Actualizado

Actualizado a las

Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Espanyol

Joan Collet arranca una gestión de asignaturas pendientes

Con dos novedades respecto a la candidatura, el nuevo Consejo de Administración se estrenó ayer. Joan Collet inicia su presidencia con más retos urgentes que nunca.

Iván Molero

Después de cómo ha ido la campaña electoral, ya no tengo miedo a nada". Son palabras del nuevo presidente del Espanyol, Joan Collet, en su ronda de intervenciones ayer por medios de comunicación. Pese a gozar de un estreno agridulce, por las tensiones de la Junta del lunes, Collet ya se ha puesto manos a la obra para iniciar una legislatura en la que deberá solventar con urgencia las numerosas asignaturas pendientes del club. El nuevo Consejo de Administración se estrenó ayer en Cornellà-El Prat, con dos caras nuevas respecto a la candidatura: Anna Maria Fusté (que apunta a una de las vicepresidencias, junto a Rafael Entrena, José Luis Morlanes y Albert Garrofé) y Enrique Beltrán. Las decisiones deben ser ágiles y rígidas en al menos cuatro frentes abiertos.

La permanencia es el principal eje sobre el que giran el resto de estamentos. Si el Espanyol descendiese a Segunda, la situación del club se tornaría insostenible en todos los sentidos. Aunque no depende tanto del presidente como del balón, en sus manos sí estará decidir sobre el futuro de Mauricio Pochettino si los resultados no se enderezan y buscar fondos para fichajes en invierno, salvo remontada milagrosa.

Muy ligada a ese aspecto está la economía, que sólo se puede llegar a arreglar en Primera. Aun así, como ya apuntó Morlanes, el club dispone de tres semanas para refinanciar de corto a largo plazo la deuda inminente con Hacienda: seis millones a pagar en diciembre.

El fútbol base es de acción más directa. En los próximos días se ejecutará el cambio de guardia. Cristóbal Casado dará paso a Jordi Lardín y Ángel Morales, quienes impondrán condiciones -auspiciados por el consejero Iñaki Pérez- para garantizar una sostenibilidad que se perdió hace tiempo.

Y, planeando sobre lo demás, está la evidente fractura social, el hueso más duro de roer. Arranca la era Collet, primer presidente ejecutivo de la historia del Espanyol.