Liga de Campeones

liga de Campeones

campo fútbol
jugadores

Liga de Campeones | Valencia 1 - Bayern 1

Vuelve el gran Valencia

El Valencia logró un meritorio empate en Mestalla jugando 67’ con diez tras la roja a Barragán. Feghouli adelantó a su equipo y Müller empató, sin merecerlo, en el 82’.

Conrado Valle
Vuelve el gran Valencia Ampliar
SEGUNDO GOL DE FEGHOULI. El franco-argelino anotó ante el Bayern su segundo tanto en la Champions, ya marcó ante el BATE. | Alberto Iranzo

El Valencia mostró su ADN a toda Europa. Fue superior al Bayern de Múnich, un equipo que tiene potencial para dar y tomar, sin duda un candidato a llegar lejos en esta Champions, pero que ayer se topó con un rival que puso al partido todo lo que tenía y más. Posiblemente el Bayern no tenía nada que demostrar en Mestalla. Sus grandes batallas están por llegar. Pero sí un Valencia huérfano en los últimos años de noches eléctricas como la de ayer. Los de Pellegrino sabían de antemano que estarán en el sorteo de los octavos de final. La victoria una hora antes del Lille en Minsk selló el pasaporte blanquinegro. Pero el equipo jugó para ser líder de grupo y lo hizo como tal, aunque el definitivo gol de Müller invita a pensar que terminará siéndolo el Bayern porque se enfrenta en casa a un BATE Borisov que sabe también desde ayer que su lugar está la Europa League.

Aquel jugador de los elegidos por Pellegrino que hoy se pueda mover sin que le duela hasta el músculo más oculto de su cuerpo es porque está hecho de otra pasta o porque se apellida Barragán. Suya fue la culpa del desgaste, suya también la razón de más para crecerse que necesitaban el resto. Se pasó de frenada con Alaba y se autoexpulsó en el 32. Fue entonces cuando emergió ese Valencia con el que sí se identifica su afición. Al que aplaude gane o pierda, o empate como fuera el caso.

Si el legendario Helenio Herrera levantara hoy la cabeza sacaría pecho por lo que un día dijo. Es verdad. El Valencia jugó mejor con diez que con once. O el Bayern mejor contra once que contra diez, según se mire. Hasta la expulsión de Barragán, la presión de los amigos de Javi Martínez maniataba a los de Pellegrino. Era un calco al partido de Múnich. Los dos equipos recuperaban el balón en el mismo campo: en el del Valencia. Y claro, a unos les costaba un mundo llegar, a los otros nada.

Feghouli para todo. Pero la expulsión de Barragán condicionó los restantes 58 minutos. Para bien del Valencia. Pellegrino puso de urgencia a Feghouli como carrilero y terminó por dejarlo todo el partido subiendo y bajando la banda derecha. Espectacular su derroche. Hasta el fútbol quiso ser justo con él dándole la oportunidad de ser el autor de un gol orgásmico. Vale que luego empató Müller, pero que le quiten lo 'bailao' a los que disfrutaron anoche en Mestalla.