Europa Liga

Europa Liga

campo fútbol
jugadores

Europa League | ATHLETIC 2-LYON 3

La mala cabeza evita una gesta

Cayó por un cúmulo de desgracias, retratadas por un enorme error de Muniain. Sólo una carambola casi imposible, empatar a siete puntos con el Sparta, le dejaría en Europa

Nika Cuenca
La mala cabeza evita una gesta Ampliar
IMPOTENCIA. Gurpegui y Amorebieta, la pareja de centrales habituales, lamentan el gol encajado, mientras que Iraizoz maldice su suerte tendido en el suelo. |

El Lyon estará deseando encontrarse con el Athletic toda la vida: le ha ganado dos partidos increíbles en quince días, por la mala cabeza de los leones, y ha recuperado a su crack, Yoann Gourcuff, que se motivó como un juvenil y puso el cerebro que les faltó a otros. El 2-3 de anoche en San Mamés, que deja al subcampeón virtualmente fuera de la Europa League, se fraguó por una serie de despropósitos locales, en cuya cima se sitúa el que cometió Iker Muniain cuando sus compañeros habían igualado a golpe de riñón un injustísimo resultado.

El fallo alevín del navarro en el minuto 64, al perder en la línea de fondo un balón ante Fofana para que Lacazette acribillase a Iraizoz, dejó sin aliento a los locales, a los que ya se les había puesto cara de bobos al descanso, al que se fueron perdiendo 0-2 tras dilapidar un puñado de ocasiones y ser, una vez más, una filfa a balón parado. Entre Gomis y Gourcuff le dejaron medio muerto, Iraizoz no taponó las heridas y Muniain, por ese pecado que a veces es virtud de pensar que el balón es sólo suyo, acabó con su vida.

El Athletic, como cabía esperar, salió decidido a por la victoria y no marcó pronto de milagro. Tocó un poste por una indecisión de Lovren con su meta y Herrera, de largo el mejor león, no hizo gol de volea de milagro. El Lyon esperaba, y hacía bien, a la contra, con Gomis con las uñas afiladas, y se hacía fuerte en los córners. Precisamente, al tercer balón parado que remató, llegó el 0-1. Gourcuff puso una falta y Gomis, anticipándose a Iraola, cabeceó a placer. Luego mandaría otro esférico a la madera. No es el primer partido en que Bielsa empareja al lateral con uno de sus mejores rematadores de cabeza. ¿Sorprende, no?

Los leones locales no se rindieron. Pero como en Lyon, se toparon con Vercoutre, que hizo dos paradones a De Marcos e Iraola. La primera, en el jugadón del partido, de los de antes, con triangulación por la derecha y pase atrás de un Susaeta que va a menos. El que hizo a Iraola fue de exposición, de los que ganan partidos. Era la primera vez que había aparecido Aduriz. Ni siquiera Gurpegui, con dos cabezazos, tuvo suerte. Uno se lo sacó Reveillere de la raya.

Para colmo de males, el Lyon hizo el 0-2 en el descuento de la primera mitad, Gomis atizó un disparo a Iraizoz, como es habitual el balón quedó suelto y su manopla de despeje empeoró el asunto. Se lo puso en bandeja al motivado Gourcuff para que le acribillara. Sinceramente, igual algún día habrá que probar ya en serio a Raúl Fernández. Y si no, que le cedan en el mercado invernal.

Reacción.

El San Mamés frío de comienzo de partido, con unas gradas que no corresponden con lo que es un partido europeo y sobre lo que la directiva tiene algo que ver por los precios desorbitados para el público y la escasa notoriedad que ha dado al partido, se convirtió en un infierno cuando Herrera hizo el 1-2 en el 47 tras un balón dividido entre Amorebieta y el meta que toda Francia reclamó como falta. Y creo que no lo fue. La olla fue a más cuando el ex del Zaragoza forzó con picardía un penalti de Gonalons que Aduriz transformó con la frialdad de Granada.

Hasta tal punto, la mala cabeza del Athletic había estado en el maldito balón parado. Pero Muniain, que ya jugaba por dentro tras haber sido relevado Aurtenetxe, frenó la gesta. Intentó proteger una pelota en la línea de fondo y Fofana se la birló por empuje para servir a Lacazette, que en castellano podría traducirse como a la cazuela.

El Athletic se apagó agotado por el mazazo, Llorente no lo encendió y ni siquiera le quedaron fuerzas para buscar un 3-3 que le dejaba muy vivo en el grupo. Ahora habrá que esperar a un milagro: que el Lyon gane en Praga y los leones sumen seis puntos y mejoren en la última fecha el goalaverage ante el Sparta.