Actualizado

Actualizado a las

Liga de Campeones

liga de Campeones

campo fútbol
jugadores

Liga de Campeones | BENFICA 2 - CELTIC 1

Un gol de Garay derrota al Celtic y da esperanza al Benfica

El equipo lisboeta se impone al Celtic, empata a puntos con los escoceses y luchará en Barcelona por pasar a la siguiente ronda.

EFE

Un gol de Garay derrota al Celtic y da esperanza al Benfica Ampliar
El jugador del Benfica, el argentino Ezequiel Garay celebra un gol ante el Celtic FC durante el juego de la Liga de Campeones en el estadio Luz de Lisboa, Portugal. | ANTONIO COTRIM

Un gol de volea del central argentino Ezequiel Garay sirvió para derrotar a un defensivo Celtic de Glasgow (2-1) y mantener al Benfica con posibilidades de pasar a los octavos de final de la Liga de Campeones. El tanto internacional Garay, que marcó en el minuto 71, desatascó un partido donde se habían adelantado los lusos con un tanto del holandés Ola John (min.7) neutralizado posteriormente por el griego Giorgos Samaras (min.32).

Con el Barcelona clasificado, el Benfica, segundo con siete puntos, tiene que puntuar en el Camp Nou para asegurar su pase a octavos si no quiere depender del resultado entre el Celtic, tercero también con siete puntos y que se mide al Spartak de Moscú. El Celtic de Neil Lennon no engaña a nadie. Su táctica pasa por defender sin complejos e intentar aprovecharse de la pujanza aérea de sus jugadores en los balones parados. Así derrotó al Barcelona hace dos semanas y así hizo al Benfica pasar un mal trago.

Los lisboetas, que seguramente estudiaron con atención el cerrojo en el que cayeron los catalanes, entraron en el partido con la idea de deshacer la red táctica de su rivales cuanto antes. El portugués Jorge Jesús dispuso un 4-4-2 con apenas un medio de corte defensivo, el serbio Nemanja Matic, y muchos futbolistas de carácter ofensivo.

Entre ellos, sobresalió el argentino Eduardo "Totó" Salvio. Atrevido, rápido y punzante, el ex del Atlético de Madrid se asoció con sus compañeros y desarboló el carril izquierdo del rival. De sus botas nació el primer tanto. Un desborde en carrera concluyó con un centro que no logró rematar el paraguayo Oscar Cardozo, tapado por varios contrarios, pero sí el holandés Ola John, que castigó a Forster con un durísimo chute a media altura. La especulativa estrategia del Celtic se había derrumbado en seis minutos.

El Benfica, con la tranquilidad de la ventaja, siguió al ataque animado por los chispazos de Salvio y John. No obstante, las claras oportunidades fueron contadas. La mejor, un remate violento con pinta de gol de Cardozo a pase de Salvio. El Celtic intentó construir, pero sus procesos rudimentarios no llegaban hasta que el húngaro Vítor Kassai señaló un córner pasados 30 minutos, el primero para los visitantes.

Con los hinchas escoceses enloquecidos como si se tratase de medio gol, el zurdo Charlie Mulgrew puso un centro tenso y pasado al que respondió de forma soberbia el griego Giorgos Samaras con un imparable testarazo en el segundo poste. El empate cayó mal en el lado luso. Desconcentrados, apenas en los últimos minutos de la primera parte los portugueses lograron recomponerse.

Primero Salvio conectó un potente derechazo que se marchó por encima y después John definió raso, pero Forster, el héroe ante el Barca, se lució en su primera intervención loable. En el intervalo, Lennon apuntaló el centro del campo escocés con la entrada del israelí Beram Kayal, que sustituyó al fino Mulgrew. Una declaración de intenciones para aguantar el resultado. El Benfica se empeñó en reponer la justicia en el marcador.

El brasileño Rodrigo Lima desequilibró por la izquierda, regateó a Forster, pero su disparo lo repelió en la boca del gol el lateral zurdo Matthews. Los lisboetas perdieron continuidad atacante y empezaron a caer en las emboscadas del Celtic, que se agarró al talento del griego Samaras para arrancar alguna falta. Un córner botado por John propició una segunda jugada culminada por un centro de Matic que Luisao ganó y permitió el acrobático remate de volea de Garay.

El 2-1 reactivó al Benfica. Intensos en los ataques, los locales buscaron el tercer tanto, que estuvo cerca de llegar en un duro remate de falta de Cardozo, repelido por Forster. De nuevo el paraguayo pudo sentenciar el encuentro, pero su disparo se marchó lejano. El Celtic achuchó en los últimos minutos, pero la suerte se alió esta vez con los portugueses.