Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | VALENCIA 0 - REAL MADRID 5

El Madrid destroza al Valencia

Higuaín abrió la goleada. Dobletes de Cristiano y Di María para cerrar 0-5 al descanso. El equipo de Valverde cometió el peor error de los posibles: dar espacios al Madrid.

Juanma Trueba
El Madrid destroza al Valencia Ampliar
Los jugadores del Real Madrid celebran uno de los goles ante el Valencia. | ALBERTO IRANZO

Es imposible ganar al Madrid si potencias sus virtudes. Al Madrid de Mourinho le incomoda el orden, la tranquilidad y la reflexión. Le molesta tomar la iniciativa y se inquieta contra equipos bien agazapados. El Valencia, como si no lo supiera, le dio campo y frenesí. Le ofreció un partido loco, de ida y vuelta, al borde del abismo. Pretendió prolongar el tradicional arreón del primer minuto como si el rival fuera uno cualquiera, de los que se intimidan con un rugido. Tal vez fue un plan equivocado, o la ansiedad mal entendida, o el ardor reconcentrado de los últimos días; el odio paraliza. Quizá fue la conjunción de todos los desastres posibles. El caso es que el Madrid se agigantó según corría y según marcaba goles, cinco en la primera mitad. De forma progresiva recuperó la felicidad, la confianza y el instinto asesino. De nuevo se sintió león, guepardo, carnívoro.

Si el Valencia fue víctima de una sucesión de catastróficas decisiones, el Madrid vivió todos los reencuentros felices que podía imaginar. Volvió Di María, para empezar. Para su fortuna pudo arrancar cuesta abajo, con metros para el galope y con tiempo para llenar los pulmones de optimismo. Su regreso al mundo de las gacelas encontró la bienvenida de un Özil fascinante, convertido en el lápiz de un arquitecto, trazos largos y precisos. A no mucho tardar surgió Cristiano, otro futbolista feliz ante la llanura y ante el defensa que le tocaba: Ricardo Costa, central en el exilio de la banda derecha, fue un muñeco de trapo en sus manos, uno de esos policías del cine mudo que siempre llegan tarde y mal.

El partido no tardó demasiado en descubrir su guión: a los ocho minutos marcó Higuaín. Antes había fallado un remate en boca de gol, desenlace de un contragolpe excelente, tan bueno como el pase de Arbeloa. En la siguiente ocasión no perdonó. Özil lanzó a Di María y el fideo supo esperar refuerzos, un zurdazo diferente al suyo.

Ahora es fácil decirlo, pero el Valencia debió protegerse entonces. Alguien debió advertir el peligro y tomarse aquello como una señal, aceptar el empate como un objetivo loable. Nadie lo hizo. Al contrario. El equipo de Valverde dio otro paso hacia adelante y se condenó todavía más, sobreexcitado e impreciso. Cada balón perdido se lo hacía pagar el Madrid con un disparo que le afeitaba las patillas. Y es casi literal.

Antes de que Di María consiguiera el segundo gol, Khedira ya había podido marcar un par. Cristiano, en esta ocasión, no dio opción al error o al acierto de Alves. Primero quebró a Ricardo Costa como quien retuerce un calcetín y después sirvió un pase que tenía el aspecto de una caja de bombones.

A partir de este punto, el partido se transformó en una sucesión de cañonazos y en un creciente parte de bajas: jugadores, espectadores, esperanzas coperas. Animado por el olor de la sangre, el tercer tanto se lo apuntó Cristiano, carrera y chutazo por el palo que corresponde al portero. El cuarto volvió a ser suyo, aunque de factura coral: Di María abrió desde la derecha y Özil asistió con el ala de Niké. El quinto, el de la manita que deja la señal en el moflete, lo consiguió Di María en otra carrera africana y caníbal.

El segundo tiempo sirvió para que el Valencia recuperara un mínimo de autoestima. La mejor noticia es que no recibió cinco goles; la mala es que todo era mentira ya. El Madrid no quiso cebarse, o no quiso arriesgar, o prefirió guardar goles para el miércoles. El proceso es inconsciente e incluye un impulso piadoso y corporativista: yo podría ser tú. A pesar de la tregua nunca declarada, el Valencia estrelló dos balones en los palos y Cristiano fue derribado en el área por Rami, penalti no señalado porque hasta los árbitros tiene corazón.

A tres días de la vuelta copera, las secuelas son incalculables y demoledoras. Parece imposible que el Madrid no marque un gol en Mestalla y resulta difícil imaginar cómo podría anotar el Valencia dos o más. El fútbol, al que tanto divierte romper los pronósticos, tendrá que recurrir a un milagro para romper este.

 

Estadísticas AS.com