Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | BARCELONA-MÁLAGA

Alexis gripa al Barça

Un gol de Ignacio Camacho en el minuto 89 obligará al Barcelona a ganar o a igualar por más de dos goles en La Rosaleda si quiere estar en semis.

Santi Giménez
Alexis gripa al Barça Ampliar
Camacho celebra el 2-2. | Alejandro García

El Barça deberá ganar en Málaga el próximo jueves si quiere seguir vivo en la Copa del Rey. Un Málaga muy serio, incluso cuando jugó en inferioridad numérica, arrancó un valiosísimo empate a dos en el Camp Nou ante un Barça tontorrón, despistado, que fue de más a menos y que acabó gripado y desorientado por los fallos de Alexis. El chileno, en otra actuación propia de cine cómico, tuvo en sus botas la sentencia de la eliminatoria en la primera parte, pero falló lo que no está en los escritos y con sus errores acabó por inocular en sus compañeros una ansiedad que les llevó a patinar en casa.

Era el día para que ambos equipos tiraran de fondo de armario. Ambos entrenadores aprovecharon el partido de Copa para dar descanso a varios de los futbolistas que jugaron el domingo y dar la oportunidad a los menos habituales. En teoría, por una simple cuestión de presupuesto, el Barcelona partía con ventaja. No obstante, los relevos de Vilanova acabaron por dispararse en un pie y algunos jugadores cometieron errores de tal calibre que comprometen muy seriamente el pase a semifinales del conjunto azulgrana.

Al frente de la lista, claro está, figura Alexis Sánchez, jugador que necesita urgentemente unas vacaciones porque lo suyo ya no es cuestión de calidad futbolística. Sus fallos a boca de gol día tras día obedecen a un bloqueo mental preocupante. Y lo peor de todo es que acabaron por mediatizar a todo el equipo.

Pero no sería justo señalar únicamente a Alexis como el único culpable del partido de ayer del Barcelona. Pinto, que estuvo correcto bajo los palos tuvo mucha culpa en el primer gol del Málaga cuando dejó vendido a Thiago, que también se marcó un partido para olvidar.

Incluso Vilanova, que ha estado perfecto gestionando los cambios en la mayoría de los encuentros que ha disputado el equipo barcelonista se agarrotó en la banda y no se atrevió a hacer los cambios que se demandaban a gritos. Probablemente, tampoco quiso señalar a Alexis sustituyéndole en una prueba más de como la nefasta actuación del tocopillano acabó por contagiar al resto del equipo.

Justo es decir también que en la primera parte, el Barcelona estuvo al nivel habitual. Esto es muy bien, con un Messi y un Puyol que tiraron de casta y calidad para arreglar los desaguisados que se habían cometido. Pero la reacción fue incompleta, porque el Málaga hizo un señor partido. Y el Barça se fue debilitando.

Nunca le perdieron la cara al encuentro los de Pellegrini, que mantuvieron todas sus señas de identidad a pesar de no jugar con jugadores como Isco, Joaquín, Demichelis o Toulalan. Defendieron con orden, dificultaron la salida del balón del Barça y mantuvieron la cabeza fría. Fruto de ese plan llegó el gol de Iturra. Especialmente meritoria fue su segunda parte, cuando con uno menos redujeron los espacios esperando una ocasión que acabaría llegando en una falta pésimamente defendida por los azulgrana que premiaba el gran trabajo visitante a lo largo de los 90 minutos. El jueves, en Málaga, la Copa molará. Vaya si molará.

 

Estadísticas AS.com