Internacional

Internacional

campo fútbol
jugadores

Internacional | MUNDIALITO DE CLUBES

El balón con chip se estrenará en el Mundialito de Clubes

El Mundial de Clubes será en esta edición el banco de pruebas para la utilización la tecnología en la línea de gol para determinar si el balón ha entrado en la portería.

El balón con chip se estrenará en el Mundialito de Clubes Ampliar
Vista del balón oficial "Cafusa" con que se disputará la Copa de las Confederaciones de Brasil en 2013, presentado hoy, sábado 1 de diciembre de 2012, durante el sorteo de los grupos de la competición, en Sao Paulo (Brasil). EFE/Sebastião Moreira | Sebastião Moreira

El partido inaugural del Mundialito de Clubes no despierta un interés descomunal por los equipos que se enfrentan. El Auckland City, de Nueva Zelanda, y el Sanfrecce, de Japón, abrirán el torneo este jueves, pero además serán los primeros en probar el balón de la próxima Copa Confederaciones de 2013 y el balón con chip incorporado para acabar de una vez por todas con los goles fantasma. El balón tendrá alojado un chip y se comprobará con la cámara ojo de halcón tan empleada en el tenis.

La novena edición del Mundial de Clubes arranca mañana en Japón con el Chelsea inglés y el Corinthians brasileño como favoritos en el enésimo duelo por la supremacía universal entre Europa y Sudamérica. El Monterrey mexicano puede ser el tapado para romper todos los precedentes de una competición que siempre ha sido un mano a mano entre el viejo y el nuevo continente.

Los otros contendientes son el Hiroshima japonés local, que mañana se enfrentará al Auckland neozelandés como campeón de Oceanía en el encuentro inaugural, el Ulsan Hyundai surcoreano como titular asiático y el Al Ahly egipcio como campeón africano.

La historia reciente dice que desde 2006, cuando se impuso el Internacional de Porto Alegre brasileño, el club campeón del mundo ha sido europeo con dos títulos del Barcelona (2009 y 2011), Inter de Milán (2010), Manchester United (2008) y Milan (2007). En las dos primeras ediciones del Mundial de clubes el ganador fue brasileño, Corinthians (2000) y Sao Paulo (2005). Entre 2001 y 2004 no se disputó.

El Chelsea rompió todos los pronósticos al proclamarse campeón de la pasada edición de la Liga de Campeones, por delante de los grandes favoritos como el Bayern Múnich, el Barcelona y el Real Madrid. Sin embargo, el club londinense no ha levantado cabeza desde que se alzara con el cetro europeo. En la ''Premier'' es tercero a diez puntos del líder Manchester United y en la Liga de Campeones hoy podría quedar fuera de octavos de final, algo que nunca le había ocurrido en la historia al vigente campeón.

Por el momento, el cambio en el banquillo del español Rafa Benítez por el italiano Robert Di Matteo no ha sido el revulsivo deseado. El Chelsea, pese a todo, se presenta con el mayor elenco de figuras del torneo con los españoles Fernando Torres, Juan Mata y Oriol Romeu, los ingleses John Terry, Ashley Cole y Frank Lampard, el brasileño Ramires o el portero checo Petr Cech, entre otros. Rafa Benítez podría conseguir su segundo título mundial de clubes tras el obtenido a los mandos del Inter Milán, cuando relevó al portugués Jose Mourinho, actual entrenador madridista.

Pese a dicho logro, su periplo en el conjunto italiano quedó cortado de raíz en diciembre de 2010. El Corinthians también dio la campanada al proclamarse por primera vez en su historia campeón de la Copa Libertadores, tras superar el doble duelo de la final al Boca Juniors argentino. Curiosamente, el equipo paulista ya sabe lo que es ganar el Mundial de Clubes cuando se lo adjudicó como local en el año 2000.

El tercero en discordia es el Monterrey mexicano, que llega con ganas de revancha tras caer hace un año a las primeras de cambio en esta misma competición. Liderado por el delantero chileno Humberto Suazo, el campeón de la Concacaf aspira a romper la hegemonía euro-sudamericana del torneo y para ello tendrá que empezar ganando al Ulsan Hyundai surcoreano, conocido como el ''tigre'' y que llega con la buena credencial de haber ganado los seis partidos para erigirse como campeón de Asia.

El Hiroshima japonés se perfila como favorito en el partido inaugural de mañana ante los neozelandeses de Auckland. El vencedor se medirá a un adversario serio en cuartos de final como es el Al Ahly egipcio. El vigente campeón africano tiene como mejor palmarés en el Mundial de clubes el tercer puesto en 2006 y su motivación es extra después de la tragedia sufrida en Puerto Said a principios de año, en la que 72 seguidores perdieron la vida. Por ese motivo, sus jugadores lucirán brazaletes negros.

 

 

Estadísticas AS.com