Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Barcelona 4 - Atlético de Madrid 1

El Barça rompe la Liga

El Atlético sólo aguantó media hora. Adriano, con un golazo, fulminó las esperanzas de los del Cholo Simeone. Recital de Busquets. Leo Messi volvió a hacer doblete.

Santi Giménez

El Barça rompe la Liga Ampliar
GARRA. Puyol y Falcao caen tras un salto en el que ambos peleaban el balón. El rojiblanco lo bajó con el pecho. Se hizo daño al caer, pero la dolencia no revistió gravedad. |

Media hora duró el Atlético en el Camp Nou. Durante esos 30 minutos, el plan de Simeone salió a la perfección. Líneas atrás, bien juntitos, ahogando pasillos de pase y saliendo como lobos al contragolpe con un Falcao desatado. En esa media hora de control, el colombiano adelantó a su equipo y apretó la Liga, pero la revolución de los secundarios, liderados por Adriano y Busquets desactivó el plan del Cholo. En cuanto el lateral brasileño perforó la meta de Courtois, el Atlético empezó a pedir la hora. Le vino encima un vendaval que rompió cualquier plan previsto. Falcao se quedó aislado y el rodillo blaugrana les pasó por encima. Sólo faltaba que Messi cumpliera su cita con el gol por partida doble para que el Barça de Tito Vilanova rompiera la Liga. El Atlético se queda segundo a nueve puntos del Barça y el Madrid, a trece.

Era un partido de cocción lenta, pero el Atlético se quedó sin fuego a medio guiso. El inicio de los de Simeone fue impecable. El Barça tenía la pelota, pero se pasó 35 minutos sin crear peligro. Cuando lo creó, Adriano marcó un golazo y señaló el inicio del fin del equipo madrileño, que perfectamente podía haber llevado más de un gol en su cuenta por aquel entonces.

Antes de batir a Valdés con la arrancada de un tigre y la finalización de una cobra, Radamel había enviado un cabezazo al palo y había chutado otro balón que salió fuera por poco. Mientras tanto, el desierto por la parte barcelonista.

Secundarios al poder. Con el Barça abotargado y perdiendo la batalla táctica, quedaba apelar al talento individual, pero los solistas del equipo (Messi, Iniesta, Xavi) estaban asfixiados por una gran defensa atlética. Fue uno de los que llevan el piano el que desencalló el asunto. Adriano repitió desde la derecha el golazo que le marcó al Valencia desde la izquierda.

Tal y como le pasó al Atlético en el Bernabéu con el gol de Ronaldo de falta, al Atlético se le movió el suelo tras el tanto y los diez minutos hasta el descanso se les hicieron eternos. El Barça empezó a carburar y logró ponerse en ventaja a la salida de un córner cuando Busquets emuló la sangre fría de su padre. Lo que hacia Carlos Busquets con pantalones largos sobre la línea de gol lo hizo Sergio ante la defensa Atlética. Recogió un balón tras una montonera, se lo acomodó, esperó que todos los rivales se fueran al suelo vencidos por el ímpetu y fusiló al rival. Era el segundo disparo del Barça entre los tres palos en toda la primera parte.

En la segunda mitad, tocó monólogo blaugrana y el partido ya se pareció a cualquier otro partido del Barça. El área del Barça era, para el rival, una tierra ignota. Bastante hacían los atléticos con sacarse el balón de mala manera de encima.

La mala noticia para el rival es que Leo aún no había marcado. De hecho, casi no había tocado bola. Pues sí señores, a la primera que tuvo ejecutó su arte suprema: ajustadita y abajo. 3-1, game over.

Siguió el Atlético defendiéndose con cierto orden ante el rondo que oficiaba el Barça con el Camp Nou más pendiente de mofarse del otro equipo de la capital. Pero los tiburones no descansan y un error de Godín le bastó a Messi para marcar su sexto doblete consecutivo y poner proa a la Liga.

Estadísticas AS.com