Actualizado

Actualizado a las

Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Real Madrid

Frenazo a Valdebebas

La Ciudad Deportiva se ve afectada por una sentencia del TS sobre el PAU de Valdebebas. No se darán licencias nuevas y lo que no haya comenzado a construirse queda paralizado

Javier Hernández

La Ciudad Deportiva del Real Madrid en Valdebebas ha sufrido un frenazo administrativo por parte del Tribunal Supremo, que en una sentencia del 28 de septiembre declara "ilegales las recalificaciones de suelos protegidos en suelos urbanizables" en el PAU (Plan de Actuación Urbanística) de Valdebebas, así como en otros 21 más de la Comunidad de Madrid, atendiendo a una denuncia interpuesta por Ecologistas en Acción.

Tras esta sentencia, a los terrenos en los que se está construyendo el denominado Parque Valdebebas, y dentro de cuya actuación está la Ciudad Deportiva del Real Madrid, no se les reconoce la consideración de suelo urbanizable. También afecta a miles de viviendas en construcción o en vías de construirse.

Fuentes cercanas al Real Madrid aseguran que los terrenos de la Ciudad Deportiva no son ilegales pero que "sí es verdad que están dentro del ámbito de Valdebebas, por lo que se ven perjudicados".

En cualquier caso, el Real Madrid se ve directamente afectado. La sentencia paraliza toda obra nueva, aunque no así las ya iniciadas. Es decir, el Real Madrid podrá finalizar las obras que ya tuviera comenzadas pero no podrá iniciar los proyectos futuros pendientes de licencia o construcción. De las 130 hectáreas que posee el club blanco, sólo 38 están construidas. Las 92 restantes quedan ahora paralizadas.

El pasado 5 de noviembre, el presidente Florentino Pérez presentó la III fase de construcción de la Ciudad Deportiva. Le acompañaron en el acto la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. El Real Madrid entiende que la sentencia no afecta a la construcción de estas las residencias de la cantera y de la primera plantilla, cuyo proyecto fue presentado en sociedad. Sin embargo, el acto fue realizado después de la sentencia del Tribunal Supremo (28 de septiembre) que prohíbe la realización de obras que no estén ya iniciadas.

El origen. La sentencia del Supremo es firme y sus consecuencias son claras: no se darán nuevas licencias para construir. La solución no es fácil ni se antoja rápida, ya que ahora le corresponde al Ayuntamiento subsanar los errores del Plan de Urbanismo que aprobó en 1997.

El recorrido de los hechos es el siguiente. En 1985 se aprobó un Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que calificaba de "no urbanizable" prácticamente toda la corona de terrenos que abrazaba al Madrid de la época, Campamento, Monte de El Pardo, Valdebebas, Berrocales, Los Ahijones, Valdecarros... Se creó el llamado 'cinturón verde' de Madrid para impedir que la ciudad creciese en superficies edificadas.

En 1997, en cambio, el nuevo PGOU aprobaba el desarrollo urbanístico en esas zonas, pero se hizo con defectos de tramitación, al no hacerse "correctamente la desafección de los suelos protegidos en 1985".

Tras años de denuncias y sentencias, el caso llegó al Tribunal Supremo, que ha declarado ilegal en parte el Plan de 1997 y da la razón a los ecologistas.

El Ayuntamiento. La pelota queda en el tejado del Ayuntamiento de Madrid, que debe subsanar esos errores y redactar una nueva modificación del Plan General de Urbanismo. Beatriz Lobón, coordinadora general de la oficina de planificación urbana, ha lanzado mensajes de tranquilidad: "El Ayuntamiento ha pedido una aclaración de sentencia al Supremo. La propia sentencia no entra a valorar si los suelos deben o no ser 'no urbanizables', lo que es cierto es que en el PGOU no se ha justificado bien la pérdida de valor de estos suelos. Vamos a ir lo más deprisa posible, pero prefiero no hablar de tiempos porque no sé lo que va a tardar en darse una respuesta a esta aclaración. Vamos a ir lo más deprisa que se pueda y toda la información se hará pública".

