Actualizado

Actualizado a las

Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Atlético de Madrid

Diego Costa: "Yo voy a por todas, esto es el Atlético de Madrid"

El brasileño atraviesa el mejor momento de su carrera. Explosivo, móvil, asiste, golea, pelea... El delantero tiene claro cuál es la receta que le ha llevado a disfrutar.

Jorge García

Mel se deshizo en elogios hacia usted el jueves. ¿Es el mejor momento de su carrera?

Estoy muy bien, físicamente a tope, y las cosas me salen. La clave es la confianza. Le agradezco a Mel sus palabras. Sé que él es uno de los entrenadores que me ha querido y para mí sería un placer jugar a sus órdenes porque es un gran técnico. Pero estoy en el Atlético y muy feliz. He pasado por muchos problemas. La operación en la rodilla. Después llegué a la pretemporada con el menisco tocado y tuve que someterme a una artroscopia. Empecé poco a poco. Con algunos minutos porque otros estaban mejor que yo. Y cuando he jugado he intentado dar el máximo para que Simeone apostara por mí. Aquí no hay titulares, se ha visto, cada uno tiene sus opciones.

¿Se imaginaba en pretemporada que iba a suceder esto? Está siendo importante en es te equipo cuando parecía que tenía papeletas para salir

Yo tenía claro que iba a luchar por jugar. Había varios equipos que me querían y estaba además el tema de los extracomunitarios. Todo el mundo sabe que si no era Salvio, el que salía era yo. Me quedé porque tenía alguna opción de pelear por jugar, pero sabía que iba a ser complicadísimo con Falcao, Adrián, Raúl García, el Cebolla todos por delante mía. Pero sé lo que es el fútbol, lo que te puede dar aprovechar cada minuto que tengas. Eso es lo que hago.

Cuando ya tenía claro que se quedaba, ¿qué le dijo Simeone?

Fue muy claro. Me dijo que no tenía amistad con nadie, que jugaría el que estuviera mejor. "El que pelee y lo dé todo, jugará", eso me dijo y me dio más confianza aún en la decisión de quedarme.

Se observa un cambio en usted. Ya se vio en la media temporada pasada en el Rayo. ¿Por qué vemos ahora a otro Diego Costa?

En la vida se aprende de los errores. Sería un tonto si no hubiera aprendido de los que he cometido. No sólo como futbolista, sino también como persona. Para mí no ha sido fácil, he pasado por mucho. Cesiones, operaciones, rehabilitación, suplencia La vida es un aprendizaje constante.

¿Pensó que todo se acababa cuando se lesionó el año pasado antes del Stromgodset?

No, cuando me pasó estaba muy tranquilo porque creo mucho en Dios. Pensé, si me ha sucedido esto, será por algo. Es una prueba que me pone. Él no quiere el mal para sus hijos, pero me pone a prueba. Me obsesioné con que tenía que regresar mejor que antes. Después de una lesión como esa no vuelves a ser el mismo. Está claro que con una rotura de ligamentos en la rodilla te asaltan dudas, pero tenía esperanzas y confiaba mucho en mis posibilidades.

Coincidió además con que iba a ser padre. ¿Le ayudó todo eso a madurar?

Todavía me queda mucho por aprender, pero sí, soy padre y tengo que ser un ejemplo. No siempre se presentan dos oportunidades en la vida. Ahora estoy disfrutando.

Y la afición con usted. Es ya uno de sus favoritos, no sólo por sus goles o asistencias, si no por lo que trabaja.

Hay días en los que no salen las cosas. No te vas de nadie, no controlas bien un balón, no te sale un pase Pero lo que pienso es que tengo que aportar igualmente. Se tiene que notar que estoy. Peleo, ayudo Hay veces que no tienes ese toque de inspiración especial, pero si me esfuerzo, si trabajo, si lo doy todo, tendré premio. Esa es mi mentalidad. Nadie me puede echar nada en cara.

Incluso han cambiado el destinatario del grito "¡Diego, Diego!" Ahora es por usted.

