumbre de tirarlos a lo Panenka poniendo a El Molinón al borde del infarto.

Frenándose a faltas uno y otro equipo, el partido degeneró en interrupciones y se simplificó a balones largos al área, siempre sacados a balón parado producto de ese tumulto que hubo de faltas. Daba igual lo lejos o cerca que estuviese el saque de la falta que el balón siempre era enviado al área, buscando un suceso afortunado como quien empuja la ruleta.

El Deportivo, con el Getafe con uno menos, debió abrir más el campo y generar espacios. Sin embargo, la jugada en que más tiempo le duró el balón no llegó a tres segundos. Lo perdía, se lo robaban o lo regalaba. El Getafe le puso más corazón al partido, con Borja y Xavi Torres haciendo la labor de tres en el centro del campo y con Colunga mareando al rival. Es el fútbol un mundo de oportunidades, de idas y vueltas como escenifica el Getafe actual, en el que fueron titulares Borja y Colunga, a los que hace un mes el club les quería fuera. Ayer fueron los dos mejores.

El Deportivo debió arriesgar y no lo hizo. El único que se la jugó fue Evaldo, que se salvó de una segunda amarilla en dos ocasiones: una por manos en el 33' y otra al confundirse el árbitro y mostrar la tarjeta amarilla a Camuñas en vez de a él.

Posteriormente, el Depor se quedó con diez por expulsión de Abel Aguilar con una seguna amarilla bastante rigurosa que sonaba a compensación. En ese momento, Luis García se lanzó en tromba a por el partido y se la jugó sacando al delantero Álvaro por Borja, un medio de contención.

Al Getafe no le valía el empate, quería más, quería ganar y sacó colmillos. El Depor, en cambio, cada minuto que pasaba ponía una vela pidiendo por el empate. La valentía tuvo premio y Álvaro, al poco de salir al campo enganchó un balón en la frontal del área, armó el cañón de su pierna y fusiló a Aranzubía. 2-1. Remontada completada, que no finalizada, pues todavía Colunga adornó el resultado poniendo el 3-1 en el minuto 83'.

Estadísticas AS.com