Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Real Madrid

Los siete pecados capitales del técnico con sus jugadores

Perdió el crédito en el vestuario y se está notando en el campo. Desde las rajadas en público contra la plantilla a las polémicas con la cantera han creado un clima extraño.

Marco Ruiz

Rajadas en público. La temporada comenzó con malos resultados y ahí explotó todo. Mourinho rompió a hablar mal de sus jugadores en público. Tras la derrota en la ida de la Supercopa (3-2) llegó la de Getafe. "Fue inaceptable nuestro partido, horrible. Se lo diré a los jugadores". En la cuarta jornada, en el Pizjuán, nueva derrota. "No tengo equipo, hay pocas cabezas comprometidas". Directo a la mandíbula. Ramos le replicó en aquella zona mixta: "Aquí ganamos y perdemos todos". Y fue suplente en el siguiente partido ante el City. Más recientemente, en el Villamarín, Mou volvió a la carga: "Hay que sacar fortaleza, ambición y sacrificio. Si Stepanek juega tres partidos en tres días con 34 años... Hay que tener corazón". La penúltima fue en Balaídos: "Varane lesionado hizo más que otros. Mejor Morata que uno que no tiene ganas. La lluvia, el viento..", dijo señalando a Benzema. Y la última, tras el 2-2 con el Espanyol: "Cristiano jugó bien, los demás, no". Sus elogios a los jugadores tras perder en Málaga llegan tarde.

Contra sus capitanes. Mourinho ya había sentado a un capitán, Ramos, ante el City. Dos partidos después, ante el Depor, el defensa se puso debajo de su camiseta una de Özil con idea de dedicarle un gol (el alemán había sido sustituido al descanso). "Mi relación con mi mujer es mejor que con Ramos", zanjó ironizando. En Málaga fue Casillas el que calentó banquillo. "Me sorprendió la suplencia de Iker. Es nuestro capitán y líder. Pero yo no estoy para polémicas. Ya viví una situación similar y no estoy para pulsos...", dijo Ramos en zona mixta. Desde que llegó, Mourinho diferenció a los españoles del resto, de los que dice en privado estar "endiosados". Pero el origen de la crisis es de agosto de 2011. A Mou le molestó que Casillas llamara a Xavi y Puyol para normalizar la situación después del episodio del dedo en el ojo. "Casillas puede hablar por teléfono con quien quiera", dijo sarcástico tras sentarlo ante el Galatasaray en el Trofeo Bernabéu. Poco después, se le notó su ojeriza por Casillas cuando, al ser preguntado por el partido inmenso del portero en Lyon, contestó: "¡Ha hecho paradas igual que Lloris! Özil juega bien, y me preguntáis por Casillas". Iker y Ramos fueron protagonistas, también, de una agria discusión con el técnico en el entrenamiento posterior a la derrota de Copa ante el Barça (1-2) en enero de 2012. Hasta hoy.

Señalar jugadores. Mou ha instalado la moda de cambiar jugadores al descanso. Esta es la relación: Callejón por Di María (ante el Granada); Di María y Özil por Modric y Benzema (Sevilla); Özil por Kaká (Depor); Kaká por Di María (Celta); Modric por Essien (Borussia); Khedira y Özil por Modric y Kaká (Betis); Nacho por Di María (Valladolid); Di María por Özil (Celta en Copa); Modric por Di María (Espanyol). Özil (3), Di María (2) y Modric (2) se llevan la palma.

El Balón de Oro. Hizo campaña en los medios internacionales por Cristiano olvidando a Iker. "El Balón de Oro es para Cristiano o Messi". Ese agravio comparativo no sentó bien. Jugadores como Albiol o Marcelo defendieron la candidatura del portero. Casillas votó a Ramos antes que a Cristiano.

El clan portugués. Carvalho acababa contrato y le regaló un año más sin necesidad. Luego le permitió que se incorporara tarde al trabajo. Y jugó los tres partidos de Copa y el Madrid-Ajax. Todos titular. A Coentrao lo utilizó en detrimento de Marcelo en el escaparate de la Champions y en la mayoría de los Clásicos disputados para justificar su fichaje.

Dudan de su sistema. Varios jugadores piensan que el Madrid tiene un déficit a la hora de elaborar el juego o de dominar a los rivales. Sucedió últimamente ante el Betis, cuando no pudo remontar el 0-1 marcado en el 16'. O ante el Celta en Copa. O mucho antes, en algún partido ante el Barça o en las semis de Champions ante el Bayern.

Maltrato a la cantera. No sentó bien su menosprecio a los canteranos que nombró en su maliciosa e incompleta lista ni el ataque a Toril ("Prefiere una buena clasificación a formar jugadores"). Ni se entendió que descabalgara la defensa por no poner a Nacho (Essien fue un coladero en Dortmund). Todo por permitir que se quedara Carvalho: dejó a la plantilla con cinco centrales y tres laterales. Hay un sector molesto porque no contó con Morata tras lesionarse Higuaín. Ascienden a Primera División. Promocionan Descienden a Segunda División B.

 

Estadísticas AS.com