Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Granada - Zaragoza

Javier Aguirre toma el mando y Anquela quiere tener un respiro

Javier Aguirre, que no le teme a nada en esto del fútbol, sabe que en su mano está revertir la situación del Espanyol mientras que Anquela, en la cuerda floja en el Granada.

Gabriel Galán

Javier Aguirre toma el mando y Anquela quiere tener un respiro Ampliar
Javier Aguirre se sentará por vez primera este mediodía en Los Cármenes como entrenador del Espanyol. |

Será por el simple hecho de estrenar entrenador pero lo cierto es que la afición del Espanyol vuelve a sonreír tras unos meses de tristeza. Al menos hasta este mediodía, porque una vez que finalice su partido en Los Cármenes esos nervios podrían convertirse en terror. Javier Aguirre, que no le teme a nada en esto del fútbol, sabe que en su mano está revertir la situación del Espanyol y hoy tiene la primera oportunidad para variar el rumbo. Pero no será fácil, porque enfrente le espera un rival casi tan nervioso como el equipo perico, con su entrenador, Anquela, en la cuerda floja. Una derrota dejaría al jiennense con pie y medio fuera del Granada. Sería un triste final para su debut en Primera.

Pero Anquela está curtido en mil batallas y tiene fe en su Granada. El KO copero sirvió para creer en una remontada en la Liga, sobre todo si convierte el estadio nazarí en el esperado fortín que todos anhelan. Sólo un triunfo en seis partidos, y aún no han visitado Los Cármenes ni Real Madrid ni Barcelona, es poco bagaje para asegurar la salvación. De ahí los problemas para un equipo sin gol (es el menos anotador de Primera) y dubitativo en defensa.

Confianza. En el primer once de Aguirre hay una duda: Simao o Stuani. No faltará el espigado Longo, que puede dar más de un quebadrero de cabeza a Diakhaté y Borja Gómez. De nuevo será Wakaso quien lleve la manija españolista, aunque cuesta verle en esa posición. Ya jugó en la Copa y fue sustituido, pero nadie puede discutirle su calidad.

Anquela parece tener claro su equipo. Con Brahimi aún entre algodones, aunque ha sido citado, se la jugará arriba con El Arabi (cuatro goles) e Ighalo, con ganas de volver a convertirse en el héroe rojiblanco. Por sus botas pasa la ilusión de toda Granada y el primer escalón para Aguirre. No será el último, porque este año la salvación está cara.

Estadísticas AS.com