Actualizado

Actualizado a las

Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Espanyol 0 - Getafe 2

El Getafe acaricia Europa y Pochettino, su despido

Pedro León y Mané lanzan a los azulones y dejan en una situación muy delicada a Mauricio Pochettino y al Espanyol que se complican la vida. División en Cornellá.

Iván Molero
El Getafe acaricia Europa y Pochettino, su despido Ampliar
LA PUNTILLA. Justo cuando se cumplían los 90 minutos, Mané batió a Cristian Álvarez a placer, tras un pase desde la derecha de Diego Castro. | Carlos Mira / Rodolfo Molina

Cuando el Espanyol le confió la entonces milagrosa tarea de la permanencia, en enero de 2009, Pochettino sucedía en el banquillo a José Manuel Esnal, Mané. Y ayer, anotando el 0-2 en el minuto 90, otro Mané, el lateral del Getafe, pudo poner la puntilla al futuro más que incierto del hispanoargentino. El nuevo presidente del Espanyol, Joan Collet -elegido por sufragio accionarial hace hoy siete días- dijo creer "plenamente" en el entrenador. Pero el farolillo rojo, nueve puntos en 13 jornadas, tres derrotas seguidas y una grada dividida entre gritos de "directiva, dimisión", "Pochettino, dimisión" y la indiferencia adivinan una destitución inminente. Mal síntoma es que ya suenen con fuerza posibles sustitutos: Paulo Sousa (ahora en el Videoton húngaro), Marcelino García Toral y Javier Aguirre.

Para cuando llegó el gol de Mané -sentencia del partido y puede que de Pochettino-, el Getafe se había paseado decididamente durante 90 minutos. A los azulones les bastó con entrar al césped con intensidad, dar tres zarpazos sobre el área del Espanyol y, al cuarto intento, avanzarse en el marcador para nunca más abandonar el rumbo de la victoria: Pedro León burló a la defensa blanquiazul, nadie le tapó y desde la frontal ajustó un chut al palo izquierdo de Cristian Álvarez.

Botín para Álvaro. Tanta pasividad mostraron los pericos en ese 0-1 como en el gol de Mané, a pase de Diego Castro cuando le vio solo. Aunque, a decir verdad, la inacción fue también patrimonio de la medular y de una delantera más blanda que el pan al amparo de la lluvia, salvo en instantes de la reanudación con algún intento baldío que los azulones, especialmente Alexis, desarmaron con simplicidad.

El Getafe necesitó muy poco -apenas marcar el 0-1 y esperar- para demoler a un Espanyol que vio cómo Álvaro volvía a Cornellà-El Prat para llevarse los tres puntos y cualquier atisbo de ilusión. Y también para acercar al Getafe a Europa, que le queda solo a un partido de distancia. Maneras de vivir.

Estadísticas AS.com