Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Carles Rexach

"Un Messi no se fabrica, se nace. No tenemos una varita mágica"

Carles Rexach (Barcelona, 1947) lo ha sido todo en el Barça. Jugador, técnico y firmante de la servilleta más famosa del mundo. Ahora es asesor de Sandro Rosell.

Mónica Marchante

Todos el mundo está hablando de 'Torpedo' Müller y su récord de goles en un año, ¿usted jugó contra él?

Sí. Vino al Gamper. Era el típico rematador, vivía solo para el gol. Podía estar media hora sin tocar el balón y luego una que tocaba iba para dentro. Hacía goles inverosímiles porque ejecutaba muy rápido. No era un regateador. Era un cazagoles.

Muy diferente a Messi

No se pueden comparar, porque Messi interviene mucho en el juego. Junto con Di Stéfano son los dos jugadores que sin jugar en punta, jugando en medio campo, llegan y meten gol. Han sido los únicos a los que he visto hacer eso a lo largo de mi vida.

¿Cuando firmó la famosa servilleta pensó lo que iba a significar para la historia del Barcelona?

Que era muy buen jugador ya se veía, y que tenía que triunfar. Messi hubiera sido un gran jugador en cualquier lado, pero ha tenido la suerte de caer en el Barça, que juega un fútbol que a él le encaja perfectamente. Es un juego donde interviene mucho y eso le da para inventar. En otro equipo en vez de tocar sesenta balones tocaría quince, haría alguna jugada genial pero no sería tan decisivo como lo es aquí.

¿Está orgulloso de su intervención?

La servilleta me hizo famoso (risas) yo soy un tipo con determinación, ¡no entiendo que se tarde en tomar decisiones! Con doce años no podía estar ahí días y días esperando, su padre se cabreó y dijo que se iba. Busqué un papel, diciéndole que solo sería un compromiso mío, que el ridículo lo haría yo. ¡Nunca imaginé que pudiera tener tanta trascendencia! Firmar a Messi era complicado. Además de precisar el tratamiento no podía jugar, sólo amistosos. Había que buscar trabajo para el padre y mucha gente aquí no quería complicarse la vida. Había quien decía que si era tan bueno por qué allí no lo querían. Yo no descubrí a Messi, mi mérito fue que insistí en ficharlo. Esa medalla sí me la puedo poner. Ahora por la calle muchos padres me ofrecen a sus hijos

Como estrella que es, también tendrá su ego ¿lo conoce?

¡De pequeño no hablaba! Una de sus grandes virtudes es que escucha más que habla y eso es muy importante en el fútbol y en la vida. Analiza mucho las cosas, se fija mucho y ha tenido la suerte de caer en un equipo en el que muchos han crecido con él y todos son amigos. No es el figura que llega sacando pecho. Ningún jugador tiene celos de Messi. Si juega hoy todos apretarán para que bata el récord. El compañerismo es decisivo para que todo funcione aún habiendo grandes jugadores. Al principio siempre quería hacer la jugada del siglo y ahora muchas veces juega a un toque, dos toques, le sale bien, le sale mal ha evolucionado y eso hace que cada día sea mejor futbolista.

¿Los egos se cargan el mejor vestuario?

En el vestuario del Barcelona no hay. El único que no encajó siendo un grandísimo jugador fue Ibrahimovic. Es un poco mercenario del fútbol aunque lo querría siempre para mi equipo. Cuando hay demasiados gallos en el gallinero a veces se pelean y esto aquí no ha pasado. Es el gran encanto de este Barça y de la Selección española. Yo he jugado con España y cada uno tiraba para su lado. Ahora es un equipo, entrar cuesta pero salir también. Del Bosque ha sabido conseguirlo porque sabe los grandes problemas que puede haber con los egos.

Las importancia de mantener el ecosistema

Lo primero es saber escoger. Después hay que dominar el gallinero. Es básico. Decirle al jugador: oye, ¿lo tuyo qué es? ¡Tú la pegas que la partes! por ejemplo El jugador debe entender qué es lo suyo, y no querer hacer lo que hace otro.

¿Todo vestuario debe tener un líder?

Sí, pero el líder no es el que da un discurso, sino aquel a quien, sin decir nada, la gente respeta. Que al salir al campo miran y dicen está Messi, este lo arreglará si va la cosa mal alguien que habla poco pero en quien todos confían. Lo ideal es que no haya uno sino varios, que tengan un peso específico, como aquí Puyol, Xavi, Iniesta, ahora Cesc cuando esto no funciona el equipo pierde identidad, ¡a mí me pasó eh! El Real Madrid y el Barça han funcionado cuando han sabido a qué jugaban. El Madrid últimamente ha ganado por tener grandes jugadores, pero le ha faltado saber a qué juega. Ha habido demasiado cambio de entrenador, de rumbo.

