Actualizado

Actualizado a las

Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | BETIS 1 - MALLORCA 2

Undiano, con Joaquín Caparrós

Undiano Mallenco, señaló como penalti a favor del Mallorca una falta de Mario que, de existir, era claramente fuera del área. El equipo bermellón sale del descenso.

José A. Espina
Undiano, con Joaquín Caparrós Ampliar
Undiano, que en la imagen amonesta a Márquez, fue el protagonista del encuentro entre Betis y Mallorca. |

Tres meses después, Caparrós volvió a ganar un partido, y lo hizo en el escenario que, en palabras suyas, más le pone: el Benito Villamarín. Le va mucho la marcha al preparador utrerano, que ayer se permitió incluso el lujo de saludar los gritos de la grada verdiblanca con la palma abierta, algo que aunque él lo desmienta sugiere sin duda 'la manita' del Sevilla en el derbi. Pero para manita, la que le echó el colegiado Undiano Mallenco a Joaquín, pues señaló como penalti una falta de Mario que, de existir, era claramente fuera del área.

La victoria permitirá al equipo bermellón pasar las Navidades evitando los puestos de descenso, mientras que el Betis seguirá en Europa, aunque de ganar podría haber alcanzado lugar Champions. No merecieron los de Pepe Mel la derrota, sobre todo si se analiza una primera parte en la que coleccionaron hasta media docena de ocasiones después de que Beñat, en un centro al área que acabó convirtiéndose en disparo a la red, inaugurara el marcador a los cinco minutos de juego.

Dos pivote y zaga de tres. Solos ante Aouate se pusieron Campbell, Molina y Cañas, pero ninguno de ellos pudo perforar la extraña defensa de tres con la que salió al campo el Mallorca, que quizá Caparrós copió del Rayo de Paco Jémez, quien por cierto también salió victorioso de Heliópolis. Cuando Caparrós la corrigió, su equipo sufrió menos y logró además el empate en la única llegada arriba que tuvo durante todo el partido, un centro cabeceado bien por Víctor (30').

Mel sorprendió en su alineación entregándose a un doble pivote defensivo con Rubén Pérez y Cañas por detrás de Beñat, y eso propició una primera mitad muy imaginativa del centrocampista vasco, capaz de adornarse con algún taconazo y de llegar arriba en una oportunidad que a punto estuvo de suponer su segundo gol.

El Mallorca no las olía, pero acabó por contagiar al Betis su ritmo trotón, sobre todo cuando, nada más comenzar la segunda parte, Undiano pitaba la polémica pena máxima.

El navarro no paró de encender los ánimos en toda la tarde, de enredar un encuentro que con el marcador a favor ya estaba en pleno terreno caparrosiano, con sus futbolistas aculados y cómodos atrás y usando el otro fútbol constantemente. El Betis apenas si se acercó con peligro durante toda la segunda mitad. La polémica decisión del colegiado había aturdido a un equipo local que no volvió a levantar cabeza, ni con las entradas en el campo de Pozuelo, muy deslucido, Vadillo y Agra. El trianero perdió demasiados balones y los extremos no tuvieron profundidad.

Estadísticas AS.com