Actualizado

Actualizado a las

Liga de Campeones

liga de Campeones

campo fútbol
jugadores

Liga de Campeones | Spartak 0 - Barcelona 3

El Barça pasa pantalla

Los de Tito sellan su pase a octavos como primeros de grupo. Alves y Messi liquidan al Spartak. Leo ya es el segundo goleador histórico de la Champions.

Santi Giménez

El Barça pasa pantalla Ampliar
IMPOTENTE. Dykan no pudo hacer nada para detener la avalancha de goles y fútbol del Barcelona. | Grigory Dukor (REUTERS)

A falta de una jornada para acabar la fase de grupos, el Barça ya está en octavos de final de la Champions como primero. Los de Vilanova pasaron pantalla ayer en Moscú con la facilidad que los adolescentes que manejan videojuegos quitan trolls por el camino. En esta ocasión, de nuevo, fue Leo Messi el martillo justiciero del equipo blaugrana, pero es justo constatar que el Barcelona afinó mucho más que en anteriores duelos. Si se tuviera que elegir una única razón para explicar el triunfo por 0-3 en Moscú, destacaría la puntería blaugrana, que dinamitó los cimientos de un Spartak que demostró tener una moral de gelatina. Mantuvieron los rusos el tipo hasta el primer gol. A partir de entonces, fueron puchinelis con menos dientes que un oso de peluche.

Capítulo aparte merece la actuación de Messi, que acorta distancia respecto a los récords que se le plantean con una voracidad digna de escualo. Ayer marcó dos goles, que trasladados al mundo de la estadística vienen a colocarle como segundo máximo artillero de la historia de la Champions League. En Moscú igualó a Van Nistelrooy con 56 goles. Ya sólo tiene por delante a Raúl, que dejó su marca en 71. Un detalle, Messi ha logrado 56 tras jugar 73 partidos y Raúl llegó a los 71 en 142. Leo, como hemos dicho, lleva 56 goles en Champions. Si a esos les sumamos 17 asistencias, vemos que ha participado en 73 goles en la máxima competición europea. Tantos goles como partidos disputados. Y una más, ya lleva 80 goles este año. Está a cinco del récord estratosférico de Müller. Y estamos a 21 de noviembre. Salvo error, este chaval promete.

Directo a barraca. El resumen estadístico del partido relatará un encuentro más que plácido del Barça. Las peregrinas excusas previas, esas tiritas que se ponen antes de cortarse, hablaban de frío, de césped artificial, de un entrenador (Emery) que conocía al dedillo al Barça y de un rival en situación límite, lo que le hacía mucho más peligroso. Tururú. Todas estas excusas se fueron por el sumidero en cuanto Alves embocó la primera que le llegó. Cierto es que hasta ese momento, los rusos habían ofrecido algo de fútbol. Pero todo se fue a esparragar en cuanto Alves sacó petróleo de un lío en el área. El Spartak recibió ese gol como los zares la noticia de que Lenin había tomado un tren hacia Moscú. Tan duros en la foto inicial y tan flojitos luego. Esta no es la Rusia que visitó Chaves Nogales.

Tras el gol de Alves, el Barça se hizo el amo del partido. El retorno de Busquets ayudó lo suyo a mantener el orden, el trío Xavi-Iniesta-Cesc seguía sin carburar al máximo de potencia, pero se sobraba para dominar a un Spartak camino del matadero. Sólo faltó que la movilidad de Pedro habilitara a Messi para que el argentino culminara la toma del Palacio de Invierno. 0-3 a la media parte y a otra cosa mariposa, que espera el Levante.

El Barça en la segunda parte aplicó una política de economía de esfuerzos. Todo el pescado estaba vendido. Sólo faltaba saber el resultado del Benfica-Celtic para saber si el primer puesto dependía de la última jornada. No será así. El Barça pasará como primero.