(Risas). Es algo especial para mí. Después de todo el tiempo que llevo vinculado al Atlético siento que algunos aún tienen dudas sobre mí, pero es normal. Me siento muy agradecido. La gente se da cuenta de que lo doy todo y de que me están saliendo las cosas. Estoy viviendo un momento que puede ser único. Hay veces que uno está bien y el equipo no y al revés. Pero en este caso me siento muy feliz porque las dos cosas van de la mano. Es un momento dulce para todos.

Por el contrario hay algunos que critican su actitud en el campo. Los contrarios, sobre todo. Ha tenido episodios en los que le han acusado de violento.

Yo salgo a darlo todo, esto es el Atlético. Me da igual lo que digan. Es mi forma de jugar, de pelear por esta camiseta. A veces me pegan a mí y otras veces soy yo el que pega. Son cosas del fútbol. Pero la gente sabe que no voy con mala leche nunca. Voy fuerte, eso sí. Alguna vez puede ser que más fuerte que otra. Cada uno defiende lo suyo. La gente sé que me critica, pero no voy a cambiar. Es mi trabajo, de lo que come mi familia y voy a muerte.

¿Qué le sucedió con Ramos y con Pepe en el derbi?

Es lo que decía, cada uno defiende lo suyo. Quizá debió ser de otra manera, porque en ese partido nos peleamos demasiado Pero pasó y después del partido nos saludamos sin problemas. Hay días en los que te puedes poner más o menos nervioso, pero después del partido todo vuelve a la calma y no hay rencor.

Sin embargo, un momento muy agrio fue la expulsión en Plzen. Ahí está claro que se equivocó

Es un fallo, mío lo reconozco. Pero vi a Pedro solo, increpado por Limberski Fui allí y Fue un gesto excesivo por mi parte, bruto, pero pensé que no era para tanto porque no le llegué a dar un cabezazo. Cuando se levantó se chocó conmigo, pero es un fallo mío, lo reconozco sinceramente.

Usted llegó a Europa sin haber cumplido los 20 años y sin haber jugador en la cantera de ningún club. ¿Qué ha aprendido en todo este tiempo?

Todo. Yo no jugué para un club importante en Brasil. Lo hacía en la calle y allí hay de todo. Partidos, peleas, fútbol de barrio De la calle fui a Europa.

¿Y cómo llega a Portugal?

De Lagarto, mi ciudad, me fui a vivir a Sao Paulo. Allí coincidí con mi tío que, como mi familia, es un loco del fútbol. Tenía relación con un representante que quería hacer un equipo e hice una prueba. Me aceptaron y jugué el Paulista 2 con el Barcelona Sportivo. Me vio un agente que trabajaba con Mendes y me reclutó para Europa. En Portugal lo tuve que aprender todo. La técnica, la táctica, los entrenamientos Todo con una cultura distinta. Tenía que, a toda prisa, aprender todo lo que me faltaba por no tener base.

Triunfar no ha sido fácil para usted. Después de fichar por el Atlético llegaron las cesiones al Albacete, Celta, Valladolid... ¿Creía que no volvía al Atlético?

Yo quería jugar y en el Atlético tenía por delante a Kun, Forlán... A los que conocemos todos. Estar por estar en un grande no sirve de nada. Tienes que aportar y para eso hay que jugar y aprender. Eso es lo que tengo en mente todavía. Ha sido todo un proceso beneficioso.

¿Esa media temporada en el Rayo le cambió la vida? ¿Le sorprendió estar físicamente tan bien?

Tenía en la cabeza grabado que tenía que volver mejor y lo hice. Más que físico fue mental. Allí Sandoval me dio mucha confianza. Como Mendilibar en Valladolid. En Vallecas me dieron también mucho cariño y me cambió la vida. Necesitaba ese afecto después de una lesión tan grave.

Allí marcó 10 goles, con el Atlético lleva ya 7 y ¡10 asistencias!

Sí, he solido darlas en los equipos en los que he jugado porque es mi estilo. Caigo a bandas, tengo movilidad, atraigo a la defensa...

¿La Champions y un título son sus siguientes retos?

Pensar partido a partido es lo que nos ha llevado lejos. Simeone nos ha inculcado esa filosofía. El Cholo te saca todo lo que tienes, por eso es un ganador. No deja a nadie que se relaje.

Estadísticas AS.com