Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Espanyol

La zaga 'invencible' es la génesis de un mes sin perder en la Liga

La defensa funciona por el debut y entrada de Colotto, Héctor Moreno se ha asentado, Víctor Álvarez ha explotado y Raúl Rodríguez ha demostrado su valía como lateral derecho.

Iván Molero

El Espanyol encadena cuatro partidos sin perder, desde el 30 de septiembre. Un periodo en el que se ha producido el debut de Diego Colotto -lo que ha conllevado la reconversión de Raúl Rodríguez en lateral derecha, además del asentamiento de Héctor Moreno- y la explosión futbolística de Víctor Álvarez. Pero el denominador común es que Mauricio Pochettino ha encontrado una defensa fija, la integrada por los cuatro nombres mencionados.

Sólo han jugado juntos dos partidos -ante Valladolid y Real Sociedad, ya que Víctor Álvarez estaba sancionado contra el Rayo y Colotto, frente el Málaga-, sin derrotas. Y este sábado repetirán contra Osasuna. "Estamos haciendo las mismas cosas que antes, pero ahora nos salen bien. Y, como el domingo, tenemos esa pizca de suerte que nos faltaba", relata Raúl Rodríguez. "No hemos cambiado, pero hemos sido tozudos y consecuentes con un estilo, una manera de trabajar, que empieza a reportarnos resultados". añade.

Es innegable que en el entramado defensivo juega un papel cardinal Cristian Álvarez. Pero también esa tozudez a la que apelaba el defensor. Ha desaparecido el rombo, incluso se ha disipado el doble pivote únicamente defensivo. Incluso fueron los dos centrales quienes fabricaron, con permiso de Joan Verdú, el decisivo gol de Anoeta. No en vano, para Raúl, la mejoría radica en la eficacia: "Antes nos podíamos quejar de las muchas ocasiones y de la poca rentabilidad, pero ahora empezamos a ser lo eficaces que demandábamos". Y habrá más variantes, como la progresiva integración de Felipe Mattioni, o que Javi López pueda desenvolverse de extremo. El primero en experimentar los cambios ha sido Raúl: "El lateral te obliga a participar de la parcela ofensiva y es lo que trato de mejorar, porque no estoy acostumbrado a subir".

Aunque la asignatura pendiente de la zaga no es ésa, sino el juego aéreo procedente del balón parado. Es, sin duda, el siguiente mal a subsanar.