Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Real Madrid - Real Sociedad

Ante la Real Sociedad y también en Reyes: siete minutos locos

Ronaldo forzó un penalti el 5-1-2005 que incendió la Liga. Debut 'de luxe', era el estreno de Vanderlei Luxemburgo y el Real Madrid iniciaba así la caza al Barcelona.

Tomás Roncero
Ante la Real Sociedad y también en Reyes: siete minutos locos Ampliar
¡PENALTI DE LABAKA! A los cuatro minutos de aquel 'minipartido' , Ronaldo fue derribado. Zidane metió el penalti. 2-1 y locura total. | Jesús Aguilera

Fue el Madrid en estado puro. Locura, épica y desenlace feliz. También en la tarde de los Reyes Magos. Hoy se cumplen ocho años de aquel atípico Madrid-Real Sociedad. Un partido que sólo duró siete minutos. Era la reanudación del encuentro que había sido suspendido tres semanas antes por una falsa amenaza de bomba en el Bernabéu. Se paró con 1-1 y un reto para los Galácticos que parecía una batalla contra la sensatez: marcar en esos efímeros siete minutos de juego.

Cambios. Para empezar, en el día del 1-1 (goles de Ronaldo y Nihat) el técnico blanco era García Remón, mientras que en la tarde del 5 de enero se estrenaba en el banquillo del Bernabéu el brasileño Vanderlei Luxemburgo. En esos siete minutos la táctica estaba muy clara. Darle un balón a Ronaldo y encomendarse a alguna de sus diabluras. Y así fue. Corría el minuto 91 y encaró dentro del área a Labaka. Amago, bicicleta eléctrica a la izquierda y penalti claro. Sólo eran 22.000 los aficionados que había en las gradas del coliseo merengue (era la tarde de la Cabalgata de Reyes y la afición estaba bastante desencantada), pero rugieron como si fuese la remontada histórica con el Anderlecht. Zidane cogió la pelota, lanzó el penalti y batió a Riesgo. El 2-1 desató la locura y dejó declarado el estado de optimismo, como tituló AS en su portada.

Esa Liga estaba cuesta arriba (era la jornada 17ª, como ahora) y el Barça de Rijkaard aventajaba a los blancos en ¡doce puntos!, que se redujeron a diez tras ese gol agónico de Zidane. Allí se inició el movimiento de La Cofradía del Clavo Ardiendo y la caza casi se consuma. El Barça, con ayudas arbitrales incluidas, no pudo cantar el alirón hasta la jornada 36. Y todo por aquella mágica tarde de Reyes Magos...

Estadísticas AS.com