Actualizado

Actualizado a las

Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | Barcelona 3 - Alavés 1

El oficio de Villa es ejemplar

El Guaje volvió a jugar 90 minutos, llegó a los 301 goles y sentenció a un buen Alavés. El 3-1 clasifica al Barcelona para octavos de final de la Copa, donde le espera el Córdoba.

Santi Giménez

El oficio de Villa es ejemplar Ampliar
Villa marcó dos goles y fue uno de los futbolistas más destacados del partido de ayer, juntamente con Thiago, con quien se está abrazando en la imagen en presencia de Jonathan Dos Santos. |

El Barça liquidó el trámite del partido de vuelta en el Camp Nou ante el Alavés y jugará los octavos de final ante el Córdoba. Nada nuevo en el trazo grueso de la crónica de una eliminatoria que discurrió según lo esperado. Pero si se pone el partido bajo la lupa, se verán detalles que sirven para sacar conclusiones de cara a lo que pueda acontecer.

La primera de ellas es que si cuentas con un tipo con el oficio, la profesionalidad y la humildad de David Villa, puedes ir al fin del mundo. Al Guaje, máximo goleador de la historia de la selección española no se le caen los anillos por jugar partidos intrascendentes. Ni siquiera después de haber probado banquillo y perderse partidos por molestias. Para él, todos los encuentros son importantes. Y además, le molesta perder. Por eso, cuando el Alavés se adelantó en el marcador, asumió el mando de las operaciones y primero con poco acierto y luego de manera letal, le dio la vuelta al marcador. Chapeau para Villa, que ayer jugó sus primeros 90 minutos completos tras su lesión y que alcanzó los 301 goles como profesional.

La otra conclusión atañe al Alavés. Un equipo bien pensado y mejor dirigido que a pesar de las bajas salió a jugar al Camp Nou con el ánimo de salir de la eliminatoria con la cabeza bien alta. Lo lograron. Y quien sabe si pudieran haber causado más susto del que causaron. Un penalti por manos de Song no pitado y un gol mal anulado por fuera de juego dejaron en el solitario gol de Viguera su único bagaje ofensivo. Merecieron más.

De hecho, los de Natxo González tuvieron al Barça colapsado durante gran parte de la primera parte, cuando sólo Thiago y Adriano mantenían el nivel Barça. Luego, en la segunda, ya se vieron desbordados, pero aguantaron incluso el festival de regates en el tramo final del partido de un Deulofeu, que animó el cotarro.

Estadísticas AS.com