Sí, pero ahora llevan tres años con el mismo entrenador

Sí, pero cuando fichas una estrella de aquí y otra de allá, encajar todas esas piezas con los que vienen de abajo es complicado. Es más difícil hacer un equipo a base de talonario que moldear un equipo que va subiendo desde abajo poco a poco.

¿La identidad del Barça es obra de Cruyff o anterior?

Esto empieza en el 73-74, el año del 0-5 en el Bernabéu, cuando Michels, que era entrenador del Ajax y había ganado una Copa de Europa, vino aquí e implantó ese fútbol en el que todos atacaban y defendían, con líneas muy juntas. Yo no había visto lo de un balón para cada uno al salir a entrenar hasta entonces. Si hay veinte niños y un balón, habrá quien al acabar el entrenamiento no la habrá tocado. Con uno para cada niño es diferente. Ahí empieza una cultura de dominar el balón, de interpretar el fútbol. Después hay que tener la suerte de encontrar un Messi. ¿Fabricar un Messi? Eso no se fabrica, se nace. Aquí no tenemos una varita mágica.

¿Quién sería Rexach en este Barça?

Estos entran con el balón hasta la portería y yo chutaba desde lejos. Parecido a Figo. Era más chupón y chutaba bien. Centraba y me entendía de maravilla con Santillana en la Selección.

Ha estado media vida al lado de Cruyff, ¿cómo era jugar a su lado?

Llegó como mejor jugador de Europa, siendo Balón de Oro. Aquí habíamos perdido la identidad. Llevábamos catorce años sin ganar la Liga. Estábamos Marcial, Sotil, Asensi, Migueli, el propio Cruyff pero no éramos equipo. Con Michels eso cambió. Cruyff aglutinó en aquel momento lo de que cada uno hiciera lo que sabía.

De ego el Flaco entendía bastante

Si tú has sido alguien importante tienes mucho ganado, te van a respetar mucho más. Le puedes decir a un futbolista: ¡oye, que yo he sido alguien aquí y he metido más goles que tú!

La otra medalla que se puede colocar ahora es Tito Vilanova

Cuando dejé el fútbol cogí el juvenil del Barça. Ahí fiché a Tito, estaban también Altimira, Roura, Amor, Carles Busquets quedamos dos años campeones de España. Años después, cuando Tito se retiró por una lesión le ofrecí entrenar al cadete, y allí estaban Messi, Piqué, Cesc y no perdió un partido en todo el año. Un día me viene Tito y me dice: Charly, tengo un tío que es un fenómeno, no he visto a nadie como él. Yo le digo, ¿cómo se llama? Y me responde: Messi. Por eso te digo que todo es una familia, todos han crecido juntos, se respetan y de aquí a unos años Xavi será el Pep de turno, la rueda se sigue moviendo. Creo que el cincuenta por ciento de un equipo grande tiene que ser de la casa, mezclado con buenos complementos.

Había quien dudaba del carácter de Tito para entrenar

A Tito no le conocéis. Tiene mucha más mala leche que Pep. Guardiola es más teatrero, domina más la escena, le gusta la pintura, la poesía es diferente. Tito es más directo. Por eso se complementaban tan bien.

¿El Barça de Tito recuerda más al 'dream team'?

Quizás sí, es más directo. Este año el Barça ha recibido más goles de la cuenta aunque se va normalizando. Ahora todos los defensas han metido goles, se incorporan desde la segunda línea, son alternativas a Messi.

¿Le apena que Cristiano haya coincidido en el tiempo con Messi?

Para mí Ronaldo es un primer espada, yo le quise fichar. Fui a verlo diez o quince veces cuando jugaba con Quaresma en el Sporting pero era demasiado caro. Hablé con Van Gaal sobre ellos, dos años después trajimos a Quaresma y no acabó de funcionar.

¿Hubiera encajado Cristiano en el Barcelona?

Ahora con la pugna con Messi ya se ha tensado mucho la cuerda pero en su momento creo que sí. Era un jugador diferente.

¿Sigue esperando una llamada de Cruyff?

Se ha normalizado la relación. No vamos a comer pero nos saludamos y hablamos correctamente.

Ni usted ni él daban el perfil de entrenador atormentado

Yo eso no lo entiendo. Hay quien se cree que para demostrar personalidad hay que estar cabreado, ser un maleducado y pegar cortes a la gente. Puedes tener personalidad e ir riendo por la calle. La personalidad se tiene o no se tiene, el fútbol siempre lo he visto como un juego, hay que entrenar, no trabajar.

Estadísticas AS.com