Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | Atlético 1 - Jaén 0

Cebolla, víctima de un absurdo

El uruguayo se lesionó y se pierde el derbi contra el Real Madrid. Un gol de Raúl García resolvió un trámite infame. El Atleti se medirá en octavos al Getafe. Detallitos de Óliver

Iñako Díaz-Guerra
Cebolla, víctima de un absurdo Ampliar
El Cebolla sufrió un pinchazo en la cara posterior del muslo derecho. El uruguayo tuvo que ser sustituido y está casi descartado para el derbi. |

Como hasta mi novia, que piensa que Messi juega con la Selección española, podía haber dicho después del 0-3 de ida, el Atlético eliminó al Jaén y se clasificó para octavos de la Copa, donde le espera el Getafe. Fenomenal. Pero para llegar a esta conclusión cantada se tuvieron que disputar 90 minutos innecesarios que expusieron a una pulmonía los 10.000 benditos inconscientes que acudieron al Manzanares, depararon un espectáculo que haría parecer la filmografía de Bergman una serie de hilarantes comedias y se cobraron una víctima, el Cebolla, que sufrió una lesión muscular en los isquiotibiales y se perderá el derbi. Todo por un encuentro que ni tenía ningún sentido jugarse. Pura apología de la Copa a partido único.

Pero mientras soñamos con que la acumulación de gradas vacías y eliminatorias aburridas dé una pista a la Federación de que el formato no funciona, volvamos al desierto Calderón un frío miércoles. Simeone, que no considera un trámite ni hacerse el café, sólo dio la titularidad a un canterano, Manquillo, que cumplió sin excesos fuera de su posición natural de lateral. Como extremo, sus mayores virtudes, la potencia y el recorrido, quedan diluidas, pero sigue teniendo pinta de jugador de Primera.

El resto del once lo formaron los diez jugadores de la plantilla que se perfilan como suplentes en el Bernabéu y sólo Raúl García hizo méritos para que el Cholo se lo replantee. Su resurrección como centrocampista llegador útil para el Atlético está completa. Como la actitud jamás fue un problema, el navarro agradece el regreso a su puesto natural gol a gol. Lleva ya siete esta temporada (tres en Liga, dos en Copa y dos en Europa), el de ayer, a los 16 minutos, con un buen disparo desde fuera del área tras dejada de Adrián.

El Jaén, como ya había demostrado en la ida, es un Segunda B de muy buen nivel. Marcha segundo en su grupo y cuenta con futbolistas de, por lo menos, una categoría superior. Fran Machado, sobre todo. Durante varios tramos se permitió el lujo de dominar en el Calderón, pero, incluso al trantrán, el Atleti era el que creaba las ocasiones. Emre volvía a demostrar que si al fútbol se jugase siempre con el balón parado sería una figura mundial y Adrián arrancaba como el del curso pasado, pero culminaba como el de este. Le falta aún un paso, pero la actitud no es reprochable. Antes del descanso, Raúl García se complicó la vida tras un gran pase del Cebolla y Asenjo, titular por una gripe de Courtois (estará el sábado), realizó la mejor parada que se le recuerda en el Atleti en una falta directa a la escuadra de Israel.

La segunda parte deparó el aliciente extra de ver media horita a Óliver Torres, que debutaba en partido oficial en el Manzanares con 18 años y 18 días. No hizo nada grandioso, pero sigue seduciendo hasta en las pequeñas cosas: cada control es de libro y siempre parece tener un plan en la cabeza. No es tan habitual, queridos atléticos, hagan memoria. Pero el protagonista del último tramo fue el Cata, que acumuló tres ocasiones sacando al delantero que lleva dentro. Un delantero sin gol, por lo que se vio. Y así, entre risas y bostezos, el Cebolla cayó lesionado él solo, en una carrera. Habían transcurrido 84 minutos. Y sobró cada uno de ellos.

Debuts en el Manzanares

Manquillo y Óliver debutaron en partido oficial con el primer equipo en el Calderón, en la que fue la duodécima victoria seguida del Atleti en su estadio.

Estadísticas AS.com