Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | El carrusel | La Liga al microscopio

Adrián, los estudios y su ídolo

El Madrid cayó el sábado en el Villamarín frente a un Betis peleón y con Adrián de salvador, mientras que Atlético y Barcelona no perdonaron ayer ante Sevilla y Levante.

Aritz Gabilondo

Jornada clave en la Liga. El Madrid cayó el sábado en el Villamarín frente a un Betis peleón y con Adrián de   salvador, mientras que Atlético y Barcelona no perdonaron ayer ante Sevilla y Levante. Así, la distancia de los blancos con unos y otros es de ocho y once puntos. Demasiados, aunque también queda mucha temporada.

El personaje. Adrián

No tardó ni una semana Adrián en redimirse de sus errores en el derbi sevillano. Su retahila de paradones ante el Madrid confirma que lo suyo y el fútbol es una relación altruista, la de aquel que ha irrumpido tarde en la élite y sólo piensa en disfrutar. Hace bien poco jugaba en Regional y ahora lo hace defendiendo la portería de su Betis del alma. Creció con Esnaola como ídolo —aunque en el colegio Altair jugaba de delantero— y después la competencia del fútbol profesional complicó mucho su camino. Él, por si acaso, decidió estudiar Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad Pablo de Olavide y la vida se lo premia: casi licenciado y porterazo del Villamarín. Buena mezcla.

OTRO CENTRAL QUE EMPEZÓ EN PUNTA Hay cierta tendencia a pensar que los delanteros no defienden bien, pero sin embargo cada vez son más los que inician sus carreras en puestos atacantes y van retrasándose según avanzan los años. Sergio Ramos. Godín. Puyol. Son sólo algunos ejemplos de grandes centrales que comenzaron jugando al fútbol en puestos de ataque. Otro que también lo hizo fue Roderick, el portugués del Depor que ayer debutó como titular en San Mamés. En sus inicios en el modesto Odivelas se desenvolvió en punta y eso le permite ahora entender mejor a los jugadores que le toca marcar. Ayer fue Llorente. Ni más ni menos. Y cumplió. Algo sabía sobre sus movimientos...

DJUKIC Y RUKAVINA, COMO PADRE E HIJO Hay entrenadores que saben sacar el máximo jugo a determinados jugadores. Se encaprichan de ellos. Les perfeccionan tanto que convierten sus carreras en caminos paralelos. Sucede con Djukic y Rukavina, ambos ahora en el Valladolid. El técnico necesitaba un lateral derecho en verano y pensó en él. Hizo bien, porque es una de las muchas alegrías del cuadro de Pucela en su vuelta a Primera. Djukic ya había tenido a Rukavina en el Partizán antes de que le nombraran técnico de su país. Después, ya como seleccionador, volvió a contar con él en el equipo nacional y el flechazo surge de nuevo en torno al Pisuerga. Entrenador y jugador. Más. Casi padre e hijo.

COMPETIR CON KUN, FORLÁN, FALCAO... Cinco años. Ese es el tiempo de aclimatación que Diego Costa ha necesitado para sentirse delantero titular del Atlético. Y de pleno derecho, por cierto. Ayer cuajó un partido soberbio contra el Sevilla como acostumbra a hacer cada vez que Simeone le incluye en el once. Los brasileños tienen la fama bien ganada de ser demasiado añorantes de su tierra. El clima, la cultura, el ritmo de vida. Todo lo echan de menos. Por eso la única solución que le ha quedado al club colchonero ha sido cederlo repetidamente: Braga, Celta, Albacete, Valladolid y Rayo. Tiempo en el que, por cierto, el Atlético exhibió a varios de los mejores delanteros que jamás tuvo. Para nadie hubiera sido sencillo pelearle el puesto a Forlán, a Agüero, a Falcao, incluso al Adrián del pasado año. Tampoco para un joven que llegó con 17 años a Madrid y que parece haber aprendido un poquito de todos y cada uno de ellos. El Cholo y el Calderón han sido pacientes y el resultado es el visto ayer: Diego Costa es delantero para el Atleti.

INIESTA: BALÓN DE ORO A LA ELEGANCIA EN UN CAMPO DE FÚTBOL Iniesta se vistió de pajarita y frac en la victoria del Barça en Valencia. Como siempre. El manchego no entiende el fútbol sin ese toque de magia que convierte sus acciones en números de sutil elegancia. Desde la alfombra roja dio esta vez tres asistencias y marcó un gol. Durante años hemos disfrutado en la Liga de varios de los jugadores más elegantes de siempre: Velázquez, Netzer, Schuster, Martín Vázquez, Laudrup, Zidane, Guti, Silva, Valerón... Es obligado meter a Andrés en esta fenomenal lista de futbolistas con aire de galanes, de caballeros, de dandys. Ser partícipe del mejor Barça y de la mejor Selección de la historia le sitúa en el trampolín hacia el Balón de Oro. El extraterrestre Messi se lo arrebatara, seguramente, pero para nosotros siempre será Balón de Oro a la Elegancia. Merecido.

ISCO ENTRA DE LLENO EN EL CLUB DE ETOO, RAÚL, CESC... No hay club perfecto y tampoco hay club sobre el que de vez en cuando no se cierne algún negro nubarrón. Lo del Valencia con Isco es de los más negros que se recuerdan. Negrísimo. Hace unos años un ojeador che lo captó en Andalucía jugando con la selección malagueña y, pese a ello, con 18 lo dejaron marchar al Málaga a cambio de seis millones de euros, su cláusula. Por eso la joya que creció en Paterna deslumbra ahora en La Rosaleda como hizo el sábado, curiosamente ante sus excompañeros. Borrones así ha tenido el Madrid con Etoo, el Atlético con Raúl o el Barça con Cesc, hasta que lo recuperó por 34 millones. Sólo el dinero subsana cosas así. Errores para siempre. Como el de Isco.

NACHO: ‘CANTERANOS’ CON HORAS DE VUELO A Paco Jémez no le tiembla el pulso con los canteranos. Si la irrupción de Leo Baptistao sólo puede ser entendida como una apuesta suya, su último movimiento consistió en promocionar al lateral izquierdo Nacho en lugar del sancionado Casado. Por lo visto ante el Mallorca, funciona. Quizá tenga que ver con el hecho de que algunos de los canteranos que surgen en Primera se alejan del prototipo de juvenil inexperto e imberbe. Nacho, por ejemplo, tiene 23 años y ya sabe lo que es jugar en Tercera División con el Alcobendas y en Segunda B con Osasuna B y Getafe B. Su salto no es tan pronunciado. No. Y Paco lo aprovecha para tapar los agujeros de su equipo.

LOS RANGOS DEL FÚTBOL SE ESCRIBEN CON TIZA La línea entre el éxito y el fracaso es fina. El último en constatarlo es Pochettino. Como jugador fue el extranjero que más veces vistió la camiseta del Espanyol y, ya como técnico perico, salvó al equipo cuando hace tres años decidió cogerlo en una situación delicada. Pero ahora que las cosas van mal nada le sirve para mantener el crédito. Y eso que verano tras verano el club vendió alguno de sus jugadores más importantes sin incorporar sustitutos de garantías. El Espanyol navega a la deriva y la solución parece pasar por destituir al capitán del barco. Aunque sea perico. Aunque sea una leyenda del club. Aunque entienda lo que pasa mejor que el que venga por él. Así funciona esto.

 

Estadísticas AS.com