Otros sí se atreven a hablar de tiempos. David Martínez, director gerente del desarrollo de Valdebebas, da la cara por los miles de ciudadanos que han visto afectados sus futuros hogares. "El Ayuntamiento se encuentra ya en vías para solucionar el problema. Esto pasa por revisar el PGOU. En esa revisión se recogerá la realidad urbanística actual, lo que significa que se reclasificará el suelo protegido en suelo urbanizable con fundamentos científicos y jurídicos, algo que tardará entre 12 y 18 meses".

David Martínez lamenta que todo Valdebebas se vea envuelto en este conflicto, "porque nos afecta de forma indirecta. La sentencia juzga un caso sobre los PAU de Arroyo del Fresno y Campamento, pero como resultado se incluyen a otros desarrollos urbanísticos entre los que está Valdebebas. Es decir, la sentencia no trata de Valdebebas sino que es una consecuencia de esa sentencia".

Los denunciantes. La otra parte del conflicto tiene pareceres distintos. Jaime Doreste, abogado de Ecologistas en Acción, la impulsora de la denuncia, estima que la recalificación de los terrenos "puede suponer un retraso de unos cinco años". Ecologistas en Acción tiene decidido solicitar la ejecución inmediata de la sentencia, lo que complicaría la solución y alargaría los plazos de solución más optimistas. A su vez, tanto el Ayuntamiento como la coordinadora de afectados de Parque Valdebebas tienen pensado solicitar la "inejecutabilidad" de la sentencia del Tribunal Supremo.

Escuchando a todas las partes implicadas en el proceso lo único que queda claro es que todos esos desarrollos urbanísticos afectados por la sentencia (la Ciudad Deportiva entre ellos) están en una suerte de limbo urbanístico, construcciones que para unos son alegales y para otros ilegales pero todavía en suelo no urbanizable, como dicta el Supremo.

Alternativa. Otras de las soluciones barajadas para dar salida al conflicto es el 'decretazo', es decir, crear un Real Decreto que aprobase la legalización de todo lo construido y también lo que ya tiene licencia. Además, todo aquello que no tenga licencia se tramitaría correctamente desde el principio en un nuevo documento.

Algunos de los ciudadanos afectados, cuyos futuros hogares han quedado parados, apuestan por la vía del 'decretazo': "Uno de los que propició aquellos desarrollos fue Alberto Ruiz Gallardón, que era presidente de la Comunidad, luego alcalde y ahora es el ministro de Justicia. No creo que ponga muchas pegas".

En el Madrid esperan que la solución sea rápida y poder continuar levantando la Ciudad Deportiva. Unos recuerdan lo que pasó con la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, en su día declarada ilegal pero donde la Federación Española de Fútbol levantó su cuartel general. Otros advierten que dos de los terrenos que se manejan para el macroproyecto de Eurovegas (Valdecarros y Campamento-Alcorcón) están igualmente afectados por esta sentencia.

La residencia de Calderón ya fue paralizada

El primer revés que sufrió la Ciudad Deportiva de Valdebebas fue cuando Gerencia de Urbanismo paralizó la obra de la residencia para jugadores que se inició en 2008, con Ramón Calderón en la presidencia del club. La obra se estaba construyendo en terreno calificado sólo para uso deportivo. A los problemas de permisos se unieron otros, como su mala ubicación, ya que estaba a un kilómetro de distancia de los campos de entrenamiento y situada junto a una de las entradas principales de IFEMA. Entonces se llegó a sospechar que, en realidad, lo que se estaba levantando era un hotel. Con el regreso de Florentino Pérez a la presidencia del club, la obra quedó totalmente abandonada y todavía pueden apreciarse sus restos en la Ciudad Deportiva. Así lleva tres años, una obra en la que se habían invertido ya 2,5 millones de euros. Un proyecto a cuya presentación acudió el entonces alcalde Ruiz Gallardón y que colaboró en el simbólico acto de colocar la primera piedra.

Estadísticas AS.com